Catalán o castellano: ¿Cómo se relaciona el idioma con la polarización política en el debate independentista?

Catalán o castellano: ¿Cómo se relaciona el idioma con la polarización política en el debate independentista?


La polarización política tiene importantes efectos en la sociedad y en las instituciones. Las disputas territoriales son uno de los escenarios polarizados más importantes y en muchas ocasiones han estado relacionadas con el uso de diferentes idiomas, como por ejemplo en India, Canadá, Bélgica y Nigeria. Pero, ¿hasta qué punto el uso del catalán o el castellano está teniendo un papel relevante en la polarización del conflicto independentista en Cataluña? Un equipo de investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) ha medido el grado de polarización política y estudiado su relación con el uso del idioma castellano o catalán a través de una conversación en la red social twitter.

Para desarrollar este trabajo, recientemente publicado en la revista Scientific Reports, los investigadores del Grupo de Sistemas Complejos de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agrícola, Alimentaria y de Biosistemas de la Universidad Politécnica de Madrid, analizaron las opiniones de usuarios de Twitter a través de un modelo basado en las interacciones por retweets.

“Cuando un usuario retuitea a otro, se asume que está de acuerdo con el contenido del tweet”, explica Rosa María Benito, investigadora de la ETSIAAB y una de las coautoras de este trabajo. “Una vez conocida la opinión política de los usuarios, estimamos la relación entre esta opinión y el uso que los usuarios hacen del castellano y catalán en sus tweets”.

Para ello, los investigadores midieron primero las opiniones de los usuarios de Twitter que escriben sobre el debate territorial en Cataluña. Con este objetivo, aplicaron una metodología basada en la idea de que unos pocos usuarios influyentes y con ideas antagónicas fijas (completamente a favor de la independencia o completamente en contra) propagan su opinión a través de la red de retweets. En una segunda fase, los expertos analizaron la relación existente entre el idioma que usa cada usuario y su ideología a partir de las conversaciones generadas en la red en los días anteriores y posteriores al referéndum del 1 de octubre de 2017.

Más de 36 millones de tweets

Tal y como explica la investigadora de la UPM, tras analizar un total de 36.090.661 tweets publicados entre el 15/09/2017 y el 04/11/2017 se encontraron una distribución de opinión en la que se observan tres polos:

  • el polo independentista
  • el polo contrario a la independencia
  • el polo en una posición centroindependentista

La detección de este tercer polo fue precisamente uno de los resultados más importantes del estudio ya que, a diferencia de los otros dos, no se introdujo como parte de las hipótesis de partida, sino que surgió espontáneamente del proceso de inferencia de opinión.

“Los usuarios más influyentes, activos y comprometidos se concentran principalmente en los dos polos más extremos y encontramos que, en general, los días en los que participa un mayor número de usuarios las opiniones son más diversas”, añade Rosa María Benito.

El idioma, fuertemente relacionado con la polarización

Pero sin duda, una de las conclusiones más importantes del estudio fue encontrar la interrelación que existe entre el uso del idioma por parte de los usuarios y sus inclinaciones políticas, lo que permite acotar las diferencias en el uso del idioma entre los tres polos.

“Los usuarios en contra de la independencia de Cataluña y los usuarios pertenecientes al polo central hablan casi exclusivamente en castellano. Sin embargo, los usuarios a favor de la independencia hablan castellano y catalán prácticamente por igual, aunque con una pequeña tendencia a favorecer el uso del catalán conforme su opinión se acerca al polo independentista”, expone.

Para la investigadora de la UPM, la importancia de la investigación radica en que demuestra que esta metodología puede revelar detalles complejos de un escenario ideológico en un contexto polarizado y en que pone de manifiesto la estrecha relación existente entre el uso de un determinado lenguaje y la ideología.

“La presente investigación aporta conocimiento sobre el comportamiento humano y la relación entre política e idioma, con una metodología aplicable a diferentes contextos”, asegura la investigadora. “El análisis se realiza a gran escala por lo que proporciona datos fiables y, a diferencia de los estudios basados en encuestas, se puede esperar que el comportamiento de las personas sea espontáneo ya que se produce en un entorno que utilizan para comunicarse en su día a día. Además, se trata de un análisis que tiene la ventaja de ser cuantitativo, es decir, no sólo observamos una relación entre lenguaje e ideología, sino que encontramos también la forma concreta de esta relación”, concluye.


Compartir