El valor de un máster

El valor de un máster


Arranca un nuevo curso con las dudas de los egresados ¿es mejor hacer un posgrado o lanzarse a la vida laboral? La actualidad política del país está afectando de nuevo directamente tanto la imagen de los posgrados como la de las instituciones académicas que lo ofertan y los principales responsables son los medios.

Informar sobre cómo se hace un posgrado y cuál es su labor sin conocer nada de la carrera docente o del propio proceso de creación de un trabajo de investigación repercute directamente en la imagen que la sociedad tiene de ellos.

En un posgrado, ya sea en su nivel de máster o en su nivel de doctorado, el trabajo final es obligatorio y responde a una serie de criterios básicos comunes. El primer de ellos y esencial para obtener el título es la propia entrega del estudio final. Asimismo es común en la mayoría de los itinerarios de posgrados la necesidad de haber cubierto una serie de créditos, a través de la superación de asignaturas o trabajos, para poder optar a la entrega del estudio final. Es difícil aceptar que un título se ha obtenido sin pasar por una docencia previa o sin entregar un trabajo final.

Saber investigar, citando correctamente las fuentes así como adecuándose a una metodología es igual para cualquier estudio. Del mismo modo, es esencial cumplir todos los tiempos y méritos para obtener un título. Algo que al incumplirse por unos se consigue menospreciar el trabajo de muchos otros, repercutiendo directamente en la imagen propia de la institución.


Compartir

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *