La ciencia sin divulgación y sin aplicación práctica se queda huérfana

La ciencia sin divulgación y sin aplicación práctica se queda huérfana


Cuando decidí mandar mi propuesta al Certamen “Cuéntame tu tesis 2020” allá por el mes de marzo, en pleno confinamiento, se juntaron mis ganas de salir de mi zona de confort y los nervios que esto suele conllevar. Cuando unos meses más tarde recibí el correo donde me notificaban que había quedado finalista, me invadió entonces cierto miedo escénico, pero, sobre todo, se apoderaron de mí unas ganas tremendas de contar. Nos pasamos la vida contando. Contamos experiencias, contamos anécdotas… Contamos y nos encanta que nos cuenten. Vi así la oportunidad ideal de contar algo que ocupa el 80% de mis días y que, aún así, no es fácil de contar. Contar la ciencia y ponerla al alcance de la mano no es tarea fácil.

Contar un proyecto científico en el que invertimos 4 años de nuestra vida en solo 3 minutos todavía lo complica un poquito más. Sin embargo, gracias a este Certamen, me permití pararme un tiempo a pensar en el qué, el cómo y el por qué de lo que estudio y a preocuparme en expresarlo de manera divulgativa, en vez de vomitarlo con tecnicismos que poco interesan y que de poco sirven a aquellos que no han descubierto todavía el maravilloso mundo de la Lingüística Cognitiva. Pues si bien la ciencia es muy necesaria para el avance de un pueblo, la ciencia sin divulgación y sin aplicación práctica se queda huérfana.

Cuando decidí hacer mi tesis sobre la conceptualización y la expresión de emociones desde un punto de vista cognitivo, supe que no podía pararme a examinar solo la parte teórica. Debía ir un poco más allá e implementar esos resultados en el aula de lenguas extranjeras, a través de la creación de materiales didácticos que ayudaran al aprendiente a entender cómo funciona su sistema lingüístico y cómo puede retener expresiones dificultosas con mayor facilidad.

Está en nuestras manos saber transmitir la ciencia de manera divulgativa, apelando a las emociones, no solo en el aula, sino también a través de estudios aplicados, de plataformas socio-digitales, de conversaciones con nuestros familiares y amigos y de Certámenes como el de “Cuéntame tu tesis”.

Por Beatriz Martín Gascón
Doctoranda de la Universidad de Córdoba
Ganadora del certamen “Cuéntame tu tesis 2020”


Compartir