El Claustro de la US busca cambiar las normas


El Claustro universitario es el máximo órgano de representación de una universidad, en él se reúne el rector con representantes de la comunidad universitaria como lo haría el Parlamento español, en el que el rector ocuparía el puesto del presidente del gobierno. Pensando en esos momentos en los que es necesario, por cualquier motivo, elegir a un nuevo rector, 158 representantes del claustro de la Universidad de Sevilla han propuesto un cambio en sus estatutos para, que al igual que ocurre en la política española, con las elecciones a rector se disuelva también el claustro.

Se trata de una modificación mínima de sus estatutos, básicamente es añadir en apenas tres artículos, la necesidad de disolver este órgano de representación en los supuestos de que sea necesario convocar elecciones a rector, aunque no se hayan cumplido los cuatro años que los claustrales ostentan su cargo en el caso del profesorado y del personal de administración y servicios, y dos años en el caso de los estudiantes.

La iniciativa está respaldada por una mayoría cualificada de firmas, lo que significa que el 57% del total de la composición del Claustro ha apoyado esta iniciativa, y que contiene firmantes pertenecientes a los cuatro sectores del mismo: profesores doctores de cuerpos docentes universitarios, profesores permanentes no doctores y profesores contratados, estudiantes, y personal de administración y servicios.

Se espera que esta propuesta de modificación encuentre “un amplio consenso en torno a este tema y unir las voluntades de una importante mayoría de claustrales”, así afirman los miembros del claustro que han entregado la petición en el Registro General de la Universidad de Sevilla.

Esta modificación es independiente al resto de los planteamientos defendidos por los diferentes claustrales en cuanto al sistema de elección del Rector de la Universidad. De hecho, esta propuesta no se alinea con el planteamiento completo de ninguna de las sensibilidades que general el método de elegir al rector de la Hispalense. Es más, para sus firmantes esta iniciativa pretende ser un “punto de encuentro en la totalidad de las sensibilidades”.

Tras la entrega en el Registro de las firmas se iniciará un procedimiento que permitirá la discusión y debate sobre el contenido de la misma en el propio claustro y deberá concluir el proceso con la votación de esta modificación de los estatutos. Para su aprobación, necesitará obtener la mayoría absoluta de hecho de los miembros del Claustro Universitario; es decir, más del 50% del total de los miembros del claustro, un porcentaje inferior al número de firmantes que ya ha mostrado su apoyo a esta reforma.


Compartir

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *