Elecciones Rector UAM: Entrevista a Francisco Velasco


Francisco Velasco es el segundo protagonista de las entrevistas que Aula Magna está realizando a los candidatos al rectorado de la UAM. Estudió y empezó a formar parte de la institución a partir “del cuarto año de carrera”, señala en uno de los actos de campaña. Como advierte, se presenta porque percibe que “la UAM ha iniciado un lento declinar desde su tradicional posición de liderazgo entre las universidades españolas. Sobre todo en investigación y en posgrado, otras universidades han seguido en los últimos años estrategias innovadoras y proactivas que han generado buenos resultados, comparativamente mejores que los de la UAM”. Agradece el trabajo que ha realizado el equipo de Gobierno que ha estado durante los últimos cuatro años, “pero también es el momento de saber cerrar este ciclo y abrir otro con nuevas formas, nuevas personas y nuevos objetivos”.

¿Cuáles son las propuestas que presenta para el futuro de la institución durante los próximos cuatro años?

Hacer de la UAM una universidad excelente, innovadora y abierta. Para ello nos basta con aprovechar las grandes capacidades de nuestra comunidad universitaria, mediante nuevas formas organizativas e incentivos que estimulen la excelencia, la creatividad y la innovación. Francisco Velasco, candidato rectorado UAM

¿Qué es lo más importante que se debe cambiar a su juicio?

La falta de reconocimiento al trabajo de calidad, tanto investigador como docente, la desmedida burocratización de la universidad y la falta de transparencia.

 ¿Por qué modelo económico apostará?

La UAM no puede desplegar un modelo económico propio, se financia fundamentalmente a través de los presupuestos de la Comunidad de Madrid. Pero sí vamos a poner en marcha una estrategia de gestión para incrementar la captación de financiación externa (fundamentalmente, de proyectos europeos).

 De cara a los estudiantes, ¿cuáles son sus principales objetivos para con ellos?

Ofrecerles una forma universitaria integral, más allá de los contenidos concretos de sus planes de estudio especializados. Queremos que la universidad sea una experiencia cultural y educativa completa. Esto exige una revisión a fondo sobre cómo se ha trasladado a la práctica la estrategia de Bolonia, valorando si las numerosas exigencias cumulativas de trabajos, prácticas etc., hacia los estudiantes tienen verdadera correspondencia con un aprendizaje cualificado. También nos proponemos abrir la Universidad: al mundo (un 3 por 100 de estudiantes Erasmus no es un buen dato) y a nosotros mismos, mediante la participación y la transparencia.

 ¿Y la propuesta para el personal docente y administrativo?

Para ambos grupos de personas ofrecemos reconocimiento al trabajo cualificado y carreras profesionales estables y previsibles, basadas en la especialización y la innovación continuas.

Investigación: ¿reforzará esta línea de la universidad?

Por completo. Y tanto por convicción (la UAM nació como una universidad de investigación) como por necesidad: la tendencia europea actual consiste en pasar de un sistema de financiación basado en el número de alumnos a otro que descansa también sobre los resultados de investigación. Y no podemos perder el tren.

Los rankings posicionan a la UAM como la mejor en internacionalización. ¿Qué propone en este campo?

Estos datos hay que entenderlos en términos relativos. Somos, en España, una universidad más global que otras. Y algunas iniciativas, en especial las desarrolladas por la actual vicerrectora Amaya Mendikoetxea, van en la dirección correcta. Pero es mucho lo que queda por hacer. Desde donde estamos hasta hacer de la UAM una referencia internacional aún queda un buen trecho.

¿Qué opina de sus dos rivales en las elecciones? ¿Es usted un candidato continuista?

Sólo tengo palabras positivas para los dos. Juan Damián fue profesor mío hace muchos años, y ahora es compañero mío de Facultad. Hemos colaborado mucho y bien en muchas tareas de nuestra Facultad.

Rafael Garesse es un gran universitario. A lo largo de sus dos mandatos como vicerrector de investigación he intentado serle útil en cuanto de mí ha requerido.

Simplemente, cada uno de los tres candidatos representa proyectos muy distintos, y así resulta tanto del contenido de los programas electorales como de las personas de cada candidatura. Soy consciente de que mi candidatura propone una renovación profunda de la UAM, pero ello no impide reconocer que mis dos contrincantes, el uno como antiguo secretario general de la UAM, y el otro como vicerrector aún en el cargo, han intentado hacer lo mejor para la UAM. Por eso aprovecho para reconocer públicamente su trabajo. Ahora, simplemente, estamos ante un nuevo tiempo, y para ese nuevo tiempo proponemos nuevas ideas, nuevas formas y nuevas personas.

¿Una frase o eslogan de sus objetivos?

Queremos una UAM excelente, innovadora y abierta.


Compartir

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *