“El Caminito del Rey es ya una nueva marca en la provincia de Málaga”


El profesor de Economía y Administración de Empresas Germán Gemar Castillo ofreció este jueves en el Ateneo de Málaga la conferencia Turismo y desarrollo local. El caso del Caminito del Rey, en la que sostuvo que este enclave “es ya una nueva marca en la provincia de Málaga“. En el transcurso de la misma, que se enmarca en el ciclo V Tribuna Ateneo-Universidad de Málaga conmemorativo del vigésimo aniversario de la Facultad de Turismo, Gemar repasó la evolución histórica y la restauración de este enclave construido en las paredes del Desfiladero de los Gaitanes, entre los términos municipales de Ardales, Antequera y Álora.

Su construcción tuvo lugar en 1901 y la visita del rey Alfonso XIII en 1921 coincidiendo con la inauguración de la presa del Conde del Guadalhorce le dio nombre. “Pero su abandono se dejó notar y en los años 90 presentaba un estado lamentable, con la barandilla desaparecida en casi todo su recorrido y numerosas secciones derruidas”, señaló. También recordó el profesor que entre 1999 y el año 2000 murieron cuatro excursionistas, lo que provocó que el Caminito del Rey llegara a conocerse como “el camino más peligroso del mundo”.

Gemar, que fue presentado por la vicedecana de Prácticas y Cooperación Empresarial de la Facultad de Turismo, Josefa García Mestanza como un “magnífico docente y una excelente persona”, participó directamente en el proyecto de restauración del Caminito y “pese a las enormes dificultades, ha cumplido con todas las expectativas”. Visitantes recorren la pasarela del Caminito del Rey

Para el profesor, que imparte actualmente la asignatura de Organización de Empresas en la UMA, hay varias claves fundamentales que han hecho posible que el proyecto salga adelante y que el Caminito del Rey sea hoy “una nueva marca en la provincia de Málaga”. Así, entre otras, subrayó la colaboración entre las administraciones; las técnicas de construcción utilizadas que han permitido ahorrar costes; la compensación ambiental, respetando las paradas biológicas, los espacios para los murciélagos, la mejora del hábitat del sapo pintojo; y un plan especial que ha posibilitado ofrecer cobertura legal.

En este sentido, el vocal de Relaciones con la Universidad del Ateneo de Málaga, Juan Antonio García Galindo, inició la ronda de preguntas interesándose por cómo se logra el equilibro medioambiental con las miles de visitas que recibe el enclave. Gemar aseguró que es perfectamente compatible siempre que haya un tráfico ordenado de personas: “no importa cuántas sean, sino cómo realicen la visita”, precisó.

Con un presupuesto de 5,5 millones de euros, Gemar expuso la dificultad inicial para encajar una inversión de este tipo en tiempos de crisis económica y tener la suficiente altura de miras para confiar en que sería compensada. “Así ha sido porque el enclave ya ha recibido 300.000 visitantes y ha tenido un impacto económico de 20 millones de euros”, afirmó, concluyendo que “a día de hoy, es uno de los mayores atractivos turísticos y un elemento dinamizador del turismo, foco de atracción de visitantes, que además ha permitido devolver a los habitantes de esta comarca parte de la historia que les pertenecía”.


Compartir

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *