Enviar el currículum monitorizando el email


Por desgracia, no es raro enviar cientos y cientos de currículums por email para poder alcanzar esa poca posibilidad de éxito que hay en estos tiempos no tan agraciados. La misma suerte corremos cuando al enviar nuestro currículum recibimos alguna respuesta. Es más, lo extraño es recibirla.

Pocas son las empresas que valoran con respeto la amabilidad y el entusiasmo con los que se presentan los posibles candidatos a un puesto de trabajo, y menos aún son las que tienen establecido un protocolo orientado a gestionar la entrada de esos currículums. Una respuesta, aunque solamente venga formada con palabras de agradecimiento rechazando al candidato, por ejemplo, por no cumplir con los requisitos exigidos para una determinada vacante, dice mucho de una empresa. Y el estudiante lo aprecia.

Pongámonos en situación. Enviamos el currículum, escribimos un texto serio, meticuloso, muy estudiado y… pasan los días, los meses… y los años. Tanto tiempo que ya ni nos acordábamos de adónde lo habíamos enviado. En consecuencia, saltan a la palestra todas las preguntas propias de un estado de desesperación: ¿Habré utilizado la dirección correcta? ¿Llegó? ¿Lo leyeron? ¿Qué habrán pensado? ¿Tan malo es mi perfil que no merezco respuesta alguna? Y así, una tras otras, sin parar.

Mi abuelo decía que no había que preocuparse por nada. Lo que tiene solución la tiene, y lo que no tiene solución ya sabemos de antemano que no la tendrá. Por tanto, ¿por qué preocuparse con un problema que sí la tiene? Veamos algunas posibilidades que podemos aprovechar sin necesidad de ser un experto en informática y que con vistas a la búsqueda de empleo pueden resultar muy ventajosas:

¿Cómo me cercioro si han visto un enlace que he adjuntado en el cuerpo del email?

Desde aquí recomendamos “BITLY”. Es una herramienta muy fácil de utilizar. Simplemente tienes que añadir la dirección web que desees, por ejemplo, la página de un blog o de una Web y “BITLY” lo transformará acortando ese enlace pero manteniendo siempre esa misma vinculación. A continuación, esa nueva dirección que nos reporta será la que debemos utilizar para adjuntarla en el texto del correo. De esa manera, el destinatario, en lugar de hacer click sobre la tradicional dirección de la triple “W”, pulsará en el enlace que esta herramienta nos facilita. Sabremos cuándo y desde dónde han abierto nuestro link.

¿Cómo sé si han abierto mi correo electrónico?

“MailTrack” nos servirá de gran ayuda. Eso sí, su gran aliado es “GMail”, por lo que es conveniente utilizar el gestor de Google por sus otras muchas aplicaciones que se destinan para él. Si utilizas Outlook, la solución es bien sencilla, pues tiene la posibilidad de configurarlo directamente para saber si han abierto un correo que hemos enviado (la famosa confirmación de entrega o de lectura). Sin embargo, “MailTrack” también suple esta función, sabiendo en todo momento cuándo abren nuestro currículum.

Esperamos que estas aplicaciones le sean de utilidad y sigamos manteniendo esta reciprocidad de preguntas-respuestas y viceversa.

José Antonio León Llorente

@vistadpajaro


Compartir

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *