Aurora Valenzuela propone un “plan de regeneración y modernización para mejorar la formación de los estudiantes”


El salón de Rectores del Hospital Real de Granada abrió esta mañana sus puertas para celebrar el acto de investidura y toma de posesión  de Aurora Valenzuela Garach como nueva decana de la Facultad de Medicina de Granada, tras haber sido elegida como tal el pasado 3 de octubre frente a Carlos Ruíz Cosano, convirtiéndose así en la primera decana de esta facultad, que cuenta con más de cinco siglos de trayectoria docente. El acto ha estado presidido por la actual rectora de la Universidad de Granada, Pilar Aranda, y ha contado con las intervenciones de Indalecio Sánchez-Montesinos, decano saliente, y  Pedro Mercado Pacheco, secretario general de la Universidad de Granada, además de con la visita de familiares y amigos de Garach.

Tras realizar la actual decana la lectura del juramento ante el secretario general de la UGR, el decano saliente, Sánchez-Montesinos, recordó que su labor ha estado marcada por “el diálogo y el consenso”, asegurando que nunca se ha negado a “dar y compartir información” sobre el Parque Tecnológico de la Salud y el traslado de la Facultad, el cual vieron como una “oportunidad”. Finalmente, tras recibir el escudo de la Universidad de Granada deseó a su sucesora “lo mejor” en su nuevo cargo, admitiendo estar a su disposición aunque no de forma muy activa, expresando que:

“Nunca he creído en aquellos que se creen que son salvadores o que son imprescindibles. Creo que un nuevo equipo, una nueva decana, mejorará con toda seguridad y por tanto el decano tiene que dar un paso atrás para ayudar si es necesario, pero no para estar dando lecciones”

Pilar Aranda durante su turno de intervención en la investidura de Aurora Valenzuela.

Posteriormente, fue de nuevo Garach la que tomó la palabra para emitir un discurso esperanzador, en el que además de recordar que su candidatura “sólida y realista” ha sido fruto de la “reflexión, determinación personal y compromiso de servicio a la Facultad y a  la Universidad de Granada”, intentando siempre “diagnosticar dolencias”, pero teniendo en cuenta “signos objetivos como los indicadores de calidad de la docencia”, también ha querido hacer referencia a que “era momento de mejoras”, las cuales se han basado en “potenciar todo lo bueno que ya se había hecho durante los años de desarrollo del Grado de Medicina y complementariamente en un plan de regeneración y modernización para mejorar la formación médica de nuestros estudiantes”.

Por otro lado, ha señalado que uno de sus compromisos firmes es “mejorar la docencia del Grado de Medicina, impulsando mecanismos que sirvan para mejorar la calidad y para adaptarse al Espacio Europeo de Educación Superior”, focalizando ante todo los esfuerzos en coordinar los distintos departamentos docentes, dar coherencia a la planificación temporal de las materias, y controlar la calidad y el número de prácticas de las materias básicas.

Por último, antes de ceder la palabra a la rectora de la Universidad de Granada, ha querido expresar su compromiso con los estudiantes, “queremos formar a los mejores profesionales médicos, avivar la vocación investigadora del estudiantado. Queremos formar profesionales que tengan algo más que un conocimiento científico técnico sobre los problemas de salud. Queremos formar mejores personas, con capacidad crítica, comprometidos con el futuro y con el progreso social para lograr la mejor atención y asistencia a nuestros pacientes”, aseguraba antes de concluir su intervención pidiendo el apoyo a Aranda y agradeciendo una por una a las personas que la han apoyado.

Por su parte, Pilar Aranda, ha agradecido al decano saliente y a su equipo su labor y su compromiso personal e institucional y ha señalado que con el traslado de la Facultad de Medicina se plantean “muchos retos que harán que la institución continúe hacia adelante”. También ha querido hacer alusión a la importancia de la formación práctica estudiantil, la no exclusión sanitaria, la valoración de las pruebas COE y la situación sanitaria actual de Granada que espera “no merme la calidad”. Finalmente haciendo gala de evidente complicidad se ha dirigido a la actual decana para felicitarla por pertenecer a un departamento pionero y sobre todo para expresarle todo su apoyo, “La Universidad de Granada está contenta, la Facultad de Medicina está contenta y por tanto esta rectora también está contenta”, concluía motivando un gran aplauso por parte de los presentes. La rectora de la UGR, Pilar Aranda, junto a la nueva decana de Medicina Aurora Valenzuela, su sucesor en el cargo, Indalecio Sánchez-Montesinos y el secretario general de la UGR, Pedro Mercado.

 


Compartir

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *