El rectorado de la UMA acoge las cinco claves para la especialización inteligente




El pasado día 31 de octubre, el rectorado de la Universidad de Málaga acogió una jornada sobre ‘Estrategias regionales de especialización inteligente’ (RIS3), con el objetivo de presentar las líneas seguidas en el desarrollo de dichas estrategias en general y en Andalucía en particular. De la misma forma, se pretendió establecer agendas de transformación económica y territorial para subrayar las ventajas competitivas de cada región.

La rectora de la UMA, Adelaida de la Calle, presidió el acto, que contó con la presencia de Francisco Triguero, secretario general de universidades de la Junta de Andalucía; Antonio Galán, director de la Agencia de Investigación y Desarrollo (IDEA); el consejero técnico de la Secretaría General de Universidades, Luis Delgado, y el asesor de la rectora para Andalucía Tech, Víctor Muñoz.

La especialización inteligente consiste en conocer y saber aprovechar los puntos fuertes que tiene cada región, así como las ventajas competitivas que cuentan los diferentes territorios. En el caso de Andalucía -según el documento final de RIS3 de esta comunidad- la idea es que para el año 2020 sea, entre otras cosas, el lugar donde los emprendedores puedan hacer realidad sus proyectos, donde la educación de calidad promueva el talento y se beneficie de los elementos geográficos, climáticos o demográficos que la diferencien de otros lugares de España.

“La elaboración de esta estrategia es un reto que la Comisión Europea ha lanzado a todas las regiones con el objetivo final de propiciar un nuevo modelo económico, centrado en las empresas, y basado en una apuesta firme y decidida por la innovación, la ciencia, la tecnología, la internacionalización y la formación”, se explica en la página web de RIS3 Andalucía.

Los participantes en las jornadas aseguraron que la estrategia del Campus de Excelencia Internacional tiene mucha relación con la especialización inteligente, así como que los recursos para dicha especialización consisten en cinco claves para transformar la economía territorial.

Estas cinco claves se resumen en que, en primer lugar, las agendas integradas de transformación económica se centran en el apoyo e inversión de los gobiernos. En segundo lugar, aprovechan los puntos fuertes de cada región; por otro lado, respaldan la innovación tecnológica y aspiran a estimular la inversión en el sector privado. Como cuarta clave, estas agendas involucran por completo a los participantes, fomentando la experimentación. Finalmente, se basan en la evidencia e incluyen sistemas sólidos de supervisión y evaluación de los resultados.

La jornada fue organizada por la UMA y el Campus de Excelencia Internacional, con la colaboración de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales y el Parque Tecnológico de Andalucía.


Compartir

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *