Jóvenes investigadores exigen un estatuto que regularice sus condiciones laborales


Cerca de 40 investigadores pre-doctorales de la Universidad de Jaén se han concentrado esta semana en las puertas del Rectorado para demandar “dignidad” y “regularización” en sus contratos. Este acto de protesta se suma a las numerosas concentraciones y manifestaciones que se están celebrando por todo el país por parte, especialmente, de los investigadores  con becas pre-doctorales, quienes reivindican un estatuto que regularice sus condiciones laborales.

Lucía Álvarez, investigadora pre-doctoral del Departamento de Biología Animal, Vegetal  y Ecología de la UJA, explica para este periódico que el brote de estas movilizaciones surgió en febrero del año pasado, cuando el Gobierno aprobó unos cambios en los modelos de contratación que amparan a este colectivo. “A partir de los cuales pasamos de un contrato por obra y servicio a un contrato de prácticas”, matiza la investigadora de la UJA, quien añade que nadie les informó acerca de este cambio, “sólo salió publicado en un boletín de la Seguridad Social, y es algo que afecta a más de 10.000 investigadores de toda España”, recalca.

Precariedad en los contratos de los investigadores pre-doctorales

La científica explica que la mayoría de los investigadores pre-doctorales se dieron cuenta de esta modificación cuando empezaron a verse afectados por sus repercusiones. Una de ellas, añade, es que este tipo de contratación ya no les facilitaba la obtención de la tarjeta sanitaria para realizar estancias en el extranjero, cuando precisamente realizar este tipo de estancias es uno de los requisitos fundamentales en la carrera de cualquier investigador. Además, matiza la afectada, “este cambio en el modelo de contrato se efectuó de manera retroactiva, afectando  a investigadores con becas pre-doctorales concedidas de 2015 en adelante, sin que tampoco nos avisaran del cambio”.

Álvarez relata que este ha sido un tema que ya se ha elevado al Congreso de los Diputados y que el Ministerio ya ha anunciado que restaurará el modelo de contratación anterior. No obstante, subraya, aún quedan muchas demandas en alza por parte de este colectivo, como por ejemplo que se regularicen los salarios del personal investigador pre-doctoral. “Suele haber diferentes tipos de contrataciones y salarios según el Ministerio que financia la beca”, detalla al respecto. Igualmente, “una vez terminado el doctorado la ANECA (Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación) establece cada vez unos requisitos más exigentes para conceder la acreditación como profesor de universidad”, una de las distinciones más competitivas y necesarias en el currículum de los investigadores.

Estos y otros temas han movilizado a jóvenes investigadores de todo el país para exigir un estatuto que regularice su situación laboral. “Somos un pilar fundamental para el desarrollo de la ciencia en este país y tenemos unas condiciones muy precarias”, concluye Lucía Álvarez. En el caso de la UJA, cerca de 40 investigadores han conformado una asamblea para reunirse periódicamente y tratar estos temas, una dinámica que también siguen otras universidades españolas.


Compartir

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *