[ENTREVISTA] Miguel Ángel Castro, último rector electo del 2015: “Sevilla está a la izquierda del sur”


Días antes de ser nombrado oficialmente rector electo de la Universidad de Sevilla, Miguel Ángel Castro concedió una entrevista a Aula Magna para exponer sus propuestas e ideas al Rectorado Hispalense.

El catedrático de de Química Inorgánica de la Hispalense Miguel Ángel Castro obtuvo en la sesión de Claustro celebrada en pasado jueves 17 de diciembre, un total de 161 votos, lo que representa el 57,60 % de los votos válidos emitidos. Por su parte, la candidata Adela Muñoz consiguió 61 votos y el candidato Antonio Rabasco 47 votos.

Tras su proclamación definitiva por la Secretaría General universitaria, siguiendo el calendario electoral, el cargo de Miguel Ángel Castro debe pasar al Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA), para finalmente tomar posesión formalmente como rector de la Universidad de Sevilla en un acto presidido por la jefa del Ejecutivo andaluz, Susana Díaz. Los candidatos a rector, Miguel ángel castro, Antonio Rabasco y Adela Muñoz.

Ante Aula Magna expuso sus ideas previas como candidato, las cuales debe continuar manteniendo durante su mandato, pues están recogidas en el programa que ofreció a los claustrales para su elección.

Ante los problemas a los que se enfrenta la Universidad de Sevilla, Miguel ángel Castro recalcó que la elección a rector, mediante sufragio universal, no estaba entre las prioridades de la comunidad universitaria, subrayando que en su programa añadía un punto para solucionar este tema, el cual se llevaría a debate y se votaría, tal y como se recoge en la normativa universitaria. Así recalcó que “lo que pido es que aceptemos los resultados sean cuales sean, que ni somos Quebec, ni somos la derecha del norte, Sevilla está a la izquierda del sur”.

 

La entrevista completa, realizada un día antes de la votación, se transcribe a continuación.

 

¿Qué le motivó a presentarse a rector?

Fundamentalmente la responsabilidad del funcionario, y por tanto del servicio público, en segundo lugar la experiencia que poseo y el conocimiento de la universidad y en tercer lugar la reflexión y el apoyo que tengo de un conjunto muy numeroso de profesoras y profesores, estudiantes de la universidad y del personal de Administración y Servicios que me ha pedido claramente y decididamente que me postule con un procedimiento y un programa para cuatro años de verdad que solucionen los problemas reales, de verdad de la Universidad.

Como miembro del anterior equipo de Gobierno, ante el señalamiento de una candidatura continuista ¿cuál es su opinión?

Continuista viene de continuar, si continuar es lo que hacemos bien cuente usted con ello, y si significa conocer las cuestiones que hemos hecho mal para hacerlas mejores, también cuente con ello, y si además quiero añadirles que esto es la Universidad y somos personas que tomamos decisiones para el futuro para cambiarlo y transformarlo.

¿Cómo definiría su postura ante el 3+2?

En realidad lo dice extensamente mi programa, en cuanto a la opinión y reflexiones, pero lo sintetizo. Primero la dificultad fundamental del Real Decreto del 3+2 que no es tal, porque lo que dice es que permite la creación de grado que van desde 180 créditos a 240 créditos, que pueden ser 180, 185, 200’1… es una desregulación del sistema, y si a eso le une que no hay una aplicación de una reforma en cuanto a las tasas universitarias de manera que las tasas de los másteres son más cara que la de los grados, lo que se produce es una reducción del principio de una Universidad Pública que es la igualdad de oportunidades. Por tanto lo primer que considero es que mientras este tema no se solucione, es condición necesaria para reflexionar académicamente sobre la cuestión académica que suscita y que puede aparecer posteriormente. En cuanto a eso, con independencia de los primero, lo que propongo es un procedimiento reglado, no azaroso ni superficial que analice las ventajas y desventajas que tiene el actual modelo en comparación al anterior, y que saquemos conclusiones, y me atrevo a decir a nivel del Sistema Universitario Público Andaluz, un sistema cohesionado, fuerte y homogéneo, que realmente responda a las necesidades formativas de los ciudadanos, no como otros que están a la derecha o del norte no sé de dónde, donde quieren ser los primeros de todo.

Cuando en su programa habla de “Incrementar los acuerdos con instituciones públicas y privadas que repercutan en nuevas formas de financiación” ¿A qué instituciones privadas se refiere?

La formación superior exige un contacto y una conexión con todos los sectores de la sociedad que realmente habitan en el espacio compartido de responsabilidad y respecto a la empleabilidad de las personas, evidentemente es productivo y la parte privada del sector productivo es fundamental. En ese sentido provoco y permito en mi proyecto, decirlo con intensidad que es necesario acercarse al sector productivo y buscar alianzas. Por ejemplo Abengoa, sería un buen espacio para compartir y crear riqueza en la región, y yo espero que Abengoa mejore en las cuestiones como hace la Universidad.

¿Entonces serían acuerdos destinados a mejorar la empleabilidad estudiantil, no en la financiación?

Efectivamente, en realidad la financiación es una cosa compleja porque tiene cauces y caminos indirectos, pero a lo que me refiero fundamentalmente es que para las empresas, en realidad, las capacidades y los resultados que ha producido el sector universitarios no son comparables con ningún otro sector, por tanto las alianzas parten de que un principio fundamental de que consigamos realizar alianzas para hacer una sociedad mejor.

Habla usted en su programa de “dignificar las condiciones laborales, recuperando y defendiendo ante las administraciones públicas los derechos perdidos en estos años” ¿Cómo lo llevaría a cabo?

Lo primero es que vamos a reclamar con claridad es que se suprima toda eliminación de derechos de las personas dadas por los recortes producidos desde 2012.

¿Y respecto al PDI y PAS, más concretamente?

A todos los profesionales de la sociedad española desde 2012 nos han cortados los derechos y las retribuciones, así como un conjunto de espacios de dedicación y de desarrollo que han repercutido negativamente en la sociedad. Como responsable de la universidad me refiero a mis compañeros tanto del PDI como del PAS.

¿Pero en qué se concreta? ¿Plazas, mayo reclamo de la deuda a la Junta o al Ministerio?

Sí, y se lo voy a volver a repetir por si no le ha quedado claro, todos los recortes que ha sufrido la sociedad y en particular el PAS y PDI de mi universidad voy a reclamar uno por uno, seguro sabes a cuales me refiero, uno por uno que nos lo devuelvan. Desde la capacidad retributiva que hemos perdido, hasta los derechos laborales. Castro saluda a la mesa de votaciones tras su elección como rector.

También en su programa se destina espacio a las nuevas infraestructuras (nueva Facultad de Farmacia, nueva Escuela Politécnica, traslado de Filosofía a la Fábrica de Tabacos, la nueva biblioteca Rector Machado y Núñez o la controvertida puesta en marcha del Centro de Transferencia de Resultados de Investigación) todo eso es dinero ¿Cómo plantea su financiación?

Mire, mis propuestas y mi programa está creado desde las sensatez, desde la realidad, desde el estudio detallado de las cuestiones, no desde la superficialidad ni desde grandes ideas que no tiene recorrido. Los problemas fundamentales de los espacios y las instalaciones universitarias es que la US requiere para el inmediato futuro que puede pasar por una financiación sensata, disponible y real de los próximos años del gobierno de la universidad y por tanto del gobierno de las administraciones públicas. Con independencia de las reclamación, que creo que es legítima de todo el sistema universitario, que creo que es legítima de todo el sistema universitario, de la recuperación de un plan plurianual de inversiones en infraestructuras del sistema universitario público andaluz. La Universidad de Sevilla tiene dos cuestiones fundamentales que debe solucionar y paliar en este momento. De una parte se nos debe permitir, por parte de las autoridades, más allá de titulares que hablen de desbloqueos que hablen de cosas que no sabemos que existen, nos deben de permitir que nuestro patrimonio y fundamental el edificio que significa hoy la Escuela Politécnica Superior, sea usada como patrimonio de la US para su venta y por consiguiente para el uso de esa repercusión económica en las construcciones fundamentales que tenemos. Y en segundo lugar un acuerdo fundamental con la Conserjería de Salud y con el Sistema Andaluz de Salud de repercutir en una alianza fundamental donde las cuestiones del campo de las Ciencias de la Salud vean plasmada en realidades concretas el desarrollo que necesitamos. Con esas dos cuestiones, aportaciones fundamentales que son singulares en la Universidad de Sevilla porque se dan unas características y unas singularidades especiales, deberíamos resolver los problemas de infraestructuras que tenemos en estos momentos.

¿Qué le falta a la US para conseguir los objetivos marcados en su programa?

Si te refieres a las infraestructuras lo que le acabo de decir. Aparte, que no se transmita un mensaje a la sociedad basado en que somos mediocres porque no estamos los cien primeros en no sé qué clasificación, porque somos endogámicos, porque no somos responsables, porque no utilizamos los recursos adecuadamente… Nos hace falta mucha más responsabilidad por parte de las autoridades de los distintos gobiernos. Nos hace falta que se muestra la realidad, que se puede demostrar a partir de los resultados objetivos que el sistema universitario español ha hecho en los últimos 30 años. Mire no existe un sistema más eficaz en la sociedad española en este periodo de tiempo de gobierno democrático que el sistema universitario. No lo busque usted en el sistema financiero, se lo he dicho antes, no lo busque en las grandes empresas ni en los grandes espacios productivos, que se suponen iban a modernizarnos, no lo busque usted en otro sitio, porque le catalizador de la modernización de este país ha sido el sistema universitario español, por tanto lo primero que necesitamos es respeto, y lo segundo que nos den las condiciones mínimas y necesarias para que esa realidad que hemos demostrado en 30 años se pueda fructificar y que no sea el mensaje de un titular de unas elecciones. Primero respétennos y segundo dennos las condiciones para que esto, que con lo poco que tenemos hemos transformado la realidad, sea una realidad mucho mayor.

A las universidades se las tacha de endogámicas por promocionar a miembros de la propia institución ¿cuál es su postura ante este hecho?

En parte le he contestado antes. La Universidad de Sevilla es tan endogámica como las empresas. En España, o como en los distintos entornos o partes profesionales que hay en España hemos desarrollado una sociedad con unos principios concretos y en el sistema universitario se desarrolló algo singular que tuvo sus ventajas y claro también sus correspondientes adversidades. Nosotros diseñamos, al político que le correspondió, diseñaron un sistema universitario pegado al terreno, distribuido homogéneamente a lo largo de todo el territorio del Estado y eso con un coste, el mínimo. Por lo tanto ese tipo de desarrollo exige forzosamente una serie de salarios y de condiciones en torno a cada uno de los desarrollos de las distintas plantillas que la movilidad tiene dificultades, pero por el sistema no por lo universitarios. Los mismos universitarios hemos crecido a la luz de los primeros y de los siguientes, planes nacionales de investigación, que han sido un elemento indispensable para entender el sistema universitario y todo lo que le digo como ha ocurrido en los últimos años. Es raro que usted encuentre, como consecuencia del desarrollo de los planes nacionales de investigación en determinados años, personas que pudieran quedarse en el sistema que no hubieran tenido un espacio de movilidad con dos o dos años y medio en el extranjero. En el momento determinado empiezan a producirse una serie de limitaciones económicas que empiezan a reducir las políticas de movilidad y en consecuencia empieza a haber una reducción de esos ejercicios de movilidad que yo por ejemplo realicé y realizaron muchísimos profesores del sistema. Esa es una cuestión que significa movilidad, conocimiento, transversalidad, puesta en escena internacional, lo que no está conectada con la movilidad a la que se refiere la endogamia, es decir, yo soy catedrático de universidad, tengo un grupo de investigación que está compuesto por más de quince personas, en cualquier universidad en las que se refieren en esta crítica, que se producen movimientos de movilidad cuando una Universidad “ficha” a un profesor se lleva al profesor y al equipo, y las infraestructuras. ¿Existe esa posibilidad en el sistema universitario español? ¿La ley y las normas españolas permiten esa realización? Si eso no ocurre ¿de qué estamos hablando? ¿Qué profesor que tiene un proyecto con un grupo humano de quince personas, con una financiación pública o privada puede irse de una universidad a otra en estas coordenadas que son las que tenemos en España? Cuando se habla con frivolidad se falta a la verdad y cuando se falta no se entra en los detalles fundamentales.

¿Considera que el catálogo de enseñanzas de la Universidad de Sevilla está completo?¿apostaría más por una universidad generalista o especializada?

La US tiene 510 años y por tanto si me lo permite es como la Roma del sur de España, y todos los títulos prácticamente que existen están en la Universidad de Sevilla y eso es una responsabilidad tremenda y un orgullo y es una situación que debemos de cuidar y mimar, debe seguir siendo una referencia del sur de España. Miguel Ángel Castro durante la entrevista concedida a Aula Magna.

¿Se deben proteger los títulos de la US frente a otros de otras entidades privadas que también están en la provincia?

Lo que me toca es defender un sistema público de calidad universitario, y defender primero mi universidad y segundo mi universidad conectada con un sistema público universitario regional. En eso voy a trabajar cada uno de los días que me dedique a esta función.

¿Cuál sería su propuesta para asegurar la obtención del B1 de los estudiantes? ¿Está preparado el Instituto de Idiomas para acoger la demanda de los estudiantes?

Lo primero que pediría es recomendar a las autoridades que no hicieran brindis al sol que no vienen a cuento. Uno no puede exigir un sistema de acreditaciones de idiomas en el sistema universitario donde no se hacen formaciones regladas de idiomas. Esto puede quedar como eslogan, pero de eslóganes ya le he hablado antes muy bien, pero no tiene ningún sentido académico. Los profesores somos gente muy seria y no aceptamos cualquier tipo de bromas. No tiene cabida ni responsabilidad del sistema universitario en formación lingüística si es que no van a venir las autoridades a decirme cuantos profesores de enseñanzas de idiomas voy a tener, cuanta financiación voy a tener ni que presupuestos voy a tener. Esto es lo primero que le diría a los responsables de estas ideas, que podría ser otro eslogan más en el que yo no participo. Me parece que la acreditación lingüística, que es fundamental, debe realizarse en el espacio académico donde los estudiantes tuvieran regladas las enseñanzas de idiomas, que es la secundaria. Y lo que yo he señalado en distintos foros públicos es que debe de ser en la prueba de acceso a la Universidad, que por Dios no se pierda, que es el principio fundamental de igualdad de oportunidades y de acceso en igualdad de oportunidades de acceso en el sistema público de Educación Superior. Cuando los estudiantes han estudiado durante muchos años lenguas, donde le deben hacer el examen de acuerdo con el marco europeo el B1, y es ahí cuando deben entrar con la acreditación lingüística. Lo demás son brindis al sol y pasar bandejas envenenadas a otras personas y otras instituciones que nada tienen que ver con ello.

Sobre la entrada a la Universidad se firmó a principio de curso un sistema igualitario para toda Andalucía. La LOMCE posibilita además otra prueba de acceso propia por cada institución ¿Qué postura tiene la US en cuanto a esa otra posible prueba?

Se lo he expresado antes con claridad. No existe un sistema público que garantice la igualdad de oportunidades que ponga distintas pruebas. El riesgo que trae es que determinados sectores por la razón que sea tengan puertas de entrada fáciles. Yo propongo pruebas iguales para todos los ciudadanos para que nos nivelen vengamos de donde vengamos y podamos acceder al mismo sistema. No son las Universidades las que deben elegir a los ciudadanos, son los ciudadanos los que deben hacerlo.

¿Cree suficientes las becas y ayudas propias a investigación que se conceden en la US? ¿Es posible desarrollar una carrera investigadora en la Universidad de Sevilla o hace falta más apoyo a los jóvenes investigadores?

En primer lugar las universidades no deberían ser las que dan becas, como función propia de las mismas. En segundo lugar la US está a la cabeza de en sensibilidad y empleo de sus fondos públicos para ayudar y becas distintas actuaciones de investigaciones y necesidades de distintos tipos. Lo que es fundamental es que creáramos un sistema en el que las personas fueran con elegidas exclusivamente por sus capacidades. Mientras eso no ocurra la US dispondrá de toda la cantidad de su presupuesto que pueda para paliar esa dificultad que existe.

Respecto a la transparencia, plantea en su programa una revisión del portal de la US, además, la Fundación Compromiso y Transparencia hizo un informe que dejaba en mal lugar a la la Universidad de Sevilla ¿a qué cree que se debe esta falta de comunicación y transparencia? ¿Cree que es fácil y accesible obtener los datos de la US? 

Mire en realidad hay dos leyes una nacional y otra autonómica de transparencia que expresan con claridad un conjunto de informaciones que tienen que estar disponible a los ciudadanos en general y a los miembros de la comunidad universitaria en particular. Además incorpora uno elementos adicionales de acceso a la información a partir de los cuales cualquier ciudadanos puede dirigirse a la administración y solicitarlos.

La US ha sido de las primeras en el sistema universitario andaluz en poner en marcha ese portal de transparencia de acuerdo con las leyes, y desde su puesta en marcha que incorpora todos los controles y aspectos particulares de las leyes, todos los aspectos, hemos respondido con eficacia absoluta las preguntas que nos han dicho. Esa es la actuación que la US ha hecho ante a legislación vigente.

Ante la clasificación de la Fundación Compromiso y Transparencia, que le animo a que la analice, yo creo que está bienintencionada. Es interesante porque muchos de ellos participan en actividades de crear portales de transparencia a municipios e incluso a alguna Universidad. Ellos tienen unos criterios que creo son tan aceptables como cualquier otro, pero no los de las leyes, son otros que ellos considera. A partir de esas ideas, que recalco elaboran portales a aquellos que quieran contratarlo, pues ellos elaboran una clasificación de acuerdo si cumplen esos requisitos. Y efectivamente nosotros ahí no estamos bien, porque nosotros cumplimos las leyes no las normas que dice esa Fundación. Yo creo que lo dicen con racionalidad y lo digo con claridad para el proyecto que quiero liderar a partir de las elecciones me parece que la US debe hacer una reflexión más allá de lo que dicen las leyes, no digo yo más allá de lo que dice esa fundación, con sus intereses, pero es otra cosa. Vamos a ir mucho más allá de lo que dicen las leyes, igual que hemos sido los primero en hacer el portal según lo que dicen las leyes vamos a ser los primeros en poner la ley y el acceso a la información que yo como rector y con mi equipo consideramos los más importantes. Y las cosas que digan la fundación Compromiso y Transparencia que sean sensatas a nuestro entender también las incorporaremos. Miguel Ángel Castro durante la entrevista concedida a Aula Magna.

¿Cuál sería la primera medida que tomaría como rector?

Nombrar a mi equipo.

¿Y después?

Aprobar los presupuestos para 2016

¿Y cómo ve esos presupuestos? ¿Van a ser fáciles, la Junta va facilitarlos con la actual deuda que mantiene de 111 millones con la US?

Lo que haga la Junta cuando quede claro cómo va a hacer el reparto… yo en este momento no tengo la capacidad de decir. Lo que sí le puedo decir es que vamos a hacer los mejores presupuestos de acuerdo a las capacidades que tengamos cuando las conozcamos.

Y como rector, ante la Junta de Andalucía ¿va a mantenerse firma en la solicitación del pago de la deuda?

Como rector ante la Junta de Andalucía me expresaré como con usted, como un universitario de base que soy comprometido, y diré las cosas con la claridad que se la estoy diciendo a usted.

Sobre las demandas de sufragio universal ¿qué postura tomaría una vez llegado al Rectorado? ¿Cree que es sufragio añadiría más democracia a la US?

Cuando usted dice sufragio universal se refiere al ponderado, eso es fundamental. En mi programa de gobierno describo con absoluta claridad qué es lo que pretendo hacer y por qué, para cada una de las cosas, y para esta también. Entiendo en primer lugar, desde la reflexión que me ocupa como candidato que soy, que esta cuestión de la elección a rector, no es el principal problema ni uno de los tres principales problemas de la inmensa mayoría de la comunidad universitaria.

¿Y cuáles serían esos tres principales problemas?

Podría decirle diez, pero le voy a decir tres, le digo tres por hacerle una reducción. El gran problema que tiene los miembros de la comunidad de la US cuando hablamos de los estudiantes es ¿qué va a ocurrir con sus títulos y que le va a pasar en el futuro que ya son dos cuestiones. Cuando le hablo del PDI están pensando, los jóvenes cómo van a entrar a hacer una carrera académica y los que ya están aquí si van a seguir y si van a poder desarrollar una carrera académica razonable, de calidad, de primera línea, en la vanguardia de lo que significa la Universidad. Y si le hablo del PAS tienen grandes problemas sobre la estabilidad de la plantilla, sobre los recortes que ha sufrido y sobre lo que significan en un proyecto común, que las normas externas están limitando y cortando. Estas son las grandes dificultades que tienen los ciudadanos que componen la comunidad universitaria, fundamentalmente, y le podré añadir cuatro veces más cuestiones para cada uno de los sectores. Y no estaría el tema de elección al rector.

El segundo lugar, dicho esto, hemos gestionado mal la petición de 124 claustrales acerca del debate sobre esta cuestión, y después una versión matizada y en mi opinión mejorada de la petición por parte de la mayoría del Consejo de Gobierno de la Universidad. Por distintos motivos se ha alargado en el tiempo, y como miembro del equipo de Gobierno que gestionó esto pues tengo mi responsabilidad, lo he expresado en el Consejo, en los distintos foros que he ido, en el claustro, en la presentación de mi programa… y por consiguiente y como consecuencia de lo que hacemos los universitarios que somos gente sencilla y trabajadora, canalizamos las cosas que pasan y tomamos decisiones para el futuro a partir de las cosas que pasan, pues tengo en mi programa un procedimiento para resolver esta realidad que es la mala gestión de la petición de un conjunto de universitarios, de tal modo que mi propuesta en el curso 2015/2016, que ya está iniciado, resolvamos definitivamente o por un largo espacio de tiempo esta cuestión. Y la resolvamos como hacemos los universitarios, con un análisis profundo de las cuestiones, no táctico ni de titulares, entrando en la raíz de los problemas. Y que cada uno en el espacio de debate que corresponde que es el Claustro de la universidad que presente las iniciativas que considere oportunas, y que lo haga en la extensión adecuada para que pueda recibir la confianza de la mayoría de la cámara, de manera que los que quieran sufragio universal, señorita, ponderado, que digan cómo es la ponderación, que lo expresen, porque para llegar a un acuerdo en democracia no existe sistema donde hay determinadas personas que nos explican cómo hay que ser democráticos y qué es lo que tenemos que cambiar para demostrar lo democráticos que somos, y eso no es la democracia. La democracia es un espacio compartido de responsabilidad y por tanto nadie más que nadie, que vengan con ideas concretas acerca del procedimiento. Qué ponderación quieren.

Mire no hay un sufragio de sufragio universal ponderado y otro, existen un montón de sistemas universales ponderados, casi tanto como universidades que lo hacen porque cada ponderación es distinta y de eso entre otras cosas depende para que se llegue al acuerdo. También existe la doble ponderación, en algunas universidades la haya, porque mire, porque hay universitarios que creen que si un sector tiene el n por ciento de la representatividad pero vota el 2%, debe tener menos, porque no han utilizado esa capacidad de representación. Que lo debatan y que lo digan. Y los que quieran el claustro, que digan si lo quieren tener descompasado, que lo digan. Y si no lo quieren descompasado que lo expresen. Y si lo quieren hacer como algunas universidades, por ejemplo de Francia, donde lo primero que se hace antes de disolver el Senado, que es nuestro Claustro, que se habrá un espacio para que se provoque la presentación de las candidaturas y una vez se conocen las candidaturas se disuelve el Claustro, que lo digan, y que cada uno que diga lo que quiera. Si soy rector de la Universidad de Sevilla tenga usted por seguro que no lo voy hacer para dividir a la comunidad ni para crear espacios de discusión que no tiene arreglo, voy a buscar espacios para consensos amplios y eso pasa por un debate duro y completo de las cuestiones, y como consecuencia de ella, cuando se presenten las cuestiones, las que sean se voten, y luego llevaremos a proyectos normativos, como dice nuestra norma, que son tan elegidas democráticamente como las demás, que se cree un Estatuto, se reforme, se devolverá al Claustro y se dará el procedimiento normativo correcto. Y finalmente lo que pido es que aceptemos los resultados sean cuales sean, que ni somos Quebec, ni somos la derecha del norte, Sevilla está a la izquierda del sur.

Todas las Universidades andaluzas están unidas de la mano en casi todos los puntos, y en el caso de la gobernanza Sevilla es distinta. ¿Por qué para algunas cosas sí y en otras como esta cuestión, tan importante al final, va por otro sistema de votación?

Hay muchos motivos, pero te voy a decir unos cuantas. En primer lugar todas las universidades andaluzas no hacemos lo mismo, porque todas no tenemos las mismas ponderaciones, hay quien tiene doble ponderación y hay quien no la tiene en Andalucía. Pero mire hay universidades andaluzas que se rigen por la misma ley que las universidades públicas y no se rigen por sufragio universal ponderado ni por el Claustro, sino que aparece el rector por designación, y eso también está en el sistema universitario público andaluz. Los universitarios somos rigurosos, y más si son comentarios baladí, no cuente usted conmigo para propagandas o un titular. Existen “n” sistemas de elección del rector, y ya que usted me incita le daré alguna información adicional que es disponible. En realidad cuando se cuenta esto, en mi opinión como universitario, yo no tengo ningún problema entre los dos sistemas, yo me presentaría por los dos, y creo en las posibilidades por el esfuerzo, por el trabajo y por las personas que me acompañan, por el programa y por el conocimiento que tengo para ganar por los dos sistemas. Lo que no me encontrará usted nunca es siendo rector de acuerdo con lo que dice el Informe de los expertos del ministro Wert. Ahí no me va a encontrar usted nunca, pero dicho esto para que no tenga usted dudas de que personalmente, como le pregunta usted al candidato, no me preocupa  y como ve no tengo ninguna dificultad en debatir y comentar las cuestiones y los temas. Puerta del Rectorado de la Universidad de Sevilla.

En sus respuesta podría ser considerado un poco antisistema, respecto a no acatar las leyes (como en el caso de la llamada Ley Wert) sin dar soluciones directas ni medidas concretas. 

Lo que hablo es con rigor, y no sé qué es la Ley Wert porque no existe y por lo tanto no sé a qué se refiere.

Lo del B1, la US ante el desmán que se ha producido es la que tiene más medidas de todo el sistema universitario andaluz para ayudar a que ese problema importado lo resolvamos. La US hace gratuitamente la formación del B1 a partir del Instituto de Idiomas, tenemos firmado una resolución rectoral hoy por la que cualquier estudiante de la US que haga un curso y apruebe el B1 en la US le devolvemos el dinero, esto es hacer frente a los problemas reales, esto es hacer frente a los problemas reales, no es ser antisistema. Si me preguntan mi concepción le respondo como universitario, y si me pregunta sobre la gestión le respondo como una persona que trabaja 12 horas las día, que no está jugando a las casitas. Ahora la Ley Wert no existe y no se trata de eso, es una amenaza.

Termino contestando a la pregunta inicial, que este tema de la elección al rector no es uno de los grandes problemas de los miembros de la US, lo hemos gestionado mal y como responsable, si lo pudiera ser si obtengo la mayoría de la confianza de los universitarios de mi universidad, propongo un procedimiento para que en el curso actual esto se cierre, y se cierre con un procedimiento y unas garantías, y se cierre para siempre, no por ser antisistema justo al contrario, para resolverlo de una vez y definitivamente. Y le digo una cosa ultima, se dicen muchas cosas pero algunas no son verdad, no digo las que algunos puedan compartir, le digo sobre los hechos.

La Ley de reforma universitaria fue la primera ley democrática que organizó el sistema universitario, y tuvo una aceptación extraordinariamente generalizada en el sistema universitario. Mire usted en esa ley los órganos unipersonales de gobierno y representación de las universidades, se elegían a través de sus órganos colegiados, esto es lo siguiente: el rector por el Claustro, los decanos o directores de Escuela por las Juntas de Facultad o Juntas de Escuelas y los directores de Departamento por los Consejos de Departamento. Años después y de manera unilateral, con una contestación extraordinaria por parte del sistema universitario un Gobierno, gobernado por un partido, decidió unilateralmente que de estos órganos de Gobierno unipersonales solo uno tenía que ser elegido por el sistema de sufragio universal ponderado. Esto y otras muchas cosas de la ley tuvieron una contestación tremenda en el sistema universitario español. Le ruego que vayan a las hemerotecas. Mire, hay rectores de universidad que dijeron que era la forma más sencilla para rebajarle la autonomía y la independencia a las universidades, porque era una forma de que determinados grupo, de opinión, económicos, políticos… que no eran universitarios iban a conseguir incorporar a sus candidatos, porque de otra manera, desde dentro de la universidad no lo harían nunca, e iban a transformar la independencia universitario en una dependencia a poderes políticos, económicos y de comunicación. Esto está dicho en una oposición frontal y eso fue lo que ocurrió de manera unilateral. Después hubo otro gobierno y otra ley que modificó la anterior y cuando la hubo lo que dijeron es que para este órgano unipersonal, que se había arrebatado. Los hechos son los hechos y las opiniones cada uno tenemos una, pero los hechos son únicos, y eso fue lo que se arrebató y en la LOU lo que apareció fue que en los Claustros, órganos colegiados que tienen esta responsabilidad, eran los que podían revertir esa opinión o no, esa decisión o no, en función de lo que considerasen. Y la Universidad de Sevilla lo hizo, democráticamente y más de 180 personas, que eran claustrales elegidos por nosotros, decidieron que queríamos volver al otro sistema.

Estos son los hechos, lo demás se cuenta como uno desea o como uno quiere pero dicho esto, le repito mi parte inicial de respuesta a lo que usted decía en realidad cada uno de los sistemas, no de estos ni los de Wert, que no hay ley, la propuesta que está guardada en un cajón esperando un día a ser quizás ley, entonces usted me encontrará diciendo que no lo acepto. Pero entre estas dos las dos son democráticas y son legítimas y yo lo que quiero es que mi universidad se expresa con claridad y sin prejuicios, no hay superdemócratas, mire usted, ni en mi universidad ni en ningún sitio. Esto es algo que las personas como yo, que tenemos 50 años y hemos conocido lo que es la transición cuando éramos pequeños hemos aprendido y nadie viene a darnos lecciones de democracia desde ningún sitio, a mi desde luego no, que no vengan. Nadie es más demócrata que no ni menos, y por tanto lo que tenemos que hacer los representantes legítimos de mi universidad es expresar con libertad sin ningún tipo de perjuicio ni ningún tipo de atalaya democrática, cada uno que diga lo que piense y elijamos un sistema y sea cual sea yo me presentaría y creo además que ganaría.


Compartir

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *