Pérez aconseja a futuros voluntarios que “aprendan de las diferentes formas que existen de ver la vida”


La granadina Inmaculada Pérez Cabello, de 25 años y licenciada en Comunicación Audiovisual por la Universidad de Málaga, acaba de finalizar su proyecto de cooperación en la comunidad indígena de Guachingero (Otavalo, Ecuador). La joven, natural de Algarinejo, finalizó su carrera en la Universidad UNIVA de Guadalajara (México) y ha querido colaborar con Aula Magna, al igual que María Mera y Gabriel Vargas, ofreciéndonos la entrevista que presentamos a continuación.

¿Habías participado anteriormente en algún programa con características similares?

No. Nunca antes había participado en un proyecto de esta índole en donde se aúnan Comunicación Audiovisual y Educación. Durante nuestros dos meses en Ecuador, tuvimos que desarrollar un taller audiovisual con niños y adolescentes de la comunidad indígena de Guachinguero (Otavalo). Sin duda fue un reto personal y profesional, puesto que existen diferencias culturales muy grandes.

¿Qué te incito a participar en un experiencia como esta?

Principalmente me incitó el proyecto en sí. El profesor Agustín Gómez junto a la productora Cinemascampo propusieron este proyecto con el nombre “El audiovisual como dinamizador de lo rural”. Dentro de éste, debíamos investigar sobre el cine rural de los pueblos y nacionalidades de Ecuador, grabar las fiestas del Inti Raymi en Otavalo y por último realizar un taller audiovisual en la Comunidad indígena de Guachinguero.

Creo que a cualquier estudiante de comunicación le hubiera encantado participar en un proyecto de estas características, ya que estás conociendo otra cultura completamente diferente a la tuya, estás registrándola audiovisualmente y además estás trabajando con niños y adolescentes de una comunidad, en donde te reciben con los brazos abiertos y te abren las puertas de su casa. Sin duda es una experiencia que cualquier persona con ganas de aprender estaría dispuesta a vivir. Niños ecuatorianos conociendo como trabajan los cooperativistas

 

¿Cómo ha sido el proyecto: temática, lugar, duración, participantes, etc.? ¿Cuáles han sido las tareas que has tenido que realizar durante el plan de cooperación?

El proyecto “El audiovisual como dinamizador de lo Rural” fue organizado por el profesor de la Facultad de Comunicación Agustín Gómez Gómez junto con la productora malagueña Cinemascampo. Este proyecto tenía principalmente 3 partes diferentes.

La primera, investigar sobre el cine rural indígena en Ecuador. Para ello, pasamos nuestras dos primeras semanas en la Cinemateca de Quito visualizando y recopilando diferentes películas relacionadas con esta temática.

La segunda parte se trataba de grabar la fiesta de Inti Raymi, celebradas en el solsticio de verano y conocidas como la más importante en la población indígea de Ecuador. Durante 3 o 4 semanas acompañamos a Rocío Cachimuel, presidenta de FICI (Federación Indígena y Campesinado de Imbabura) a las diferentes celebraciones que realizaban en distintos puntos del pueblo de Otavalo.

Y una tercer y última parte de nuestro proyecto sería desarrollar el Taller Audiovisual con niños y adolescentes de la Comunidad indígena de Guachingero, en Otavalo. Todo ello lo desarrollé junto a mis compañeros Daniel Natoli /Arquitecto y Juan Manuel Gutiérrez/ Historiador del Arte. Entrevista a un nativo para realizar el proyecto de Cooperación

¿Qué es lo que más te ha sorprendido de esta experiencia?

Sería difícil saber qué cosas fueron las que no me sorprendieron. El hecho de vivir durante dos meses junto a una comunidad indígena ya es toda una experiencia, sobre todo por las diferencias culturales. Pero si tuviese que quedarme con alguna, sería sin duda el haber aprendido y ser consciente que a pesar de las diferencias culturales, por muy distintas que sean, podemos amoldarnos y aportarnos recíprocamente. Aunque al principio cueste un poco.

Seamos de donde seamos, creo que la mayoría de las personas sienten curiosidad por conocer cómo se vive y qué se hace en otros lugares del mundo. En nuestro caso, tanto Rocío Cachimuel como los miembros de la Federación siempre nos trataron como parte de su familia y estaban encantados de que nos interesaramos por sus celebraciones.

¿Qué te ha aportado este proyecto personal y profesionalmente? ¿Crees que aumentará tus posibilidades profesionales en el futuro?

Sin duda, todo lo que vivas, experimentes y aprendas te va a repercutir personal y profesionalmente en tu vida de presente y de futuro. Gracias a este proyecto, adoptamos la capacidad de llevar a cabo un Taller audiovisual con niños y adolescentes en un lugar con unos códigos de lenguaje completamente diferentes al nuestro.

Lo cual, despertó mi interés por enfocar mi carrera audiovisual al mundo de la educación, como por ejemplo impartir talleres de audiovisual o talleres radiofónicos a niños y niñas de distintos colegios rurales, ya sea en España o fuera.

¿Qué ha aportado tu universidad al proyecto? ¿Qué facilidades te ha dado la universidad?

El profesor Agustín Gómez viajó a Ecuador antes que nosotros para establecer contactos con algunas de las personas con las que trabajaríamos posteriormente. Además de hacernos un seguimiento del trabajo de campo. Por otro lado, la productora Cinemascampo aportó la Cámara, equipo de sonido y algo de iluminación. Por nuestra parte, también llevábamos cámaras personales de vídeo y foto.

¿Qué consejos darías a estudiantes que vayan a realizar algún proyecto de Cooperación en el futuro?

Les diría que no impongan en ningún momento sus reglas. Que se dejasen llevar, disfruten y aprendan de las diferentes formas que existen de ver la vida. Inma Pérez realizando su proyecto en Ecuador


Compartir

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *