20.1 C
Málaga
30 mayo, 2024
AndalucíaSevilla

El “plan académico intensivo” de Guzmán divide a la Pablo de Olavide

Ni cien días del nuevo gobierno rectoral de Vicente Guzmán y una de sus primeras medidas han generado un amplio debate en la comunidad universitaria andaluza, e incluso española.

Ayer el rector de la Pablo de Olavide anunciaba en un almuerzo informativo un “plan académico intensivo” consistente en condensar la carga docente de los grados de cuatro años, un total de 240 créditos, en solo tres años. Actualmente, lo frecuente es realizar 60 créditos cada curso. La propuesta de Guzmán busca mantener un primer curso normal para aumentar hasta los 90 créditos en segundo y tercer curso. El rector insistió en que la medida se plantea como voluntaria, y dirigida a aquellos estudiantes que deseen terminar antes la carrera para presentarse a oposiciones, emprender o continuar estudiando. Por esta razón Guzmán defendió su plan bajo el argumento de que constata la “preocupación de la Olavide, una Universidad con vocación personalista, por definir una solución personalizada y cercana con el estudiante”.

Pese a la voluntariedad de la adscripción al plan, el Rectorado buscará incentivar esta opción con cursos complementarios para aumentar el rendimiento académico, enseñar técnicos de estudio y fomentar el emprendimiento.

Sobre el recorrido del plan académico intensivo, Guzmán aseguró que no es precisa autorización del gobierno andaluz ni modificación de reglamentación interna de la Olavide. Pero sí aprobación en las distintas juntas de centro, un camino que se prevé complicado ante las resistencias internas.

El plan académico intensivo responde a una estrategia más amplia de la Pablo de Olavide, que pasa también por la sustitución de titulaciones, aquellas con menor demanda, y la implantación de otras nuevas como Fisioterapia, Ingeniería de Biosistemas, Relaciones Internacionales o Conservación del Patrimonio. Sin embargo, el rector Guzmán aseguró que “no queremos crecer en estudiantes porque perderíamos nuestra esencia, la formación personalizada”.

Los estudiantes, en contra de “un ataque directo contra la calidad de la Educación”

Las primeras reacciones a este anuncio no se han hecho esperar. El Consejo de Estudiantes de la UPO (CEUPO) se ha erigido en el principal opositor de esta medida. En un categórico comunicado, el CEUPO ha acusado a Guzmán de “seguir adelante con esta medida de forma unilateral, obviando los argumentos en contra del resto de la comunidad universitaria”. Los representantes estudiantiles entienden que el plan académico intensivo cuenta “prácticamente con el único apoyo del propio equipo de Gobierno”, al que señalan de escasamente legítimo a tenor de los recientes resultados electorales.

Los estudiantes han manifestado múltiples temores consecuencia de la aplicación de la medida.  En opinión del CEUPO, el número de estudiantes sí se incrementaría, lo que generaría mayor masificación de las aulas y aumento de la carga docente del profesorado en condiciones precarias. También solapamiento de horarios y exámenes así como descenso en la calidad de prácticas y Trabajos Fin de Grado. También preocupa “el decrecimiento de la democracia universitaria, del tejido asociativo, y en general de las actividades extra-académicas”. El Consejo de Estudiantes también intuye un aumento de suspensos, asi como de segundas matrículas, impagos y denegaciones de becas derivados de estos. El CEUPO viene a acusar al Rectorado de publicidad engañosa al vender el plan como algo “sencillo y atractivo” y “al alcance de muchos estudiantes”.

Para el CEUPO, lo que motiva realmente este plan es “la simple diferenciación de la UPO como llamada de atención para volver a subir en los rankings“, en alusión al reiterado discurso de innovación de Guzmán. “La gestión universitaria en base a estos criterios va directamente en contra del espíritu de la Universidad Pública”, entiende el organismo estudiantil, que denuncia la conversión de la universidad en “antesala del mundo empresarial, mercantilizando una institución que no debería avanzar al ritmo y sombra de entidades privadas”.

No solo los estudiantes están molestos. En varias facultades, entre ellas la de Ciencias Sociales, el sentir general es contrario al plan académico intensivo. Así lo entiende un representante de estudiantes en la Comisión de Estudios del centro. “En dicha comisión, presentes directores de grados, de departamentos, equipo decanal, el sentir general fue negativo”. “Se busca atraer a estudiantes de otras universidades, competir con ellas”, manifiesta. El estudiante denuncia incluso que hace varios meses se propuso redestinar recursos de carreras con menor demanda para implatar nuevas titulaciones a coste cero. “La Junta se manifestó en contra. Queremos diferenciarnos en calidad, no en cantidad. No nos pareció razonable implantar nuevos títulos sin solucionar problemas de los actuales”, explica. Ante la implantación del plan académico intensivo, Este estudiante prevé el voto contrario de la Facultad de Ciencias Sociales. “No se corresponde con nuestro perfil de estudiante, de perfil económico bajo, y donde se aprecia la formación a través de voluntariados”.

La presidenta Díaz señala a Guzmán ante los rectores andaluces
La presidenta Díaz señala a Guzmán ante los rectores andaluces

Los rectores andaluces, escépticos

El bombazo informativo del día ha pilllado por sorpresa a buena parte de los rectores españoles reunidos hoy en Córdoba con motivo de la XVI Junta General de Accionistas de Universia. Al respecto, al término de esta Junta, el presidente de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE) y rector de la Universidad de Extremadura, Segundo Píriz, ha señalado a los medios de comunicación que, hasta esta mañana, no había tenido noticia del anuncio realizado ayer por Vicente Guzmán, “que imagino hará referencia a grados nuevos que pudieran implantarse”. Segundo Píriz ha indicado que hablaría con el rector de la UPO para recabar más información

Por su parte, los rectores andaluces, desconocedores del proyecto, se han mantenido ciertamente escépticos sobre el nuevo plan académico intensivo de Guzmán. Los más duros, Gómez Villamandos (Córdoba), Narváez (Málaga) y Aranda (Granada). Más prudente se ha manifestado Carmelo Rodríguez (Almería) y la Hispalense, que guarda silencio por el momento.

El rector de la UCO, José Carlos Gómez Villamandos, ha recordado en declaraciones a Aula Magna  que la estructura y duración de los Grados debe ser algo “armonizado tanto a nivel nacional como a nivel de las Comunidades Autónomas”, poniendo así indirectamente el acento en que la propuesta de la UPO no cuenta -por ahora- con el acuerdo del conjunto del sistema universitario andaluz. En declaraciones posteriores, desde la UCO se señaló que “es algo que ya hacemos todas las universidades, permitiendo que los alumnos se matriculen de más de 60 créditos” siendo solo posible para los estudiantes de “alto rendimiento académico”.

Pilar Aranda, rectora de la Universidad de Granada ha matizado que “hay que leer bien lo que dice [Guzmán], él dice que se pueden cursar en tres años aumentando los créditos por cada año”, remarcando la posibilidad, y no obligatoridad del plan. Sin embargo, la rectora se ha mostrado preocupada por como “afectara a tener un mayor fracaso escolar”. Sobre la posibilidad de aplicarlo en la UGR, Aranda apunta que “en nuestra norma de matrícula no está esa posibilidad”.

Muy contundente se ha manifestado el rector de la Universidad de Málaga. “Tengo que hablar con el rector de la UPO para que me lo explique con más detalles”, ha explicado José Ángel Narváez. Sin embargo no ha dudado en opinar, señalando que “yo no entiendo cómo un grado de cuatro años se puede comprimir en tres. Cómo se pueden comprimir las asignaturas y agobiar a los estudiantes para que hagan en tres años lo que se hace en cuatro”. Narváez ha llegado a insinuar que es una iniciativa tomada en el seno de una reunión “sin mucha reflexión”. “Me parece algo muy arriesgado”, ha concluido.

Por último, Carmelo Rodríguez de la Universidad de Almería ha afirmado haberse enterado por los medios de comunicación. Más prudente, el rector se ha mantenido dubitativo. “No lo sé, será un tema que habrá que estudiar en el seno de las universidades públicas andaluzas”.

En un tono más descafeinado se pronunciaba el representante estudiantil presente en la Junta de Universia, Luis Cereijo, presidente de la Conferencia de Representantes de Estudiantes de las Universidades Públicas (CREUP). “Respetamos muchísimo la autonomía universitaria”, ha explicado, para matizar que creen que “estas reformas deben nacer de un debate que no se ha producido”.


Compartir

Otras noticias de interés

Nuevo periodo de matriculación en la UNED

Aula Magna

‘Andalucía Respira’, una iniciativa nacida en Málaga por científicos en plena pandemia

Valeria Veiga

Unicaja Color Road llega a Cádiz el próximo 21 de mayo para llenar de vida la ciudad

Aula Magna

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies