El mandato del Claustro actual de la UCO se prolongará dos años para evitar que sus elecciones sean unas ‘primarias’ a Rector


RECTA FINAL PARA LA APROBACIÓN DE LOS NUEVOS ESTATUTOS DE LA UCO, QUE REFORZARÁN EL PODER DEL PROFESORADO CON VINCULACIÓN PERMANENTE

Ya sea para dignificar y potenciar el papel del Claustro universitario, ya sea para dar al proceso de elección de claustrales un foco de atención propio, o ya sea para evitar que las elecciones para su renovación sean consideradas una especie de primarias de cara a las elecciones a Rector -como ha venido ocurriendo en la UCO al celebrarse las votaciones a Claustro poco más de un mes antes de los comicios a Rector-; el mandato del actual Claustro de la UCO se prolongará dos años más de lo que le corresponde, es decir, hasta 2020 en vez de 2018, alejando así al máximo la renovación de este órgano de la del Rectorado, de tal manera que ambas elecciones no se celebren casi al mismo tiempo, sino con una cadencia de dos años entre cada proceso.

Así lo plantea el borrador de los nuevos Estatutos de la UCO que fue aprobado por unanimidad en el pasado Consejo de Gobierno de esta universidad, y que actualmente se encuentra en fase de presentación de enmiendas de los claustrales de cara a su aprobación definitiva por parte del Claustro. Periodo de envío de enmiendas que terminará el próximo 11 de noviembre, que, tras su análisis y debate por parte de la Comisión correspondiente, conducirá a la sesión extraordinaria del Claustro que deberá aprobar los nuevos Estatutos, cuya reunión está prevista para el 20 de diciembre, según el calendario fijado en Resolución de la Secretaria General de la UCO.

En concreto, y según indica la Disposición Transitoria Segunda del citado borrador aprobado, al que ha tenido acceso Aula Magna, todos los órganos colegiados y unipersonales de gobierno, administración y representación de la UCO mantendrán la vigencia de sus actuales mandatos, “a excepción del Claustro Universitario vigente en el momento de aprobación de los presentes Estatutos, que prolongará su mandato hasta su renovación en el segundo trimestre de 2020″.

De no aprobarse los nuevos Estatutos de la UCO en estos términos, el actual Claustro finalizaría su mandato en abril de 2018, aproximadamente un mes antes de las próximas elecciones a Rector, previstas en torno a mayo de 2018; aunque diferentes fuentes consultadas prevén que, a fecha de hoy, la aprobación de esta prórroga no registrará mayor problema.

Se cumpliría así lo señalado en el programa electoral con el que Gómez Villamandos alcanzó el Rectorado en mayo de 2014, en el que se comprometió a “proponer las reformas estatutarias necesarias para que el Claustro adquiera el protagonismo que se merece en el Gobierno de la Universidad”.

Más poder para el PDI laboral estable

De igual manera, otro importante cambio que se plantea tiene que ver con la propia composición del Claustro, donde el hasta ahora sector B1 de profesores no funcionarios, contratados doctor y colaboradores -con 42 claustrales-, desaparece como tal; dando paso a un nuevo sector A2 de docentes contratados doctor y colaboradores con doctorado, con 32 claustrales, y a un B1 de colaboradores no doctores y contratados Ramón y Cajal, con 10 representantes en el Claustro, según indica el artículo 129 del borrador de Estatutos aprobado. De esta manera, A1 y A2 conforman un nuevo sector A de “profesores doctores con vinculación permanente a la Universidad”, según detalla la Disposición Adicional Segunda del citado borrador. Imagen de la última sesión del Claustro de la UCO celebrada en enero de este año.

Por contra, el sector B2 del resto de personal docente e investigador (PDI), como profesores asociados, ayudantes doctor, becarios, etc.; y el sector C del personal de administración y servicios (PAS) mantiene la misma representatividad, 6 y 30 claustrales, respectivamente; aunque en los dos subgrupos de los estudiantes se plantea una pequeña modificación, de tal manera que el grupo D2 de alumnos de Máster y Doctorado ganan tres representantes, pasando de 7 a 10; en detrimento de los alumnos de Grado o sector D1, que pasan de 53 a 50 claustrales.

No obstante, y según indica el citado artículo 129 propuesto, “la representación claustral entre subgrupos de los grupos A, B y D se podrá modificar por el Claustro, según cambie el número de efectivos de cada subgrupo”. Eso sí, siempre teniendo en cuenta que al sector A1 de profesores funcionarios -catedráticos y profesores titulares- siempre tendrá un mínimo del 54% de los claustrales, es decir, 162 de un claustro de 300 miembros, como ocurre ahora.

Estos cambios van en la línea de reforzar el poder del PDI laboral estable, aumentando su representatividad en distintos órganos y su peso específico en las elecciones a Claustro y a Rector, tal y como ya informara Aula Magna. En esta línea, y de cara a las elecciones a Rector, los hasta ahora grupos B1 y B2 que aglutinaban el 16% del voto ponderado en estos comicios, cambiarían al nuevo sector A2, con un 11% del voto ponderado, y al B con un 5%, según señala el artículo 140 del borrador de Estatutos aprobado por el Consejo de Gobierno. El resto de grupos mantendría su porcentaje actual de voto ponderado en estas votaciones, es decir, el 54% para catedráticos y profesores titulares, el 10% para PAS y el 20% para los estudiantes.

Los claustrales del sector A pasarán a ser elegidos por cada Centro

Asimismo, y en contra de lo que ocurre ahora, en las elecciones a Claustro los representantes del denominado sector A, con sus nuevos dos subgrupos A1 y A2, pasarán a ser elegidos por cada Centro, como ocurre actualmente con la elección del grupo D1 de los estudiantes de Grado, y no en circunscripción única como hasta la fecha, según señala el artículo 130 de estos nuevos Estatutos propuesto. Para el caso de los sectores B1, B2, C y D2 seguirá vigente la circunscripción electoral única.

Un cambio que, según diversas fuentes consultadas, busca que la representatividad del PDI con vinculación permanente a la UCO sea un reflejo más aproximado de la realidad y peso de los distintos Centros, evitando así tanto la infrarrepresentación como la sobrerrepresentación en el sector A de las distintas Facultades, ya que la distribución de claustrales se haría en proporción al número de PDI adscrito a cada Centro en el momento de cada convocatoria electoral.

Además, con esta medida también se alejaría cualquier atisbo de conexión de los resultados de las elecciones a Claustro en clave rectoral, al no poder alcanzar ningún candidato del Grupo A un elevado número de votos como hasta ahora. Por ejemplo, en las últimas elecciones a Claustro de la UCO celebradas el 9 de abril de 2014, donde José Carlos Gómez Villamandos, que un mes después ganara las elecciones a Rector, fue el candidato que registró mayor número de votos, 286; quedando el otro candidato a Rector, Manuel Torres, en tercer lugar, con 244 votos, tan solo superado por la profesora Carmen Galán, con 249, que formaba parte a su vez de la candidatura de Torres.

Los terceros Estatutos de la UCO

En definitiva, cambios que traerán los que serán terceros Estatutos en la historia de la UCO, tras los primeros aprobados en 1985 y los segundos -y actualmente vigentes- de 2003, aunque en 2005 y 2011 registraron sendas modificaciones puntuales, sobre todo para adaptarlos a los cambios de normativa. Necesaria y obligada adecuación a la legislación vigente que también se producirá en estos nuevos Estatutos, que, por ende, incluyen muchas modificaciones de tipo técnico.


Compartir

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *