Esteban Ruiz Ballesteros apuesta por “la comunicación entre el gobierno de la universidad y la comunidad académica”

Esteban Ruiz Ballesteros apuesta por “la comunicación entre el gobierno de la universidad y la comunidad académica”


La Universidad Pablo de Olavide ha retomado el proceso de elecciones al Rectorado, paralizado por la pandemia sanitaria. El próximo 12 de noviembres la comunidad universitaria podrá elegir entre el catedrático de Antropología Social, Esteban Ruiz Ballesteros, y el catedrático de Derecho Civil, Francisco Oliva Blázquez, como máximos responsables de la institución.

Ayer jueves 22 de octubre fue la fecha de elegida para el comienzo de los trámites para elegir nuevo rector con la presentación oficial de las candidaturas ante el registro de la UPO. Tal y como ha informado la Comisión Electoral, ya están aprobados los censos definitivos de los distintos sectores en los que se divide la comunidad universitaria, quedando abierto el plazo de presentación de candidaturas hasta el próximo lunes día 26.

Cabe destacar que para esta campaña, la Comisión Electoral ha permitido los actos de ‘precampaña’,  sin que pudieran realizarse difusión de publicidad o propaganda electoral en soportes comerciales o medios de comunicación de cualquier tipo. De esta forma, hasta el 30 de octubre, fecha en la que dará comienzo la campaña electoral, están permitidos actos destinados a presentar las candidaturas o el programa electoral que no incluyan una petición expresa del voto.

Financiación, comunicación y consolidación de los servicios

En el caso de Esteban Ruiz, su interés por la dirección de la Universidad Pablo de Olavide pasa por el fomento de la comunicación entre el gobierno universitario y la comunidad académica. Su candidatura se enmarca bajo el nombre “Activa la UPO”, para la cual ha abierto diferentes canales de comunicación para intercambiar ideas con la comunidad universitaria. Para conocerla más a fondo ha acercado su postura sobre la actualidad universitaria en esta entrevista a Aula Magna, El Periódico Universitario.

¿Cuál ha sido el motivo principal que le ha llevado a presentar su candidatura?

El motivo principal ha sido el punto de inflexión en el que está la universidad con unas circunstancias en las que es necesario reflexionar y plantear una alternativa a su identidad y a su manera de estar ofreciendo el servicio público que está ofreciendo. Todo esto animado y respaldado por un equipo bastante amplio de personas que son de la misma opinión y que constituyen un grupo con deseos de llevar a la UPO por otro camino

El catedrático de Antropología Social Esteban Ruiz Ballesteros

El catedrático de Antropología Social, Esteban Ruiz Ballesteros

¿Por qué no ha dado antes más información sobre su candidatura?

En mi caso lo que hay es respeto a un plazo de presentación de candidaturas al Rectorado, que es el jueves 22. Nosotros estamos haciendo una observación estricta del calendario electoral, es por ello que hasta el jueves 22, en el que se presenta mi candidatura, no he presentado a un equipo, un proyecto de universidad y un programa. Quiero recorrer el camino razonable en virtud al calendario que la comisión electoral ha presentado.

¿Qué puntos clave destacaría de su programa al Rectorado?

Destacaría por encima de todo la necesidad de una comunicación contundente y fluida entre el gobierno de la universidad y la comunidad universitaria. Después añadiría la consolidación de la Pablo de Olavide como una comunidad universitaria en sí misma, una cosa que se ha ido discutiendo en los últimos años.

En cuanto a los estudiantes ¿qué propone para ellos en su programa?

Con respecto a los estudiantes, algo que hemos hablado en múltiples reuniones porque hemos mantenido con ellos muchas reuniones hasta ahora, la clave es ser capaz de desarrollar un marco novedoso y mucho más consistente de comunicación y de relación con ellos. Queremos que realmente puedan participar y que haya un marco de comunicación fluido entre el gobierno universitario y los estudiantes. Lo que puede haber fallado en cierto sentido es la manera en la que el gobierno de la universidad y los estudiantes se han comunicado. Nosotros lo que les ofrecemos es una forma distinta de estar en contacto y de ser capaces de captar su sensibilidad y sus inquietudes y de dar respuesta muchos más ágiles, de ofrecerles otro marco de participación diferente del que se tiene ahora. Yo creo que esta es la razón de porqué hay una crisis de participación y representación.

¿Considera suficiente el dinero destinados por la Junta de Andalucía a la UPO de los Fondos COVID?

Los Fondos del COVID son siempre insuficientes porque la COVID19 ha hecho necesario que la universidad invierta en las medidas de seguridad sanitarias a las que estamos obligados. Ese fondo para la UPO es bienvenido, por supuesto, pero yo nunca puedo decir que son suficientes. En cualquier caso el objetivo tiene que ver fundamentalmente con dos cuestiones: con la sustentación de un sistema complementario a la presencialidad, que tiene que ver con la enseñanza virtual y con el teletrabajo y todo lo que tecnológicamente es necesario para que eso sea necesario; y por otro la implementación de las mejoras de las instalaciones para que las normas de seguridad y sanitarias se cumplan fielmente y tengamos un desarrollo de la actividad académica que garantice la seguridad de estudiantes, de personal de administración y servicios y de profesorado. Entonces en este sentido, indudablemente, el aporte extraordinario tiene que llevar a esas cuestiones: a un desarrollo tecnológico que permita sustentar lo no presencial tanto para el trabajo de administración como para las labores de docencia y para mejorar y hacer consistentes los requerimientos de seguridad en aulas, infraestructuras…

¿Qué opina sobre la financiación por tamaño que distribuye los fondos entre las universidades andaluzas?

La UPO está diseñada para tener un tamaño, un número de profesores, un número de estudiantes y unas infraestructuras que indudablemente son menores a la de otras universidades andaluzas. Eso siempre estará ahí, hay que tenerlo en cuenta y es lógico. En ese sentido hay que tener en cuenta que nuestra  financiación esté vinculada a nuestro tamaño. Sin embargo hay otras cuestiones como la calidad de nuestros servicios que ofrecemos y la calidad de la productividad científica que también estamos ofreciendo, junto a la transferencia tecnológica que hace que la UPO, aun partiendo de un tamaño que indudablemente la sitúa como la universidad más pequeña en Andalucía, pueda sin embargo tener un desempeño muy superior a otras universidades más grandes.

La clave está que considerando el tamaño y el número de profesorado de PAS y de estudiantes que tenemos también se consideren como esos estudiantes tienen un desempeño académico, como ese PAS tiene una serie de tareas y de trabajo en virtud de su cometido y de su servicio y por supuesto, también, como el PDI está desempeñando su docencia con qué calidad y cuáles es su productividad científica. A partir de ahí, la UPO tendría que aspirar a un modelo de financiación que reconociera o se basará no solo en su tamaño sino en el tipo de servicio que está dando a la sociedad y en la calidad de ese servicio, y por ahí reclamando eso y peleado por eso la UPO puede obtener más financiación de la que ha obtenido hasta ahora.

También hay que tener en cuenta que la UPO, precisamente por su trayectoria y su dimensión histórica, necesita todavía una financiación extra para consolidar su campus en cuanto a infraestructuras. A lo que se suma una serie de consideraciones en cuanto a su plantilla del PAS, que todavía no está en la media andaluza en la proporción de PAS y PDI y, por otro lado, tiene una plantilla de profesorado muy joven que tiene unos niveles de promoción en virtud de sus acreditaciones y de su productividad que necesita un tratamiento especial.

En resumen: por un lado de manera estructural la UPO, aunque tenga el tamaño que tiene, puede optar a una financiación mayor; y por otro lado la UPO, por sus circunstancias del momento de creación y funcionamiento, todavía necesita un tipo de apoyo extra para desarrollarse.

La UPO ha presentado buenos resultados en los rankings ¿Qué opina de seguir estos modelos de clasificación?

Los ranking son una forma de medición muy interesante y hay siempre que contextualizarlos. No podemos pensar que abarcan toda la realidad de una manera indiscutible, pero los rankings normalmente van señalando algo. Con esto refuerzo la idea anterior: el tamaño no es impedimento para que la UPO supere en desempeño, calidad y servicios a otras universidades que no solo pueden tener más efectivos sino que pueden tener más financiación. Nuestra idea es que los rankings están ahí, nos interesa medirnos con otras universidades a través de esos ranking, y nosotros vamos a observar lo que los ranking dicen de nosotros no solo por los buenos datos, sino cuando también sean un elemento crítico que nos lleve a reflexionar sobre nuestro desarrollo, con lo cual siempre son un referente muy importante.

¿Considera que la UPO ha realizado una buena gestión de la pandemia?

La pandemia tiene unas circunstancias de una excepcionalidad que no voy a descubrir ahora. Ha afectado de una manera dramática a la sociedad en general, a la administración pública, al mercado y a todas las instancias que uno puede imaginarse del mundo en su conjunto. Lo que sí creo que a hecho muy bien la UPO, a cuenta de su tamaño y sus servicios, así como el desempeño del profesorado, del PAS y de los estudiantes es que hemos sabido reaccionar y responder con una facilidad que difícilmente se podía encontrar en universidades más grandes de nuestro entorno. Eso no puede llevarnos a ser autocomplacientes, aunque en líneas generales puede entenderse que hemos respondido en la medida de nuestras posibilidades al reto que una pandemia de estas características nos enfrenta, sin dejar de lado que lo que está claro es que siempre cabe posibilidad de mejora.

Yo si tuviera que quedarme con algo destacaría dos cosas: destacaría como el PAS y el PDI ha sido capaz de responder de manera casi inmediata para mantener sus servicios a pesar de las condiciones adversas en la que la pandemia nos ha puesto y cómo los estudiantes también han sido capaces de adaptarse a modelos de enseñanza para los cuales no estábamos concienciados, No obstante sí hecho en falta probablemente un mayor desarrollo de la comunicación entre el gobierno de la universidad y el conjunto de la comunidad universitaria, que eso sí ha fallado y en algunas instancias ha provocado cierta desafección y desencanto tanto entre el PDI como el PAS que hubiera querido tener y sentir al gobierno de la universidad más cerca. El gobierno de la universidad ha trabajado, indudablemente, y ha puesto todo de su parte, pero en algunos casos la comunidad universitaria se ha podido sentir un poco huérfana y, en ese sentido, yo creo que hubiera sido bastante más mejorable. Esto tiene que ver con la apuesta más fuerte de nuestro programa, que es acentuar la comunicación y la información entre el gobierno de la universidad y la comunidad universitaria.

Presentación oficial del proyecto

Para conocer más a fondo el proyecto de Esteban Ruiz, el próximo 28 de octubre a las 11:00 el candidato y su equipo realizarán una presentación oficial del proyecto de forma virtual y presencial. 


Compartir