17.2 C
Málaga
23 abril, 2024
Nacional

“Cuando lo analógico da significado a la Universidad”

Colegios mayores, ampliando la vida universitaria las 24 horas

Quorum en las aulas. Ya sean universitarios de primero o de tercero, asistan a la universidad pública o privada, radicados en Granada o Navarra, y estudien ciencias o letras, la sensación es la misma: se están perdiendo su etapa universitaria. “En nuestro campus siempre había mucha vitalidad. Tenías la posibilidad de pasar todo el día en tu facultad, participando en distintos proyectos. Ahora la gente está más desligada, tanto de los estudios como de todo lo que significa la experiencia universitaria”. Habla Lisbeth Guzmán, estudiante de tercer curso del grado en Publicidad y Relaciones Públicas de la Universidad Complutense. Su reflexión podría ponerse hoy en los labios de decenas de miles de universitarios y universitarias en todo el mundo.

Colegios mayores, 24 horas de vida universitaria

A pesar de los esfuerzos de las instituciones universitarias para mantener la docencia y todo lo que ésta lleva aparejada, esa “experiencia universitaria” que menciona Lisbeth trasciende lo puramente académico. Sin embargo, hay un lugar en el que, incluso con las circunstancias que acompañan al omnipresente virus desde hace un año, aún se puede vivir esa experiencia: los colegios mayores se han convertido en el refugio de muchos jóvenes.

Colegios mayores, ampliando la vida universitaria las 24 horas
Las universitarias del Colegio Mayor Roncesvalles en una de sus “chococharlas humanas” hablando sobre refugiados con CEAR y Yoslocuento

Cada año se celebran más de 1600 actividades culturales en los colegios mayores: conferencias, aulas y talleres de arte, deporte, cursos de formación y un largo etcétera. “Universidad 24 horas al día”, reivindican, si bien este año han bajado “un poco el ritmo” y han tenido que “adaptar las actividades a las limitaciones propias de la coyuntura actual”, tal y como reconoce Nicanor Gómez, director del Colegio Mayor Isabel de España. Aprender más allá de su propia disciplina, salir de su zona de confort y, sobre todo, compartir son las razones por la que universitarias como Pilar Ciudad, alumna de Estudios Internacionales de la Universidad Carlos III, han decidido permanecer en su colegio mayor a pesar, como es su caso, de estar cursando su año Erasmus a distancia. Algo parecido le sucede a Miguel Rodríguez, en segundo de Comunicación Audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos y colegial del Colegio Mayor Ximénez Cisneros. Este año sus clases son online, pero no quiere volver a su Asturias natal: “Me da pena la gente que está estudiando mi carrera en sus casas. Necesitamos movernos, hacer cosas. Eso no quita que seamos responsables y tengamos conciencia de la situación. De hecho, tengo un cortometraje que habla de esta cuestión a un nivel generacional”.

Daniel González durante una de las clases que imparte a sus compañeros del Colegio Mayor Oviedo

Una de las ventajas que destacan los propios colegiales es la posibilidad de aprender los unos de los otros. Daniel González estudia segundo de Criminología en la Facultad de Derecho y vive desde que comenzó la carrera en el Colegio Mayor Oviedo, en Salamanca. En Galicia practica junto a un equipo el tiro con arco y al poco de llegar al colegio mayor propuso a la comisión de deportes el implementar esta disciplina en el centro. “Lo propusimos a dirección y nos dijeron que sí. Ahora doy clases a 24 compañeros y compañeras”, cuenta. “Lo bueno de estar en un colegio mayor es que conoces a gente que hace cosas minoritarias, como el tiro con arco, algo que nunca considerarías como algo plausible de no ser por este tipo de convivencia”.

Su historia nos lleva a otro de los puntos diferenciales de estos centros: su vocación democrática. Mikel De La Puerta, estudiante de último curso de Ingeniería Aeroespacial y colegial del Colegio Mayor Chaminade explica lo que para él significa este rasgo distintivo: “Si me tuviera que quedar con alguna actividad sería con las asambleas. Me parece increíble. El hecho de poder deliberar y decidir sobre el colegio, sobre qué se va a hacer, es lo más cercano a la democracia”. Una elección difícil teniendo en cuenta que entre las actividades del centro encontramos su propia agencia espacial (La CHASA) y el aula de circo —que actualmente organiza uno de los festivales más importantes de España—, también propuestos por colegiales. Si algo queda claro al escuchar a estos jóvenes es que no toda la formación se puede transmitir por un cable, se disponga o no del mejor ancho de banda.


Compartir

Otras noticias de interés

Los estudiantes solicitan ser vacunados para poder llevar a cabo los programas de movilidad internacional

Teresa Fernández

Silencio, se gobierna

TribunaAM

Una cita con el empleo que no te puedes perder

Aula Magna

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies