19.1 C
Málaga
21 abril, 2024
AndalucíaEntrevistasMálaga

David Noguera “la alternativa de no hacer nada no es una alternativa”

El pasado jueves 27 el Aula Magna de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad de Málaga acogió la conferencia “Cómo sobreviven los civiles a la guerra. La crisis de refugiados y su percepción de nuestra sociedad” con la presencia del presidente de Médicos Sin Fronteras (MSF), David Noguera, la delegada de Médicos Sin Fronteras en Andalucía, Carmen Escalante y los responsables del Máster interuniversitario en Cultura de Paz, Confictos, Educación y Derechos Humanos que se iniciaba con esta ponencia.

Los asistentes a la charla pudieron conocer de primera mano lo que significa ser un refugiado así como las realidades migratorias que actualmente se están dando en el mundo. Médicos Sin Fronteras es una de las ONG más importantes del ámbito internacional no solo en materia de atención sanitaria sino en la defensa de los Derechos Humanos. Dentro de su trabajo en terreno, esta organización no solo atiende medicamente a las víctimas de conflictos, desastres naturales o vulneración de derechos, sino que realiza una labor de denuncia y divulgación de la realidad que sufren las poblaciones afectadas. Es por este motivo por el que en varias ocasiones la propia MSF ha sido víctima directa de atentados y ataques, llegando a más de 100 episodios de altercados en el último año. tal y como ha señalado Escalante. La delegada de MSF en Andalucía también llamó a la participación ciudadana y la denuncia del que está siendo el mayor éxodo desde la segunda Guerra Mundial señalando que “las palabras no pueden salvar vidas, pero el silencio mata”, por lo que hay que conocer esta realidad y aportar lo necesario para combatirla.

David Noguera, presidente de Médicos Sin Fronteras España.
David Noguera, presidente de Médicos Sin Fronteras España.

Durante la conferencia, centrada en los procesos migratorios, David Noguera realizó un llamamiento a los jóvenes por la defensa de los Derechos Humanos desde la derogación de los tópicos vinculados a los refugiados. “No podemos dejar que gane el discurso del miedo” expuso el presidente de MSF, señalando como el tema que se debe discutir es el derecho al asilo, “un derecho  fundamental que se está vulnerando mientras las personas mueren en el agua”.

Esta ponencia forma parte de las actividades que durante toda la semana se están llevando a cabo desde Médicos Sin Fronteras en Málaga, bajo la campaña #SeguirConVIda, la cual está llenado de formación y divulgación las calles malacitanas.

Entrevista a David Noguera, presidente de Médicos Sin Fronteras España

¿Qué busca transmitir MSF en la charla a los alumnos del máster en Cultura de Paz?

Buscamos transmitir la vivencia de ser refugiado, para que se entienda todo el proceso y también eliminar los tópicos que se tienen, que a veces son muy básicos y primarios. Vivimos en una realidad política muy populista, sin la adscripción del término a cómo se utiliza en España, sino más bien señalando los discursos del miedo y la baja capacitación intelectual que se dan, por ejemplo en EEUU, mensajes que son muy frívolos. Un ejemplo fue el Ébola, toda la discusión estuvo más encaminada a casos particulares que a las causas y efectos de la enfermedad en los países más afectados, pasamos mucha vergüenza por el debate tan pobre que tuvimos. Esto nos sirve de referencia porque esta es otra crisis humanitaria que nos toca y debemos tener un debate más elaborado que deje de lado los argumentos tan pobres de “nos vienen a  islamizar y a quitar el trabajo”, argumentos que con una mínima inquietud y estudio se caen. Nuestro objetivo hoy aquí es eliminar esos tópicos y ayudar a formarse a los jóvenes estudiantes, más los de hoy en una Facultad de Comunicación.

¿Crees que el conflicto en Siria está dejando de lado todos los otros procesos migratorios que se dan actualmente?

Ha habido un cambio de paradigma completo con el cierre de la ruta turca, se ha ido toda la ruta a Libia, lo que significa que llegan otro tipo de refugiados. Desde MSF intentamos visibilidad todos los conflictos, pero actualmente nuestro gasto operacional está encaminado también a denunciar los conflictos de Yemen, Sudán del Sur y República Centro Africana, que están totalmente olvidados llegando al punto en el que las personas no saben que son países y que su población está sufriendo conflictos armados. En ese sentido nuestro gasto se distribuye mucho más. Una ONG por muy grande que sea nunca llega a ser un mass media y nuestro target es limitado. Es imposible que nosotros solos podamos cambiar la percepción de toda la población, es necesario que colaboren los medios y la propia ciudadanía pues la alternativa de no hacer nada no es una alternativa.

¿Cuál crees que es la percepción de la ciudadanía de la migración siria?

En los 15 años que yo llevo trabajando en crisis humanitarias creo que esta es una de las que más ha influido en al sociedad. Sobre esta crisis de refugiados creo que la respuesta de la sociedad va por delante de la de los gobiernos y actores políticos, lo que invita a una reflexión. Yo creo que la gente está mucho más preparada para recibir sirios aquí que los mecanismos que desde los Gobiernos se están realizando. Lo que pasa es que no vemos que las peticiones de la sociedad se traduzcan en cambios políticos, al final la gente ejerce su voto y con esto legitima.

Desde MSF tenemos poco que discutir con el Gobierno español o con la Unión europea. Nosotros hemos renunciado a los fondos europeos porque entendemos que es la única forma de ser sensatos y dar un golpe en la mesa, denunciando lo que ellos mismos están permitiendo. aun así no ha pasado nada. El problema en Europa viene por políticas cortoplacistas que solo responden a las demandas ciudadanas cuando se traducen en votos. Al final está ganando el discurso populista y racista.

¿Cuál crees que es el tópico que más ha calado?

pensar que una señora que sacamos del Mediterráneo, embarazada y con dos hijos es una terrorista me parece alucinante. Igualar refugiado a terrorista me parece de una crueldad y un cinismo terrorífico. Son personas que viven la guerra, viven el terrorismo en su máxima expresión. En Alepho les llueven los coches bombas y las personas que huyen lo hacen por miedo a su realidad. Me preocupa mucho que líderes de opinión y representantes políticos no se pronuncien de forma rotunda contra estos tópicos.

Al final se pueden combatir los tópicos pero lo que hay que hacer es atender a las personal que lo necesitan y ayudar a los que están muriendo en el Mediterráneo y en las rutas de migración. Tenemos que cambiar la vida de esta gente. Hay un plano de gestión que no se está tratando, y es que los refugiados que llegan procedentes de Siria son personas que, en un contexto de guerra extremo, deciden no luchar y deciden que están en contra de la violencia. Además son personas formadas que son el futuro del país, cuando toque reformar Siria lo más seguro es que sea más fácil hablar con estas personas que con los que se han quedado disparando. El futuro y la solución del problema sirio, así como la reconstrucción del país, está en nuestras manos y está ahora en Europa. Si los tratamos mal y les seguimos humillando lo único que generamos es odio y rechazo a los valores que luego vamos a querer que se desarrollen en Siria.

¿Cuál crees que es el error de las políticas actuales?

El principal problema es que parece que estamos discutiendo si tenemos o no que sacar del agua a las personas que se están ahogando. Nadie levanta la mano cuando se pregunta si debemos ayudar a alguien que se está muriendo, pero las políticas que se llevan a cabo así lo hacen. Todo lo que está sucediendo, todas las torturas que están sufriendo los refugiados en su paso por Libia por ejemplo, las violaciones y las agresiones, todo esto, la Historia lo juzgará seguro.

¿Qué le dirías a los jóvenes que ven esta situación y creen que no pueden hacer nada?

En el marco español les diría que mi generación le va a pasar un mundo peor que el que heredamos, pero que deben levantarse y revertir eso. No hay excusas, todos podemos hacer algo, es necesario una ciudadanía más madura que ejerza su labor como ciudadano y que entienda que vive en un mundo globalizado. La globalización nos responsabiliza de todo, por causa-efecto todo está relacionado. Ya no existen conflictos locales y todos podemos hacer algo, aunque sea denunciar los hechos en nuestro entorno cercano o no admitir los tópicos que nos llegan desde el discurso del miedo.

 

 


Compartir

Otras noticias de interés

Málaga, capital europea de la movilidad inteligente

Aula Magna

La ETSIAM celebra la festividad de San Isidro con una donación de 14.200 euros al Banco de Alimentos de Córdoba

Aula Magna

“Mójate” con los programas deportivos de la Universidad de Almería

Aula Magna

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies