26 C
Málaga
21 mayo, 2024
AlmeríaAndalucíaCádizGranadaJaénMálaga

Cuando la tierra tiembla: estudios sobre la detección precoz de seísmos

La pasada madrugada los de habitantes de la ciudad autónoma de Melilla y buena parte de las poblaciones costeras y del interior de Andalucía sintieron, en mayor o menor medida, una gran sacudida sísmica. Este temblor se debe al terremoto registrado en la zona del mar de Alborán que, según los datos del Instituto Geográfico Nacional (IGN), tuvo su epicentro a 45 kilómetros de Alhucemas, a unos 90 kilómetros de Melilla, y se percibió con intensidad 5 en la escala de Richter en la citada ciudad autónoma, razón por la que ha habido algunos destrozos materiales y estructurales en algunos edificios emblemáticos de la ciudad. Del mismo modo, aunque con intensidad 4 en la escala, la sacudida pudo sentirse en múltiples localidades a lo largo de la costa de Cádiz, Málaga, Granada y Almería; y de forma extensiva con intensidad 3 en buena parte de Andalucía, como sería el caso de la provincia de Jaén.

A raíz de este suceso, José Antonio Peláez, profesor de Física de la UJA, explica que en el registro diario obtenido por el sismógrafo de la Universidad de Jaén se observa no solo este terremoto, sino también las réplicas de mayor magnitud que siguieron éste. Una actividad que solo durante el lunes registró siete réplicas con magnitud superior a 4, por lo que asegura que

“La previsión, como es usual en este tipo de sucesos, es que el número de réplicas y su magnitud disminuyan con el tiempo, aunque podrían producirse durante semanas o incluso meses”

Registro del terremoto y réplicas del sismógrafo de la UJA
Registro del terremoto y réplicas del sismógrafo de la UJA

Además, apunta Peláez que la falla generadora de este terremoto es por ahora desconocida, aunque dada la posición del terremoto principal y su serie sísmica, “podría estar asociado a las fallas de Jehba o de la dorsal de Alborán”. En este sentido, la zona en donde se ha producido, incluida en el Rif, tiene un largo historial de terremotos destructivos, el último de ellos en febrero de 2004, siendo así la zona de mayor peligrosidad sísmica y más sísmicamente activa en Marruecos.

Del mismo modo, y basándose en los mismos antecedentes, Manuel Navarro Bernal, investigador del grupo de Geofísica Aplicada de la Universidad de Almería, recuerda que “esta zona del mar de Alborán es la de mayor actividad sísmica dentro de la Península y que después de un terremoto suelen darse réplicas”.

A la caza del temblor

Este grupo de investigación compuesto por expertos al que pertenece el profesor de la UAL se encarga de analizar los datos y la evolución de la actividad sísmica de la provincia, y trabajan en la detección precoz de los movimientos sísmicos en coordinación con el Instituto Andaluz de Geofísica. Por ello, Navarro insiste en que hasta ahora

“No hay una relación unívoca en la cual cada vez que haya una causa, dé un efecto directo de un terremoto con la suficiente precisión espacio-temporal como para tomar medidas antes del terremoto”.

Manuel Navarro Bernal, profesor e investigador de la Universidad de Almería.
Manuel Navarro Bernal, profesor e investigador de la Universidad de Almería.

Sin duda, esta es la asignatura pendiente de la Geofísica y por ello desde la UAL cuentan con una red sísmica propia que está desplegada en Almería, Roquetas, El Ejido, Almerimar y Adra. Una red cuya labor, explica Manuel Navarro, es realizar “un seguimiento de la actividad sísmica cuando ésta ocurre para ver la evolución de la misma y analizar los datos que se comparten con el Instituto Andaluz de Geofísica”.

¿Qué hacer ante un gran terremoto?

El investigador de la UAL lo tiene claro, “aunque es difícil, hay que mantener la calma y en lo posible protegerse. No hay que echar a correr hacia la calle durante el terremoto, sobre todo porque puede haber caídas por parte de personas y de bloques o revestimientos de edificios”.  Por eso, recomienda quedarse en casa

 “Meterse debajo de una mesa para protegerse de la caída de objetos y cuando haya terminado, como sabemos que habrá réplicas, salir a la calle, alejarse de los edificios y si hay un plan de emergencia municipal de evacuación, dirigirse a los puntos de encuentro”.

Como los terremotos siguen siendo impredecibles, Manuel Navarro recomienda en las zonas como Almería en la que hay una gran actividad sísmica “fijar estanterías y objetos susceptibles de caer, tener un pequeño botiquín preparado o una radio con pilas porque las líneas telefónicas se saturan con los terremotos”.

 


Compartir

Otras noticias de interés

Universitarios de toda España escenifican en la UCO el valor de la palabra y del pensamiento crítico

Alexis Ojeda

La comunidad universitaria de la UAL, comprometida con los actos del 8M

Gonzalo Gálvez

La UHU vuelve a celebrar su Gala del Deporte de forma presencial

Alexis Ojeda

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies