El Concurso Indalmat regresa con 300 estudiantes de instituto al campus de la UAL

El Concurso Indalmat regresa con 300 estudiantes de instituto al campus de la UAL


Con una vuelta a la actividad segura, guardando distancia de seguridad y garantizando el resto de medidas frente al coronavirus, el Paraninfo de la Universidad de Almería ha acogido recientemente el Concurso Indalmat; de vuelta tras un año en blanco precisamente por la pandemia. Un acto que se ha realizado nuevamente con gran éxito y cumpliendo los objetivos que tenía planteados, aunque ‘limitando’ su participación a 300 alumnos en lugar de los 425 que tuvo en su última edición antes de la Covid-19. Reducción que no ha sido en detrimento de los centros de Secundaria y Bachillerato de la provincia, todos invitados, sino en el número de representantes de cada uno de ellos.

De este modo, en plenitud de su poder de motivación, recuperando la visita al campus de la institución almeriense de estudiantes preuniversitarios, el Concurso de Resolución de Problemas Matemáticos (Concurso Indalmat) ha tenido como partícipe también al Cubo de Rubik, ya que sobre su resolución a través de las Matemáticas ha versado la conferencia central de una jornada muy intensa.

Jornada del Concurso Indalmat

Recibiendo a los alumnos, para acomodarlos antes de la prueba, y a profesores, para agradecerles su colaboración y recordarles que esto es solo un inicio, estuvo Enrique de Amo, organizador de Indalmat y coordinador de los equipos docentes de preparación de las Olimpiadas Matemáticas. Así, “esta jornada quiere ser el anticipo y fundamentalmente lo que se pretende aquí es que se ponga de manifiesto que hay una coordinación entre el profesorado universitario y el profesorado de Secundaria y Bachillerato en torno a algo que es nuestra razón de ser, nuestros estudiantes, ya que acercarles las Matemáticas nos parece que es algo especialmente acertado”. Y es que, con caras de ilusión los participantes y algo de nervios, De Amo les insistió en que “este día se vive como una jornada más bien lúdica”. Abundando en esa idea al manifestar que “es para que los chicos se entretengan un rato, que hagan cosas de Matemáticas y vean su nivel, para ver si se animan a prepararse para las Olimpiadas”.

En esa línea, se diseñó la inclusión de una conferencia sobre un elemento siempre atractivo pese al paso de las generaciones, el Cubo de Rubik, impartida presencialmente por Ramón Esteban, catedrático de Álgebra en la Universidad de Valencia, pero con la colaboración de su compañero Óscar Roldán a través de varios vídeos. Enrique de Amo ha puesto en valor esta propuesta presentada en el Concurso Indalmat en la UAL, pues “la idea es que vean que estudiar Matemáticas sirve para muchas cosas, en particular para este juego tan divertido del cubo, o sea, que se vea que realmente los conocimientos pueden ayudar a resolverlo”. Se había indicado previamente al alumnado que acudiera con el suyo, y así los giros de las caras de los distintos cubos, en manos de sus propietarios, se han extendido por toda la platea del Paraninfo. A su vez, en pantalla y atril, se ha explicado simultáneamente la base matemática de cada acción. Cabe añadir que ha habido un alto porcentaje de éxito en su resolución del cubo, así como que la actividad, adornada con récords llamativos y con la exposición de curiosidades, ha sido capaz de captar y sostener la atención de los asistentes.

Vuelta a la normalidad

La sexta edición de Indalmat ha supuesto “retomar esta propuesta con la misma ilusión que siempre”, en palabras de un Enrique de Amo que ha fijado el calendario venidero, “las Olimpiadas tienen la fase local en enero y la final en marzo”, destacando a la par el buen papel que se hace habitualmente ya que “nos está dando muchas alegrías; en los últimos años hemos tenido sucesivamente doble medalla tanto de bronce como de plata, sumado a lo que se había conseguido en años anteriores, lo que hace que la UAL tenga ya un ranking muy elevado”.

Asimismo, ha reconocido que “es fruto del esfuerzo que se está haciendo en esas sesiones de preparación, en las que colabora profesorado tanto de Secundaria y Bachillerato como de la Universidad de Almería, que a su vez hacen crecer en la conciencia de la corresponsabilidad en cuanto a la elaboración del currículo de Matemáticas por parte de todos; es una responsabilidad colectiva y encuentros de este tipo nos hacen crecer en esa conciencia, estando con los estudiantes, centrados en ellos, que son los sujetos realmente importantes de esta actividad que nos da mucha satisfacción como profesionales”.

Cabe destacar que desde el Grado de Matemáticas de la UAL han colaborado “antiguos medallistas” que están todos matriculados en el mismo. Un grado “que está tomando unos niveles bastante serios, como muestra que ha habido 506 solicitudes para estudiarlo y que solo son 75 plazas las ofertadas”. Ha sostenido que la trayectoria acumulada sirve para seguir creciendo, como demuestra que en el curso próximo se estrenará la titulación de Finanzas y Matemáticas, “un doble grado muy atractivo cuyo nivel va a ser realmente alto”.

Entre los referidos colaboradores, Álvaro Otero ha rememorado que participó hace unos años, procedente del IES Aguadulce, en las Olimpiadas en la UAL, y que fue impactante para él. Tan es así que actualmente está ya en tercer curso de Matemáticas, muy satisfecho de su decisión, ya que “sin duda, ha cumplido con creces mis expectativas, me gusta muchísimo cómo se enseña aquí y una ventaja que tiene es que al ser una universidad más pequeña, hay mucha más cercanía del profesorado; pedir una tutoría, por ejemplo, o hablar con el profesor, es muy sencillo”. Venir en su momento al campus, siendo adolescente, fue “impactante”, por el espacio y por ser “la primera toma de contacto con las Matemáticas ‘de verdad’”. Su participación en Indalmat fue inspiradora, “sentí por primera vez que quería estudiar Matemáticas y que tenía que ser aquí”, y se ha puesto años después a disposición de un alumnado en el que se ha visto reflejado.

Por otro lado, Rodrigo e Isabel, dos de los representantes del IES Abdera en 4º de la ESO, salieron de la prueba con la incertidumbre del resultado, pero a su vez sabiendo valorar la dimensión de la actividad: “Las Matemáticas son entretenidas”. Sus preferencias de estudio son Ingeniería y Medicina, para las que necesitan conocimientos matemáticos. Tanto ellos como todos los demás asistentes han sido despedidos en el acto de clausura del Concurso Indalmat por la vicerrectora de Estudiantes, Igualdad e Inclusión de la UAL, Maribel Ramírez, por el decano de la Facultad de Ciencias Experimentales, Juan José Moreno, y por el delegado de Educación de la Junta, Antonio Jiménez, emplazando a los que resulten ganadores a la futura entrega de premios en las tres categorías: 3º y 4º de ESO, 1º de Bachillerato y 2º de Bachillerato.


Compartir