#Corazonesdorados para unas navidades solidarias

#Corazonesdorados para unas navidades solidarias


De la clase a las redes sociales por una buena causa. Los estudiantes de tercero del Grado de Derecho de la UMA han sumado un reto solidario a sus estudios. De la mano del profesor Alberto Postigo, quien imparte el seminario ‘Internet, las redes sociales y el derecho procesal’, las redes han vuelto a tomar la Facultad, esta vez con un matiz solidario.

Conocido por formar a los alumnos y alumnas en el uso de las redes sociales como soporte de información, las clases de Postigo han planteado retos virales como el de #Eggchalehuevos o #Smile4animals. Pero este año la solidaridad ha tomado los hashtag, pues “quería que los resultados fueran algo positivo por mi ciudad”, señala Postigo. Y es que, de los retos que mostraban la potencia de las redes, se ha pasado a uno con un trasfondo solidario: #Corazonesdorados.

Un grupo de estudiantes de Derecho plantea el reto viral #Corazonesdorados, destinado a recaudar fondos para la ong malagueña ASPANOMA

Estudiantes con las camisetas de #Corazonesdorados

La campaña #Corazonesdorados busca dar a concienciar a través de la web y las redes sociales sobre el color dorado, que representa el cáncer infantil. En ella se plantea el reto de vender un mínimo de 2000 camisetas, cuya recaudación irá destinada a la ong ASPANOMA.

La idea, surgida de los propios alumnos y alumnas, mostraba así un objetivo “en el que todos nos sintiéramos orgullosos de hacer algo por la sociedad”. Meta a la que se suma la ayuda a las familias con menores ingresados en las áreas de oncología. “Hay muchas necesidades que tienen estas familias, algunos han perdido el empleo por cuidar a sus hijos, o no tienen casa donde estar mientras ellos están ingresados” señala uno de los estudiantes. Como expresan los alumnos del seminario: “es una oportunidad de colaborar con una realidad que afecta a muchas  familias, nos gustaría poder decir ojalá nunca la tengas que sufrir“.

Camisetas, un oso gigante y pañuelos dorados

Oso de peluche del reto viral #Corazonesdorados

Oso de peluche del reto viral #Corazonesdorados, que se sorteará el próximo 22 de enero.

Con intervenir en la difusión en redes ya se puede colaborar, pero si se da un paso más y se adquiere una camiseta además se participará en un sorteo de un oso con el pañuelo dorado, imagen de la campaña.

El oso, dibujado por un grupo de niños hospitalizados en el área de oncología, es el motivo central de la campaña. Alberto Postigo fue el encargado de compartir toda una jornada con los pequeños “fue algo muy emocionante, a cada niño le pasaba una cosa y eso se ha reflejado en sus dibujos”. De esta forma, el pequeño oso está dibujado de forma conjunta por todos los niños, “uno de ellos por ejemplo había perdido una pierna, y pidió dibujar una de las patas, motivo por el que el oso tiene una patita ortopédica”, señala Postigo.

El reto concluirá el próximo 22 de enero, fecha en el que se contabilizarán las camisetas y se sorteará en directo un oso de peluche entre los que hayan comprado una. Por ahora ya se han venido unas 500 camisetas, gracias sobre todo a la campaña anexa “En Navidad regala #Corazonesdorados”.

Formación y solidaridad

Para crear la campaña #Corazonesdorados los estudiantes han tenido que aprender la gestión interna de las redes sociales. “Han sido los propios alumnos los encargados de buscar el hashtag y establecer las líneas de actuación”, señala el profesor. “Ellos mismos expusieron el porqué del color dorado, haciendo una trabajo de formación y usando las propias redes para informarse“.

Con este tipo de seminarios los alumnos aprenden el verdadero potencial de las redes sociales, sumándolo a sus carreras. Así lo expresa Susana González, quien eligió este seminario “porque planteaba una temática nueva, que usa las redes sociales y daba la oportunidad de hacer algo bueno y nuevo”. Una elección a la que se suman sus compañeros, quienes animan a otros alumnos a escoger el seminario: “es asequible y aprendes a hacer uso de las redes sociales y aplicarlo al Derecho”.

Tras el proyecto, y gracias a él, Yaiza Jiménez, una de las alumnas, es ahora voluntaria de ASPANOMA “ya por sí hemos hecho algo muy bonito, y por mi parte quiero seguir en contacto con ellos. Este proyecto te abre la mente y te hace ser parte de algo, y por eso quiero seguir ayudando“.

Una formación universitaria que, como recalcan sus alumnos, “va más allá de la difusión que tienen las redes sociales para ayudar realmente a quienes lo necesitan”.

Conoce un poco más a fondo #Corazonesdorados


Compartir