Dificultades socioecónomicas y estilos de vidas: una realidad que afecta a la salud

Dificultades socioecónomicas y estilos de vidas: una realidad que afecta a la salud


Las dificultades socioecónomicas afectan a la salud. Un estudio liderado por el profesor del Departamento de Psicología Social, Evolutiva y de la Educación de la Universidad de Huelva, Diego Gómez Baya, junto con los profesores José Alberto Salinas Pérez y María Luisa Rodero Cosano, de la Universidad Loyola Andalucía, y el profesor Javier Álvarez Gálvez, de la Universidad de Cádiz, ha mostrado la relación entre el estatus socioeconómico y la salud, teniendo en cuenta diferentes estilos de vida y posibles diferencias en base al género y el grupo de edad. Entre los estilos de vida que se estudian se destacan la alimentación saludable, la práctica de actividad física, y el consumo de tabaco y alcohol.

El estudio se ha publicado en la revista Journal of Community Health, bajo el título “Socioeconomic Inequalities in Health Through Lifestyles: Analysing Gender and Age Differences in Andalusia, Spain”. Los datos han sido obtenidos de una muestra representativa de 1200 adultos andaluces (150 por provincia), y se han analizado posibles diferencias en función del grupo de edad y el género de los participantes en el estudio.

Los resultados mostraron que el estatus socioeconómico se relacionada directamente con una mejor salud a través de una mayor frecuencia de actividad física y una dieta más saludable (con mayor consumo de frutas y verduras), y con un menor consumo de alcohol. Por otra parte, los análisis señalaron que los hombres jóvenes con una mejor situación socioeconómica (mayores ingresos y mayor nivel educativo) informaron de un mejor estado de salud, así como de hábitos más saludables: actividad física más frecuente, dieta más saludable y menos consumo de alcohol. Por otra parte, los resultados indicaron que el impacto del nivel socioeconómico y de los estilos de vida sobre la salud fue más intenso entre las mujeres de más de 50 años. 

Educación e ingresos: claves para la salud

De este estudio se extrae que el nivel de ingresos y el nivel educativo juegan un papel relevante en las desigualdades en salud en Andalucía, pues un nivel socioeconómico mayor está asociado con hábitos más saludables y estos a su vez con un mejor estado de salud. Asimismo, los resultados proporcionan evidencia de las diferencias de género y edad en estas desigualdades en salud y en sus factores mediadores.

Los autores de este trabajo exponen cómo las desigualdades socioeconómicas deben abordarse mediante la aplicación de políticas públicas y sociales destinadas a cerrar las brechas de género y de edad en nuestra sociedad, en particular, a través de planes de acción de políticas específicas destinadas a reducir las desigualdades socioeconómicas y la promoción de comportamientos saludables.


Compartir