El papel de las TIC en la UGR del futuro


Si comparamos la universidad de hoy con cualquier tiempo anterior, sería precisamente en la revolución que han supuesto para su gestión y funcionamiento las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) donde probablemente encontraríamos el cambio más decisivo. Hoy, sin duda, la revolución de las TIC alcanza a toda la sociedad, pero sigue siendo la Universidad un lugar privilegiado en el que la potencia del nuevo paradigma alcanza su expresión más clara.

Conceptos como Correo Electrónico, Portal Web, Automatrícula,  Administración Electrónica, o Enseñanza Virtual, forman parte hoy de nuestro lenguaje y actividad común, llegando al punto de que nos resultaría inconcebible su no existencia. La Universidad de Granada ha venido creando las infraestructuras físicas y de software requeridas para el desarrollo, aplicación y uso de las TIC en las tareas de docencia, investigación y gestión de todos los miembros de la comunidad universitaria pero la tarea no es simplemente la de gobernar las tecnologías y gestionarlas con eficiencia. Resulta imprescindible proponer políticas que utilicen las innovaciones tecnológicas para mejorar nuestros resultados tanto en docencia e investigación como en  transferencia.

¿Cuál es la palabra clave en este proceso? Sin duda, sinergia. Estamos en un momento en el que la transversalidad de las TIC ha de permitir crear las sinergias adecuadas de manera que la UGR aproveche todas las posibilidades de desarrollo  que son capaces de implementar las personas de la UGR,  no solo grupos o spin-off, también los estudiantes en sus diversos proyectos; se trataría de que para cubrir las necesidades TIC en la UGR se utilicen aplicaciones diseñadas en la UGR, con el ahorro que supone no tener que comprar esas aplicaciones, y con el beneficio de posibles explotaciones comerciales que generen recursos para todos. Joaquín Fernández-Valdivia.

Para dar un salto cualitativo, ha de mejorarse la prestación de servicios, con la creación de unidades de respuesta rápida en cada campus a los problemas que surjan relacionados con las TIC, una simplificación de procesos con la administración electrónica con la unificación de todas las bases de datos actualmente dispersas, la creación de proyectos tecnológicos transversales (incluyendo todos los relacionados con la tecnología móvil) , útiles para todos y una apuesta decidida por el CEVUG y la Oficina de Software Libre con el apoyo a nuevos proyectos que  nos den visibilidad ante la sociedad.

En todo este modelo, hemos de prestar especial atención a un proyecto de virtualización global de enseñanzas de grado y máster que, como efecto lateral, abra la Universidad y parte de su oferta formativa a toda la sociedad. El fantástico capital humano que tenemos en todas las áreas: Humanidades, Ciencias, Empresariales, Derecho, Salud, Ingenierías… nos proyectaría hacia el exterior con cursos virtuales de altísimo nivel accesibles para todo el mundo sin necesidad de la presencialidad que es muchas veces el mayor obstáculo. Definiríamos una Universidad sin fronteras, abierta, exportadora de conocimiento y diferente en el planteamiento del binomio enseñanza-aprendizaje.

Estamos en la Universidad de todos y todos debemos estar juntos y colaborar en la tarea de ser excelentes porque excelencia no es solo una palabra, son un conjunto de acciones que, hechas entre todos, nos hacen mejores cada día en formación, investigación y transferencia. Y es importante destacar que es cosa de todos: como muy bien señala un proberbio africano del pueblo masai: “Si quieres ir deprisa, corre solo, pero si quieres ir lejos, camina junto con otros”.

Tribuna realizada por Joaquín Fernández-Valdivia, director de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Informática y Telecomunicaciones de la Universidad de Granada.

Compartir

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *