Cooperación internacional

Cooperación internacional


Las ventajas que tiene para los estudiantes universitarios el realizar una movilidad internacional son numerosas e incuestionables. Nadie puede poner en duda lo mucho que se aprende cuando uno debe trabajar o estudiar en otro ambiente, en otro idioma, o en otra cultura. De hecho, la tasa de paro en recién titulados es más baja en alumnos que han realizado alguna experiencia internacional.  Pero sin lugar a dudas, de entre todas las movilidades internacionales que pueden realizar los estudiantes universitarios, las de cooperación internacional son sin duda las más provechosas, tanto para ellos como para sus destinos. En las movilidades de cooperación internacional los estudiantes viajan a sociedades muy diferentes a las de su lugar de origen, por lo que tienen que poner en práctica los conocimientos adquiridos a lo largo de sus estudios en unas condiciones que en algunos casos son extremas, lo cual hace que el conocimiento adquirido a través de la experiencia internacional se maximice. Por ejemplo, un estudiante de ingeniería tiene que dar solución a problemas sin tener corriente eléctrica o una tienda de repuestos cerca; o uno de medicina tiene que realizar un diagnóstico sin poder realizar una analítica o una radiografía. En estas condiciones, se agudiza la capacidad de pensamiento para dar soluciones a estos problemas. Además, los estudiantes conocen culturas muy diferentes a la europea, lo cual aumenta su capacidad de adaptación y, en general, su cultura y apertura de miras. En general, el estudiante que realiza un voluntariado de cooperación internacional se va pensando que va a ayudar en el destino, y a la vuelta se da cuenta de que le han ayudado, de que ha recibido más de lo que ha dado a cambio.

Es por ello que desde la Universidad de Málaga se realiza un esfuerzo cada vez mayor, en poner al alcance del mayor número posible de estudiantes la posibilidad de realizar un voluntariado de cooperación internacional. De hecho, somos una de las universidades españolas que más estudiantes envía a realizar este tipo de movilidades ligadas a proyectos de cooperación internacional. Ello supone un gran esfuerzo administrativo y del profesorado implicado, y también un gran coste económico, sin embargo, nos damos cuenta de que merece la pena cuando los alumnos vuelven y te cuentan entre lágrimas sus experiencias. Algunos ni siquiera regresan, pues deciden que los problemas que tenemos en España son banales en comparación con lo que han visto en sus destinos y deciden que allí hacen más falta, que allí son más necesarios, y que desde allí, sin dudas, pueden hacer algo para que tengamos un mundo mejor. Alegra saber que sigue habiendo personas dispuestas a cambiar el mundo y a dedicar su tiempo para ayudar a los demás.

Por  Olga Guerrero Pérez
Directora de Secretariado de Proyección y Cooperación Internacional de la UMA.

@MOGuerreroPerez


Compartir

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *