AUPA plantea sus demandas universitarias a los candidatos de las elecciones andaluzas

AUPA plantea sus demandas universitarias a los candidatos de las elecciones andaluzas


Ante la cercanía de las elecciones andaluzas convocadas para el próximo 19 de junio, la Asociación de Universidades Públicas de Andalucía (AUPA), integrada por los rectores y rectoras del sistema universitario público andaluz; ha elaborado un documento único y consensuado con el que plantear sus demandas de cara al futuro más cercano a las personas que presentan su candidatura a la Presidencia de la Junta de Andalucía.

Un texto en el que rectores y rectoras señalan que, durante los últimos años, “las universidades públicas andaluzas han evidenciado sobradamente su resiliencia institucional y la excelencia del servicio público que prestan”. Así, a pesar de la grave situación de crisis económica, sanitaria y bélica que venimos viviendo, apuntan que “el sistema universitario público de Andalucía ha demostrado su cohesión interna, su espíritu solidario y su capacidad de adaptación, tanto en el ámbito de la docencia como en el de la investigación y la transferencia del conocimiento”. Un sistema universitario, compuesto por más de 300.000 personas, que “ha dado ya, además, numerosas muestras de su notable y beneficioso impacto social, económico y cultural en el territorio de cada una de las provincias andaluzas y en el conjunto de nuestra Comunidad Autónoma y de nuestro país”. Del mismo modo, piden que la “positiva evaluación internacional de este sistema debe ser apreciada y reconocida, pues la totalidad de sus universidades se encuentra dentro del 5% más valorado en las principales clasificaciones internacionales”.

Con todo, dirigiéndose a los candidatos a las elecciones andaluzas, subrayan desde la AUPA que “no es menos cierto que en la actualidad las plantillas de nuestras universidades se encuentran envejecidas, afectadas por una precariedad laboral preocupante y tensionadas por la permanente incertidumbre financiera”. Asimismo, entre otros aspectos, a los rectores y rectoras andaluces les preocupan también “la imposibilidad de renovar las titulaciones existentes y de implementar otras nuevas, acordes a los requerimientos del tejido social y productivo; el estado de las infraestructuras universitarias y la abrumadora burocratización del profesorado”.

Un “panorama incierto” que, no obstante, “no impide que también se contemple un horizonte de cambio esperanzador”; en especial, cuando se repara en “las posibilidades que puede ofrecer el anteproyecto de Ley Orgánica del Sistema Universitario” o en el protagonismo que la Unión Europea reconoce a “las universidades como agentes del cambio para la modernización y la transformación de nuestras sociedades”. Por esta razón, apuntan que las universidades públicas andaluzas “confiamos en que también desde nuestra Comunidad Autónoma se perciba la importancia crucial que tenemos para acometer con eficiencia este proceso de cambio”.

Y es que, “siendo las comunidades autónomas las verdaderas responsables del desarrollo del sistema universitario en su territorio”, y encontrándose Andalucía en pleno proceso preelectoral, las rectoras y rectores del sistema universitario público andaluz que firman este documento “consideramos necesario alcanzar un gran pacto en torno al sistema universitario que nos aparte de la contienda política y que permita extraer de nuestras capacidades el máximo beneficio, en favor del desarrollo y el progreso de nuestra sociedad”. Razón de más por las que “consideramos fundamental” una serie de demandas detalladas en el texto firmado por todos los rectores y rectoras de las Universidades Públicas Andaluzas.

Demandas de los rectores y rectoras ante las elecciones andaluzas

El próximo 19 de junio se celebrarán las elecciones andaluzas. Una cita con las urnas para la que la Asociación de Universidades Públicas de Andalucía, gane quien gane, ha planteado una serie de demandas sobre el sistema universitario estructuradas en cinco puntos clave:

En primer lugar estaría una oferta académica moderna, competitiva y flexible. Para ello, piden la apertura inmediata del catálogo de titulaciones, aplicando criterios de racionalidad, flexibilidad, internacionalización y equilibrio territorial, de forma que pueda ampliarse y renovarse la oferta de titulaciones de grado, posgrado y formación a lo largo de la vida en nuestra Comunidad Autónoma, siempre teniendo en cuenta el interés social y las necesidades del tejido institucional y productivo.

Asimismo, también piden el impulso a las menciones duales; la simplificación y agilización de los trámites de evaluación y acreditación de titulaciones; y la regulación y articulación de pasarelas entre Universidad y Grados Superiores de FP.

En segundo lugar, sus peticiones pasan por un impulso de la estrategia de investigación, transferencia e innovación para el desarrollo socioeconómico de Andalucía. Punto donde resulta fundamental un “fortalecimiento de la financiación” que permita potenciar la investigación y la transferencia del conocimiento, abriendo el camino a la captación de fondos europeos y a la obtención de sellos de excelencia, como los de los programas Severo Ochoa y María de Maeztu.

Dentro de este impulso, añaden, se debe asumir la cofinanciación de las ayudas conseguidas en convocatorias competitivas; atender al relevo generacional dentro de los grupos de investigación, y definir estrategias para la estabilización laboral del personal joven investigador.

Seguidamente, como tercer pilar clave, demandan un “compromiso por la internacionalización. Andalucía en el mundo”. En este caso, se trataría de poner en marcha un plan estratégico de internacionalización del sistema universitario público andaluz, que refuerce el papel de las alianzas existentes (por ejemplo, AUIP, Grupo La Rábida y alianzas europeas) y que apoye las distintas iniciativas de internacionalización que ya están en marcha. Este plan debe contener, además, acciones específicas que simplifiquen los procesos administrativos en aras de la captación de jóvenes estudiantes internacionales, en especial del ámbito latinoamericano y de la cuenca mediterránea.

Por otro lado, el cuarto punto de las peticiones efectuadas por AUPA de cara a las elecciones andaluzas es “un proyecto universitario por y para las personas”. En este sentido, consideran imprescindible implementar un plan de renovación, estabilización y promoción de las plantillas de las universidades que aborde el necesario relevo generacional del profesorado, que contemple la atracción de talento joven y que garantice la eliminación de la precariedad laboral. Todo ello, haciendo posible al mismo tiempo la promoción interna de PDI y PAS y la percepción de los distintos complementos salariales negociados y/u obtenidos en los procesos de evaluación. Y sin olvidar el mejorar la dotación de recursos administrativos, con el objetivo de agilizar la gestión de los procesos y aumentar la eficacia del sistema.

Por último, pero no menos importante, subrayan que es fundamental una estabilidad económica y un modelo de financiación equilibrado. Para ello, piden el “cumplimiento inmediato” del acuerdo de revisión profunda y consensuada del Modelo de Financiación, de forma que se garantice la suficiencia financiera de todas las universidades con base en los costes reales, al menos del Capítulo I y II de su presupuesto. Y, además, “que se tienda al establecimiento de contratos-programa estratégicos para conseguir el fortalecimiento conjunto del sistema”. Petición a la que se suma un plan plurianual de inversiones que aborde, de forma integral, el mantenimiento de las infraestructuras existentes y la dotación de nuevos edificios.

Firmantes del documento

Como se ha mencionado al principio de estas líneas, la Asociación de Universidades Públicas de Andalucía (AUPA) está integrada por los rectores y rectoras de las Universidades Públicas Andaluzas. Así pues, los firmantes de este documento elaborado de cara a los candidatos de las inminentes elecciones andaluzas son Carmelo Rodríguez Torreblanca, rector de la Universidad de Almería; Francisco Piniella Corbacho, rector de la Universidad de Cádiz; José Carlos Gómez Villamandos, rector de la Universidad de Córdoba; Pilar Aranda Ramírez, rectora de la Universidad de Granada; María Antonia Peña Guerrrero, rectora de la Universidad de Huelva; Juan Gómez Ortega, rector de la Universidad de Jaén; José Ángel Narváez Bueno, rector de la Universidad de Málaga; Miguel Ángel Castro Arroyo, rector de la Universidad de Sevilla; y Francisco Oliva Blázquez, rector de la Universidad Pablo de Olavide.


Compartir