Persiguiendo residuos flotantes a través de los océanos

Persiguiendo residuos flotantes a través de los océanos


El profesor de Biología de la Universidad de Cádiz, Andrés Cózar, participa en un proyecto de investigación internacional para intentar mitigar el impacto de la contaminación en los océanos. El trabajo científico consiste en estudiar y analizar el tráfico y la dispersión de la basura flotante, principalmente plásticos, por las aguas de todo el mundo. El objetivo, en este sentido, es de diseñar estrategias y líneas de acción que reduzcan la presencia de estos residuos en los océanos y su consecuente daño medioambiental.

El experto subraya que en el desarrollo de esta investigación hay que conocer muy bien todos los fenómenos físicos que controlan el movimiento de los océanos, como son las grandes corrientes, los remolinos, los vórtices ciclónicos, las mareas, los vientos, las formaciones de hielo, frentes costeros o el oleaje. Y cómo estos se combinan entre sí para distribuir y repartir la basura flotante en los océanos. Igualmente, añade, existe un número indeterminado de objetos plásticos que se acaba hundiendo en el fondo del mar, algo que dificulta aún más su cuantificación. “Los residuos plásticos en la superficie podrían representar tan solo el 1% de todos los plásticos existentes en el océano”, matiza.

Cerca de 40 expertos de universidades y centros de investigación de una quincena de países, con representación en todos los continentes, colaboran en este proyecto. En esta lucha contra la contaminación oceánica, cada vez más preocupante y más impactante en el entorno, los investigadores señalan que algunas medidas como la recogida de basura en playas, o el diseño de barcazas para retirar los desperdicios que se acumulan en océano abierto están siendo eficaces, aunque insuficientes. En este punto los expertos abogan por un cambio en el modelo actual de producción de plástico, una identificación de las principales fuentes de contaminación y el uso de sensores remotos y de simulaciones numéricas para poder seguirle el rastro a la basura que circula en los océanos.

Los expertos de este estudio concluyen que la fiebre consumista actual genera grandes acumulaciones de desperdicios plásticos imposible de gestionar. Y que los antes inmensos océanos se han quedado ya pequeños para esconder tanta basura. “Sin embargo, sabemos aún poco sobre dónde y cómo se acumula la basura plástica en los océanos”, recalcan. De ahí la importancia de revisar los patrones que rigen la dinámica de los mares y actuar con efectividad, Los resultados de esta investigación han sido publicados en la revista Environmental Research Letters. Accede aquí al artículo.


Compartir