El Centro Ruso de la UGR, único en España


El Centro Ruso de la Universidad de Granada imparte por segundo año cursos de lengua y cultura rusas con el objetivo de mejorar las competencias y recursos lingüísticos en este idioma. Para lograrlo, trabajan en una doble vertiente: clases de ruso y actividades divulgativas.

El plazo de inscripción para los cursos generales de lengua rusa – inicial, intermedio, avanzado y superior- ya ha finalizado, aunque se aceptarán solicitudes hasta el 13 de octubre para cubrir algunas plazas vacantes. Las clases tendrán lugar dos veces por semana, sumando cuatro horas semanales y 60 horas al semestre. Además, este año como novedad, se ha incorporado un programa de Intercambio Permanente para que nativos rusos y los estudiantes puedan intercambiar conversaciones en diferentes idiomas.

Los cursos, que están compuestos por un máximo de 10 personas, están destinados a todo tipo de alumnado, “no nos centramos solo en público universitario, aunque nos gusta servir como plataforma para completar sus conocimientos”, afirma el coordinador del Centro Ruso de la UGR, Benamí Barros. Por eso, “hay un alto número de estudiantes de la Universidad de Granada, entre otras razones porque el centro está perfectamente inscrito a la actividad de la Universidad y del vicerrectorado de Internacionalización en concreto”, afirma Barros.

Los perfiles más habituales son jóvenes o adultos que pertenecen o quieren pertenecer a algún Grado de idiomas y que “gracias a nuestras clases quieren avanzar más rápido, profundizar más o centrarse de forma más específica en la competencia comunicativa”, no obstante también “contamos con un considerable número de alumnos de disciplinas no tan relacionadas con Rusia pero que ven en el ruso una llave real, para abrirse nuevas puertas, así como alumnos que comienzan a estudiar ruso por interés, curiosidad, por la lengua y cultura rusas”.

“Queremos convertir el Centro Ruso en una plataforma única de difusión de la lenguas y cultura rusas”

El Centro Ruso de la UGR es una iniciativa promovida por la universidad y la Fundación Russkiy Mir, con la finalidad de expandir el ruso y su cultura más allá de sus fronteras. Este centro se inauguró en mayo de 2015, aunque realmente empezó a funcionar en septiembre de ese mismo año. Hay que destacar, como señala Enrique Quero, director del Centro ruso, que es “el único que existe en España”, surgido, entre otras razones, “por las excelentes relaciones de la UGR con Rusia y por la extensa y conocida tradición que en esta ciudad ha tenido el estudio y enseñanza del ruso”.

El coordinador confiesa que el primer semestre del año 2015 las inscripciones fueron “un poco más bajas de lo esperado”, pero que a partir del segundo semestre fueron subiendo exponencialmente y ahora “ya contamos con varios niveles sin plazas”. “El ruso está muy demandado por dos motivos: el primero porque la situación laboral está muy complicada y conocer este idioma es un gran diferenciador; y el segundo porque el mercado ruso es muy potente y atractivo en una amplia variedad de ámbitos”, aclara Barros.

Por otro lado, las actividades divulgativas, que se celebran tres o cuatro veces al mes, complementan la experiencia ‘inmersiva’ y favorecen “el deseo de convertir el Centro ruso en una plataforma única de difusión de la lenguas y cultura rusas”, afirma Barros. Este tipo de actividades están abiertas tanto a los alumnos del Centro Ruso de la UGR como a personas interesadas por la cultura rusa.

Además, el Centro ruso ya ha comenzado a colaborar con instituciones de gran prestigio, como el Centro Federico García Lorca, donde se exhibe actualmente y hasta el 6 de noviembre la exposición gratuita “Ósip Mandelstam. Palabra y destino”, donde también participan activamente en todas las actividades culturales que se engloban dentro del “Ciclo El Sofá de Mandelstam”. Por ejemplo, el pasado miércoles tuvo lugar la lectura bilingüe de poemas y fragmentos en prosa del conocido poeta ruso al que está dedicado la exposición, Ósip Mandelstam y en la lectura participó, Tatjana Portnova, profesora del Centro ruso. De igual forma, han comenzado su colaboración con universidades rusas y españolas, el Museo Literario de Moscú, la Asociación internacional de Dostoievski, el Instituto de Literatura rusa de la Academia de Ciencias de Rusia, Russia beyond the Headlines, Rosotrudnichestvo y otras muchas instituciones y centros.

Entre sus proyectos de este año, se destacan charlas divulgativas, club de lectura, excursiones a Málaga para conocer la Colección del Museo Ruso, talleres de escritura creativa en ruso o cursos de cocina rusa. Todas estas actividades, además de fomentar el interés de los alumnos por la cultura rusa, promueven que el alumno de ruso pueda vivir una experiencia más completa de inmersión.

Por último, el Centro Ruso de la UGR ya ha dado sus frutos en cuanto a la apertura de puertas laborales. No solo ofrece becas o prácticas, si no que asesora y ayuda a sus alumnos en la búsqueda y preparación de candidaturas para puestos de trabajo. El año pasado obtuvieron varios alumnos becas para estudiar másteres de gran prestigio en Rusia y otros consiguieron puestos de trabajo directamente relacionados con el ruso.


Compartir

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *