Educación deja sin beca a miles de estudiantes que ya estaban de Erasmus


Son miles los estudiantes de todo el país que se vieron el domingo sorprendidos por la noticia, que saltó a través de las redes sociales, de que el Ministerio de Educación había incluido en el BOE un nuevo requisito para conceder las Becas Erasmus. Alumnos de universidades españolas que llevan ya dos meses en sus países de destino y ahora verán reducida su beca.

El Ministerio ya redujo el pasado año la cuantía de estas becas y, aunque ahora ha aumentado la partida presupuestaria, el endurecimiento de las condiciones hace que muchos estudiantes no puedan acceder a ella. El problema más grande con el que se encuentran es que ya están en el extranjero, ya habían calculado los costes de este curso universitario y, algunos, ya habían hecho grandes desembolsos de dinero: matrículas, pisos, residencias, billetes de avión… Todo contando con una cantidad que iban a recibir y con la que ya no podrán contar.

La condición que pone el Ministerio desde el pasado martes 29, es que “serán beneficiarios aquellos alumnos que hayan contado con una beca de carácter general en el curso 2012-2013″. Esto, que a priori y tal y como reza en el comunicado emitido ayer por Educación, podría parecer una medida justa, para ayudar a aquellos que menos recursos tengan y así darles becas más cuantiosas, tiene matices. El Ministerio justifica la medida en que “el objetivo es garantizar que la aportación llegue a los estudiantes participantes en el programa comunitario de movilidad con más bajos ingresos” ya que “es significativo que haya habido bastantes renuncias por parte de alumnos que no contaban con recursos económicos suficientes”.

Si bien es cierto que algunas Comunidades Autónomas aún dan un complemento a la Erasmus, que exceptuando Andalucía y Cataluña, suele ser una cantidad muy pequeña, muchos estudiantes contaban ya con los entre 100 y 180 euros mensuales del Ministerio. Hay casos, como el de Mercedes, una estudiante de la UJA que se ha ido a Nápoles a hacer la adaptación al grado de Telemática y había hecho un esfuerzo económico para poder mantener su estancia. Pero ahora, asegura ella, “si me quedo en Nápoles no sé como hacer frente al costo de todos los gastos y si me vuelvo a España me quedo sin terminar la adaptación al grado, ya que en España estas asignaturas pertenecen al 1º cuatrimestre”. Mercedes no pudo solicitar el año pasado la beca, porque el número de créditos en que se matriculó eran inferiores a lo exigido. “Wert me acaba de robar tanto mi educación, ilusión y mi propio dinero” termina la estudiante.

Jesús no es beneficiario de una beca de carácter general porque supera “mínimamente” los umbrales de renta. Al quitarle la beca del Ministerio, le han informado de que pasará a cobrar 130 euros al mes, cuando contaba con alrededor de 300 euros. Este alumno de la UMA, que tiene como destino Coimbra, nos explica que “ya tenía que buscar trabajo en mi país para poder estudiar, ¿ahora que hago aquí? lo mismo o ¿me marcho y pierdo lo pagado y devuelvo lo que me han ingresado? Es un dilema”.

Antonio se fue a Lancaster a terminar la doble titulación en Derecho, Gestión y Administración Pública. Tuvo que dejar la universidad para volver a casa cuando su padre cayó enfermo. Al fallecer, no pudo presentarse a los exámenes de junio y no pudo optar a la beca en el curso 2012/2013. Ahora está valorando qué hacer ya que se fue a terminar “asignaturas sueltas” y para abrirse “camino en el derecho internacional”.

Hay universidades, como la de Sevilla, que han enviado o publicado circulares, rechazando esta medida. “El debilitamiento del programa Erasmus va en contra de los propios objetivos de internacionalización declarados por el Gobierno de España” reza el comunicado de la Hispalense.

 

El Consejo de Estudiantes Universitario del Estado (CEUNE) también se ha manifestado en contra de la decisión “que solo conlleva un recorte más a la formación superior”. “A esto hay que sumar el hecho de que el MECD haya informado de esta decisión a finales de octubre, cuando muchos estudiantes ya han empezado su estancia Erasmus en otros países. Nuevamente el Ministerio y el Gobierno demuestran su rechazo a una educación pública de calidad y accesible al conjunto de la sociedad y desprecian los canales democráticos establecidos para poder dialogar de manera normal con el alumnado” finaliza el comunicado. Además, instan al Ministerio a convocar a la Comisión Permanente de CEUNE para tratar este tema de forma urgente.

Las entidades políticas juveniles también han rechazado la medida. Nuevas Generaciones, la organización joven del Partido Popular, emitió ayer también un comunicado. “No podemos compartir la decisión tomada por el Ministerio de Educación sobre la aportación complementaria del Estado en el programa Erasmus, ya que se ha realizado una vez empezado el curso, lo cual deja en una situación de inseguridad a cientos de universitarios españoles que han decidido cursar una beca Erasmus este año”, explican en el comunicado.

Por su parte, las Juventudes Socialistas, a través de nota de prensa expresaban que “Rajoy ha dinamitado el programa Erasmus dejando tirados a miles de jóvenes en el extranjero”. En palabras de Nino Torre, secretario general de las JSE, “es indecente que el Gobierno actúe con esta nocturnidad y alevosía, dejando tirados por sorpresa a miles de estudiantes”.

Además, los propios afectados ya se han unido, en grupos de Facebook, hastags en Twitter e incluso en un blog improvisado. La etiqueta #ErasmusRIP fue trending topic desde el domingo por la noche. Y en el grupo Becas Erasmus 2013-2014 los jóvenes estudiantes no han dejado de participar, para unirse y convocar protestas, planificar actividades reivindicativas e incluso hacer un vídeo en el que expresan su malestar.


Compartir

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *