El nuevo rector de la UCO celebra su primera reunión con los estudiantes


El nuevo rector de la Universidad de Córdoba (UCO), José Carlos Gómez Villamandos, acompañado por todos sus futuros vicerrectores, ha celebrado hoy su primera reunión con la Mesa del Consejo de Estudiantes de la UCO (CEU), justo un día después de tomar ayer posesión de su cargo en el Palacio de San Telmo de Sevilla, tras el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía que aprobó oficialmente su nombramiento al resultar vencedor en las pasadas elecciones a rector del 13 de mayo.

En esta reunión, y entre otras cuestiones, el CEU ha planteado al nuevo equipo de Gobierno de la UCO una batería de 12 medidas que considera que son las más acuciantes o por las que se debe empezar a trabajar a corto plazo desde el ámbito estudiantil, con el objetivo de que puedan acometerse o comenzar a activarse durante los próximos meses, según ha explicado a Aula Magna la presidenta del CEU, Alejandra López de Sagredo.

Tras la reunión, López de Sagredo ha señalado la predisposición mostrada por el nuevo equipo para estudiar estas propuestas, algunas de las cuales el propio Gómez Villamandos ha afirmado hoy a este periódico que acometerá en próximos consejos de Gobierno de la UCO, como el compromiso de potenciar y mejorar la representación estudiantil en los distintos órganos de gobierno de la Universidad.

En concreto, entre estas 12 primeras medidas necesarias o posibles a corto plazo, a juicio del CEU, está la modificación del Reglamento de acceso al buzón de quejas, sugerencias y felicitaciones de la UCO, para que no sea necesario el certificado digital como hasta ahora para acceder al mismo, y baste tan sólo con los propios datos del password que cada alumno tiene para acceder a distintos servicios telemáticos de la Universidad. Cambio que también Villamandos señala que se acometerá “de inmediato”.

De igual manera, el CEU ha planteado -como lo hizo durante la campaña electoral a rector- el citado aumento de la representación estudiantil en los distintos órganos de gobierno de la UCO y que puedan ser cubiertas por otros alumnos posibles bajas de los representantes de los estudiantes, tanto en el Consejo de Gobierno como en sus comisiones delegadas, en el caso de que por cualquier causa el alumno que ostenta esta representación abandone el puesto, y evitar que éste quede vacante, como ocurre ahora.

Bibliotecas y el ‘BOE’ de la UCO

Asimismo, los estudiantes de la UCO han puesto sobre la mesa la idoneidad de ir implantando el nuevo calendario académico a todas las titulaciones (puesto en marcha de momento en Medicina y Enfermería con una convocatoria extraordinaria en septiembre), la necesidad de regular los horarios de apertura de las bibliotecas durante todo el curso académico, la creación del ‘BOE’ de la UCO (BOUCO), y la constitución de un Consejo de Estudiantes específico para los alumnos de másteres.

La extensión del uso de la actual tarjeta monedero que tienen los alumnos a todos los servicios de la Universidad, tales como reprografía o cafetería; la ampliación del horario de apertura de las secretarías de los centros por las tardes durante el periodo de matriculación; y una mayor digitalización de Ucoidiomas, para que los certificados de los distintos cursos se envíen directamente a los centros para que sean incluidos en los expedientes de los estudiantes, también forman parte de estas primeras propuestas abordadas en la citada reunión.

Esta primera docena de reivindicaciones que ha planteado el CEU a Gómez Villamandos se completa con tres peticiones que no dependen ya exclusivamente de la UCO, como son la modificación de los trayectos de las líneas de autobuses municipales, especialmente los que conectan la ciudad con el campus de Rabanales -para lo cual sería necesario un acuerdo con la empresa municipal Aucorsa-; la creación de un convenio con el Ayuntamiento de Córdoba para el préstamo y aparcamiento de bicicletas; y la habilitación del metro-tren para conectar Córdoba con la Politécnica de Belmez, “quizá el proyecto que el nuevo rector nos ha indicado que ve más complicado”, indica la presidenta del CEU.

No en vano, el metro-tren es un proyecto todavía sobre el papel que promueve el Ayuntamiento cordobés, que requiere el apoyo del Gobierno central y de la Junta, y que por el momento se centra en cubrir la capital cordobesa de este a oeste, por lo que llegar a Belmez, situado a 70 kilómetros de la capital, estaria, cuando menos, más lejano en el tiempo.


Compartir

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *