21.5 C
Málaga
25 abril, 2024
Cádiz

Duelo de titanes en la UCA

Duelo de titanes en la UCA

Se parpaba el nervio propio de las grandes ocasiones y eso quedó claro desde el minuto uno en el debate entre los candidatos al Rectorado de la Universidad de Cádiz (UCA), la catedrática María Mosquera y el catedrático Casimiro Mantell, que se celebró ayer en el Aula Magna de la Facultad de Filosofía y Letras de la UCA. Un esperado acto que fue organizado por el periódico universitario Aula Magna y el Consejo de Estudiantes de la Universidad de Cádiz (CEUCA) que presentó un auditorio casi lleno.

Tras las fotografías protocolarias de rigor, el debate tuvo por delante 90 minutos que no tuvieron desperdicio. En líneas generales se podría catalogar el debate como de muy tenso. Un cara a cara el de los dos aspirantes a dirigir la institución educativa gaditana durante los próximos seis años y no cuatro, tal y como marca la nueva Ley Orgánica del Sistema Universitario (LOSU) en el que ambos intentaron explicar sus diferentes modelos de Universidad con más o menos éxito.

El primer bloque versó sobre los modelos de gobernanza de una UCA con cuatro campus distintos y sobre la viabilidad de trasladar Ciencias de la Educación a Valcárcel. Mosquera argumentó que contempla dos vicerrectorados, uno en Jerez y otro en Algeciras, además de un tercero de Desarrollo Territorial. A esto añadió el empleo de los 39 millones de euros de remanente no afectados en la rehabilitación de infraestructurascon una prioridad: Ciencias de la Educación. Sobre Valcárcel matizó que aún necesita conocer en profundidad el proyecto. Por su parte, Casimiro Mantell defendió una “Universidad actual” dirigida a partir de una dirección estratégica y no de planes estratégicos a medio plazo, como el elaborado por el equipo de Francisco Piniella, del que ha formado parte María Mosquera. En cuanto a Valcárcel, Mantell dijo que “hay un convenio del que todavía no tengo datos, aunque no lo veo muy viable. No digo que no quiera Valcárcel, todo lo contrario; pero necesitamos un plan de mantenimiento de todas las infraestructuras”. En relación a este asunto, la candidata Mosquera anunció la decisión de construir un edificio nuevo en el campus de Puerto Real para Ciencias de la Educación en cuatro años, en tanto se despeja el futuro de Valcárcel. Una noticia que asombró al candidato Mantell ya que según replicó a María Mosquera, “en esa parcela no cabe ni la quinta parte de Ciencias de la Educación”.

El segundo bloque se centró en los estudiantes y la docencia. Se trataron temas como el mantenimiento de la convocatoria de septiembre, el derecho a la copia del examen o la obligatoriedad o no de la asistencia a clase. Mantell se pronunció a favor de mantener los exámenes de septiembre y la no obligatoriedad de las clases presenciales. Mosquera defendió el reglamento de evaluación y su intención de crear un Vicerrectorado de Estudiantes y la Vida Universitaria, un plan para fomentar el asociacionismo y una Oficina de Atención Integral al Estudiantado. Además, hizo valer la Universidad Europea de los Mares, que lidera la UCA, como una de sus fortalezas.

El momento máximo de crispación se vivió cuando la catedrática Mosquera sacó a relucir “una campaña de bulos y de desprestigio” puesta en marcha, según ella, contra su persona y su equipo, supuestamente, por parte del entorno de Mantell. El catedrático le recomendó que no prestase atención a ese tipo de mensajes en redes sociales.

Tras una pausa con cinco minutos de descanso, el debate se retomó con un tercer bloque dedicado a la investigación y la transferencia de conocimiento. Un bloque en el que sin duda alguna, ambos candidatos se sintieron más cómodos. María Mosquera defendió una investigación que no sólo puede ser tecnológica y científica, sino que también debe abarcar disciplinas humanísticas y sociales. Mantelll puso sobre la mesa el descenso del número de publicaciones en revistas científicas que ha experimentado la UCA en los últimos años, superada por universidades más pequeñas como Jaén o Córdoba. Mantell también criticó la desconexión de la Universidad con las empresas, a lo que Mosquera respondió que su visión se limita en materia de transferencia a las tecnológicas e industriales, con las que la UCA mantiene buenas relaciones, pero que no son las únicas con las que establecer lazos.

El último bloque se centró en la situación del Personal Técnico, de Gestión, Administración y Servicios (PTGAS) y al Personal Docente Investigador (PDI) con contrato temporal laboral. Casimiro Mantell espetó que “ninguno de los dos colectivos se siente querido por la UCA”. Además, hizo mención al “reglamento de teletrabajo que no les sirve“. Ambos candidatos pusieron de manifiesto, además, la necesidad de acabar con la precariedad que padecen cerca de 300 profesores, cifra que con la LOSU debe quedar reducida a unos 90.

El debate repasó otros muchos temas en los que se incluyeron preguntas del público y finalizó con un “minuto de oro” en el que los candidatos pudieron pedir el voto a la comunidad universitaria de la UCA.

 


Compartir

Otras noticias de interés

La Universidad de Cádiz lanza su nuevo Programa de Fomento e Impulso de la Investigación y Transferencia

Aula Magna

14 módulos para aprender cine en la UCA

Aula Magna

IV International Summer School ya recorre las calles de Cádiz

Aula Magna

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies