17 C
Málaga
24 febrero, 2024
EditorialOpinión

Becas para todos

Editorial de Aula Magna sobre la necesidad de trabajar en más medidas, a parte de las matrículas, que beneficien a los estudiantes.

Con octubre finalizado las Universidades ya conocen los datos de cobertura de las diferentes titulaciones. Un mes lleno de cifras que, con la llegada de la bonificación de las matrículas, se complica el trabajo de los vicerrectorados encargados de las admisiones. Si cada año organizar las peticiones de matrículas y becas era un mundo para las Secretarias universitarias, este año la palabra más repetida es retraso. Cientos de estudiantes se quedan sin saber si pueden o no contar con la bonificación de su matrícula, si debieron o no solicitar la beca MECD o si se van a  enfrentar a unas tasas que pagar en unos meses.

Por parte de los Vicerrectores, aunque la medida es tomada con buenas percepciones, la incertidumbre regresa con la duda de si sus anteriores programas de becas seguirán o no siendo factibles. De esta forma el interés pasa ya no por cubrir las matrículas básicas, si no por atender otras necesidades más inmediatas como son alojamiento, transporte o segundas y sucesivas matrículas. Después de hablar con los vicerrectores se presenta una realidad muy precaria de los estudiantes andaluces, que lleva a estudiar cómo el pago de las matrículas no es la única necesidad que se debe cubrir para mantener la concepción de Educación Superior que se tiene desde la Junta de Andalucía.

No solo de matrículas se preocupa el estudiante. La realidad de cada alumno o alumna de las instituciones universitarias pasa por cubrir necesidades básicas como son la comida o el alojamiento durante sus estudios. Un escenario que presenta la precariedad de los jóvenes que estudian fuera de casa que ha dejado la crisis. Latas de atún y arroz para pasar las semanas, y solicitudes de becas de comedor para sobrellevar el año.

Si la Junta de Andalucía se ocupa de cubrir las matrículas la línea de actuación de los Gobiernos universitarios debería pasar por atender el resto de demandas estudiantiles. La excelencia y la atracción de talento es un panorama futuro, pero ¿Qué pasará con los estudiantes que ya están en la universidad? esa es la pregunta que deben atender y cubrir.

Una primera matrícula es importante, pero en grados de cuatro años se pueden llegar a sumar segundas y terceras matrículas que imposibilitan continuar estudiando. La entrada a la institución está asegurada por el Gobierno regional, ahora hay que trabajar por mantener a los que ya están dentro.


Compartir

Otras noticias de interés

Una intuición con más de seis siglos de historia

TribunaAM

En defensa de la institución

EditorialAM

Y que nada quede igual a tu paso

TribunaAM

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies