El ácido úrico bajo, un factor de riesgo para desarrollar Parkinson


Al menos eso es lo que piensan expertos e investigadores de la Universidad de Sevilla, del Hospital Universitario Virgen del Rocío y el Instituto de Biomedicina de Sevilla. Estos sostienen que los niveles bajos del ácido úrico en nuestro cuerpo pueden ser un factor de riesgo para desarrollar Parkinson.

Ya lo dice el refrán, y es que más vale prevenir que curar. Por esto, los expertos e investigadores  que forman el grupo de investigación de Trastornos del Movimiento de la Universidad de Sevilla, del Hospital Universitario Virgen del Rocío y del Instituto de Biomedicina de Sevilla (IBIS) han señalado algunos factores a tener en cuenta por el riesgo de enfermedades mediente el desarrollo de un estudio.

Es el caso del Parkinson, que padecen mayoritariamente personas de mayor edad. Según estos expertos y así lo refleja una nota de la US, presentar niveles de ácido úrico bajo, así como los factores genéticos asociados a estos niveles, está directamente relacionado con el riesgo de desarrollar enfermedades como la que mencionamos al comienzo.

Estos investigadores han descrito, en los últimos años, numerosos genes relacionados con la fisiopatología de los trastornos del movimiento. “Nuestro objetivo final es predecir la respuesta que el paciente va a tener al tratamiento basándonos en su perfil genético, antes de que empiece a tomarlo para así, poder decidir cuál es el más adecuado y evitar posibles efectos secundarios”, ha explicado el responsable de este grupo de investigación y profesor asociado de la Universidad de Sevilla, Pablo Mir, quien añade que para alcanzar esa “medicina personalizada” primero “tenemos que conocer los factores genéticos que predispongan al desarrollo de esos efectos secundarios”.

Además, este especialista en Neurología del Hospital Universitario Virgen del Rocío ha sido nombrado recientemente vocal del área de Política Estratégica de la Sociedad Española de Neurología (SEN), sociedad científica constituida por más de 3.000 miembros.

En esta línea los investigadores estudian los factores genéticos ligados también a otros trastornos del movimiento como es la distonía, que es un trastorno del movimiento caracterizado por la presencia de contracciones musculares prolongadas que pueden producir posturas mantenidas y movimientos anómalos. La distonía está considerada como enfermedad rara y se estima que afecta a unos 5 casos por cada 100.000 habitantes.


Compartir

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *