12.5 C
Málaga
3 marzo, 2024
AndalucíaMálaga

La electrónica del futuro se desarrolla en la Universidad de Málaga

la electrónica del futuro se desarrolla en la UMA

La electrónica del futuro cada vez está más cerca. Investigadores de la Universidad de Málaga avanzan en el estudio de nuevos materiales orgánicos que permitan una tecnología económica, plástica y sostenible que sustituya a la actual, basada en el silicio. Desde el ‘Laboratorio de Fabricación y Caracterización de Transistores de Efecto de Campo’, ubicado en la Facultad de Ciencias de la UMA, los científicos Iratxe Arrechea, Alexandra Harbuzaru y Guzmán López, dirigidos por la investigadora Rocío Ponce, trabajan en la caracterización físico y química de materiales orgánicos y estudian su comportamiento en dispositivos electrónicos.

“Nuestro objetivo es lograr dispositivos más eficientes y flexibles, compatibles con el medio ambiente”, afirma Rocío Ponce, una de las investigadoras con una carrera más prometedora de la Universidad de Málaga. “Buscamos suplantar los materiales inorgánicos, hasta ahora los más extendidos en el mercado, que tienen menor procesabilidad y son más costosos”, continúa.

La electrónica del futuro es orgánica

Su último trabajo, con el que han conseguido un “sistema muy eficiente y novedoso como semiconductor tipo n”. Es decir, que transporta cargas negativas. Esta investigación ha sido reconocida por la revista internacional ‘Angewandte Chemie’. Se trata de una de las tres publicaciones de mayor impacto en el área de Química en todo el mundo, consiguiendo, incluso, aparecer como ‘back cover’, es decir, como artículo destacado en la contraportada de la revista.

“Hemos creado una estructura molecular rígida compuesta por grupos ricos y grupos deficientes en electrones. Tras modular las propiedades electrónicas del sistema, hemos logrado semiconductores tipo n que, debido a su ‘planaridad molecular’ presentan un transporte de carga muy eficiente”, explica Ponce, quien también destaca que este nuevo material puede usarse como unidad estructural para conseguir otros.

Un paso adelante que se traduce en una electrónica biodegradable, basada en sistemas plásticos o transparentes, y que es capaz de adaptarse a cualquier superficie. “Esta es la principal ventaja, que supera la rigidez de los inorgánicos, pudiendo crear dispositivos que se pueden doblar o poner en la mano”, aclara.

Un trabajo, que cuenta con un bagaje de más de 6 años, en colaboración con la universidad ‘South University of Science and Technology of China’, ubicada en Shenzhen, China

Implantación en el mercado

Aunque ya hay dispositivos basados en esta electrónica del futuro orgánica en el mercado. El sector militar de Estados Unidos trabaja con ellos y, además, se utilizan ya en pantallas comerciales, el siguiente paso para alcanzar su inmersión plena en este, es mejorar su ciclo de vida, que, tal y como asegura Ponce, actualmente es más corto que el de los dispositivos fabricados con materiales inorgánicos.

“Lo que sí es una realidad es la impresión de circuitos a partir de impresoras modificadas que, en vez de tinta, utilizan una disolución de materiales orgánicos”, aclara la investigadora de la Universidad de Málaga.

 


Compartir

Otras noticias de interés

Elecciones en la Facultad de Educación: encuentro con Julio Barroso

Aula Magna

INESEM Business School acredita 35 másteres universitarios

Aula Magna

Cooperativismo y responsabilidad para arraigar un nuevo modelo económico basado en la sociedad

Alexis Ojeda

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies