Cómo concentrarse en los exámenes y no morir en el intento

Cómo concentrarse en los exámenes y no morir en el intento


Tic-tac, los exámenes finales están a la vuelta de la esquina y hay que concentrarse en los exámenes. Te has pasado todo el curso en la cafetería en vez de entrar a las clases, porque has ido a la facultad para “pasearte”. Pero, “¿el estudio pa’ cuando?” Nunca es tarde para recuperar aquellos apuntes que tenías desordenados encima del escritorio. Sí, esos folios que sacas cuando entran tus padres a tu habitación “para disimular”. Antes de que te “pille el toro”, te voy a dar una serie de consejos para que puedas concentrarte en los exámenes y no morir en el intento.

  • Duerme lo necesario: Si tienes sueño, será una tarea difícil concentrarse, porque acabarás quedándote dormido. Aunque tampoco quiere decir esto que puedas hacer siestas de cinco horas. Me refiero a que descanses por la noche para así aprovechar la mañana/tarde para el estudio. Dormir propicia la creatividad y ya sabemos que los exámenes, casi siempre, hace falta hacer uso de esta cualidad como también del literato.
  • Relájate: La concentración en los exámenes es fundamental. Haz lo que más te guste. Este aspecto es importante para la salud mental. Canta y apréndete la coreografía de El anillo antes y después de una sesión de estudio, por ejemplo. También lee mucho y, si puede ser, relacionado con lo que tienes que estudiar. Porque leer por gusto sobre un tema hará que disfrutes del contenido y luego puedas estar hilando conceptos en cierta asignatura.
  • Haz ejercicio: Por fin ha llegado el momento de que aproveches la matricula que hiciste en el gimnasio de tu barrio a principios de año y que fuiste un día para no volver. Convence a una amiga para que te acompañe a esta “tortura china”. Si no te han dado beca, me imagino que no podrás permitirte el “lujo” de ir al gimnasio. Así que puedes acudir al paseo marítimo de tu ciudad (si eres de costa) o al parque público más cercano y practicar ‘spinning’ acompañado de buena música y una botella de agua “bien fresquita”. Porque para concentrarse en los exámenes primero deberás conectar contigo misma. Mente sana en cuerpo sano, como bien dice la cita latina.

Concentrarse en los exámenes

  • Huye del móvil y ordenador: Parecerá evidente, pero no ayuda nada tener el móvil a tu lado si estás estudiando. Porque las interacciones de Twitter, los grupos mis niñas, las divas del coco o familia perfecta del Whatsapp o las publicaciones de Instagram de tus amigos o ‘influencers’ no te van a propiciar el aprobado. Así que lo mejor será que apagues el móvil y no lo veas hasta una hora o así. Por ejemplo “de 16:00 a 18:00 horas no voy a coger móvil”, aunque, seguramente, luego sea “bueno, a la y media lo dejo”. Y así lo único que vas a conseguir es el suspenso. Sobre el ordenador, debes intentar ver solo los apuntes y no hacer uso del Whatsapp web ni meterte en tus redes sociales. En clase “colaba”, porque era un “rollo” escuchar al profesor leer el Powerpoint que lleva como diez años siendo el mismo. Pero, en casa o biblioteca, debes ser responsable. 
  • Ponte metas: Divide el temario por semanas y, si las cumples, recibirás un premio: el aprobado. Por ejemplo, cada semana puedes ponerte el día de cada asignatura y así, poco a poco, irás asimilando lo que te queda por estudiar o, incluso, te llevas la sorpresa de que te sabes todo. Aunque no lo creas, es un buen motivo para concentrarse en los exámenes finales. Porque si vas estudiando sin ningún tipo de propósito, acabarás “tirando la toalla”.
  • Come, bebe y disfruta: En esta dura etapa final deberás dejarte de tonterías y evitar hacer dietas para la llamada “operación bikini”. Asume que ahora estás en “operación aprobado” para así poder “rascarte la barriga” en verano. Tu cuerpo te reclamará comida y más comida. Y más si no te has alimentado lo suficiente. Los expertos recomiendan pescados y alimentos ricos en proteínas porque “nos activará como el Actimel”, o eso dicen. También es bueno consumir cinco frutas al día o, en su defecto, zumos recién exprimidos, que estarán cargados de nutrientes suficientes para concentrarse en los exámenes. Además, los frutos secos como nueces y almendras deberán formar parte de tu dieta estudiantil, ya que aseguran que propicia el buen funcionamiento cerebral.

Compartir

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *