Energía procedente de una galaxia muy lejana


Con la llegada al cine del nuevo episodio de Star Wars la ciencia da un paso más y demuestra como poco a poco se está más cerca de conocer el entorno que rodea a nuestro planeta. Así, un equipo internacional de investigadores ha detectado por primera vez una emisión de rayos gamma muy energética procedente de una galaxia activa muy lejana. En concreto se tarta de la galaxia PKS1441+25, una de las dos más activas.

La Universidad Complutense (UCM) ha tenido un papel importante en este descubrimiento desde su grupo de Altas Energías del Departamento de Física Atómica, Molercular y Nuclear. Este grupo de investigación lleva contribuyendo de 1987 a detectar rango de energías en el ORM. De la misma forma, profesores del Departamento de Física Aplicada III de la misma Universidad  han participado en el proyecto MAGIC durante los últimos 10 años, estudiando rayos gamma de fuentes galácticas y extragalácticas. 

Los investigadores detectaron una alerta en el satélite Fermin-LAT el pasado mes de abril, proveniente de una actividad anormalmente alta en la fuente de energías más bajas. El hallazgo fue posible gracias a los telescopios gemelos MAGIC (Major Atmospheric Gamma-ray Imaging Cherenkov), que se encuentran en el Observatorio del Roque de los Muchachos, en la Isla de La Palma. Pocos días después los telescopios VERITAS (Very Energetic Radiation Imaging Telescope Array System), situados en Arizona (Estados Unidos), confirmaron este resultado, que aparecerá próximamente en la publicación Astrophysical Journal Letters.

La galaxia investigada, la PKS 1441+25, junto a la QSO B0218+375, se denominan galaxias activas debido a que en su parte central se produce mucha más luz de la que es posible justificar por una emisión estelar y de polvo. Esto se explica debido a que en su centro hay un agujero negro supermasivo (de un millón a varios miles de millones de veces la masa del Sol). Estos agujeros negros se encuentran entre los objetos más poderosos del Universo y dominan el cielo de los rayos gamma: son capaces de acelerar partículas cargadas hasta energías muy elevadas. Un cuásar es una galaxia activa vista con una cierta perspectiva. Todos los cuásares son galaxias activas, pero no todas las galaxias activas son cuásares.

De esta forma, las galaxias estudiadas y sus emisión de rayos gamma altamente energéticos son las más antiguas (o lejanas) que han podido ser estudiadas desde un observatorio terrestre. Razmik Mirzoyan, portavoz de la colaboración MAGIC, destaca que:

“Cazar fuentes lejanas permite a los astrofísicos de rayos gamma encontrar los límites del universo observacional. El Universo es sólo parcialmente transparente para los rayos gamma de muy altas energías medidas con MAGIC”

Los dos telescopios MAGIC, cada uno de 17 metros de diámetro, miden rayos gamma de alta energía de fuentes cósmicas en un rango de energías entre 25 GeV y 50 TeV. Los rayos gamma penetran en la atmósfera terrestre provocando cascadas de partículas secundarias que emiten radiación Cherenkov. MAGIC estudia rayos gamma de fuentes galácticas y extragalácticas grabando y analizando imágenes estereoscópicas de estos flashes Cherenkov. Este proyecto es el resultado de una colaboración europea que incluye unos 160 investigadores de Alemania, España, Italia, Suiza, Polonia, Finlandia, Bulgaria, Croacia, India y Japón.


Compartir

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *