El Ministerio de Universidades abre la convocatoria de las ayudas FPU 2020

El Ministerio de Universidades abre la convocatoria de las ayudas FPU 2020


La carrera investigadora es un camino largo y competitivo. Entre las ayudas, becas y contratos más codiciados están las de Formación del Profesorado Universitario (las conocidas como ayudas FPU). Cada año, el Ministerio de Universidades convoca estás ayudas para formar a los futuros doctores y doctoras con mejor expediente. Y es que los requisitos para conseguir una de estas ayudas son de los más exigentes y competitivos del sector público.

Hasta el próximo 11 de diciembre permanecerá abierta la convocatoria de las 850 ayudas que este año ha aprobado el Ministerio de Universidades. Cabe destacar que, del total de ayudas, 17 de ellas estarán destinadas para estudiantes con algún tipo de discapacidad igual o superior al 33%. 

¿En qué consisten las ayudas FPU?

Las ayudas de Formación del Profesorado Universitario son en realidad contratos destinados a personas que están realizando la tesis doctoral. Como contratos predoctorales, están regidos en su mayor medida bajo el régimen laboral.

Cada contrato predoctoral está ligado a un centro adscrito al Ministerio, dando el apoyo económico y la seguridad laboral a sus beneficiarios durante al menos cuatro años. Transcurridos los cuatro años se pueden solicitar diferentes tipos de prórrogas, al igual que las personas con algún tipo de discapacidad pueden solicitar su extensión hasta los seis años.

Datos sobre las ayudas FPU

Los contratos predoctorales FPU tienen establecida una cuantía mensual 1.160,43 euros mensuales los dos primeros años, 1.243,32 euros mensuales el tercer año y 1.554,15 euros mensuales el cuarto año y dos pagas extraordinarias cada año.

El proceso de solicitud consta de dos fases, una primera donde se adjunta la certificación académica persona de estudios del solicitantes y una segunda donde se deben rellenar distintos formularios.

Mientras que la primera fase sirve de criba atendiendo el expediente y las notas medias, la segunda fase es conocida por el alto número de documentación que hace falta reunir. En concreto, en la segunda fase, los solicitantes deben aportar:

  • Trayectoria académica y profesional de la persona que opta al contrato predoctoral FPU.
  • Currículum vitae y aportación al plan de formación del director/a de la tesis doctoral.
  • Historial científico de los últimos cinco años del grupo investigador receptor.
  • Memoria del proyecto formativo que incluya la tesis doctoral, con un máximo de tres mil palabras.
  • Acreditación de la matrícula en un programa de doctorado en el curso 2020-2021.

Curiosidades sobre la carrera investigadora

Como las ayudas con mayor cuantía y prestigio, las FPU son las más ansiadas entre los futuros doctores y doctoras. Te dejamos unos cuantos sabías qué para “prevenirte” sobre el proceso:

  • Aunque son ayudas económicas, no son vistas como becas, pues se trata de contratos doctorales.
  • Existe un Estatuto del Personal Investigador Predoctoral en Formación (EPIPF) que regula los derechos laborales de los investigadores (tengan o no una ayuda FPU)
  • Si no consigues una ayuda FPU, las universidades convocan una “prima hermana”: la FPI (spoiler: es casi igual de difícil obtener una)
    • La FPI son ayudas (aunque tienen el mismo dilema en su nomenclatura de beca) que se conceden a un grupo de investigación para cumplir con los objetivos de un proyecto concreto.
  • Un estudio publicado en la revista Nature Biotechnology de 2018 señalaba que el 40% de los doctorandos presentaban síntomas moderados o graves de ansiedad o depresión.
  • Según un informe de la asociación de investigadores FJI-precarios, el primer trabajo estable en la carrera investigadora llega entre los 40-50 años. 
  • La precariedad es tal en la carrera investigadora en España que existe una Federación de Jóvenes Investigadores/Precarios. 

Si tienes una trayectoria académica excelente: ánimo, ya tienes el primer y más importante de los requisitos.


Compartir