“No se está prestando suficiente atención al impacto psicosocial que está teniendo la pandemia”



La catedrática de Psicología Social de la Universidad de Jaén, Esther López Zafra, reflexiona en esta entrevista sobre el impacto psicosocial que ha generado la pandemia en la sociedad en general, y en el ámbito universitario en particular. Esther López fue nombrada el mes pasado presidente de la Sociedad Científica Española de Psicología, una organización que comenzó su andadura con el objetivo de visibilizar el trabajo desarrollado en este ámbito y promover al sector profesional y académico que trabaja en este campo.

“En 2012 nos dábamos cuenta de que muchos de nuestros colegas tenían mucha presencia a nivel internacional pero no tanto a nivel nacional”, explica la experta sobre los orígenes de esta sociedad. Así, esta Sociedad nació con el objetivo de impulsar la psicología social en España y de promover tanto a su personal académico como profesional para reducir el abundante intrusismo que se da en este ámbito, según indica la catedrática de la UJA.

En relación al impacto que está generando la pandemia a nivel psicosocial, Esther López subraya que la afectación está siendo muy grande. “Han aumentado los problemas asociados a la depresión, la ansiedad, las fobias sociales, la soledad, las relaciones sociales o la conciliación laboral…. Y se debe prestar más atención a todo esto, es algo que precisamente reivindicamos desde la Sociedad”, detalla. En este punto añade que la mejor manera de afrontar esta situación es buscar el apoyo social en relaciones que son positivas. “Hay que reconocer que entornos y qué relaciones son tóxicas y cuáles son positivas”, aclara, con el objetivo de saber en cuales de ellas apoyarse. “El apoyo social es clave”, recalca, ya sea obtenido a partir de relacionas con amigos íntimos, determinados colectivo o con ayuda profesional.

“Somos seres sociales y necesitamos el contacto personal y presencial”

Igualmente, Esther López explica que la mejor forma de afrontar estas situaciones es adoptar una toma de decisiones que sea “adaptativa y productiva” que promueva la resolución de problemas. Así como relacionarse, buscar distracciones físicas, concentrarse y recurrir al humor como vía de desahogo. En referencia  a las relaciones interpersonales, la experta destaca que si bien las nuevas tecnologías pueden ayudar a mitigar el dolor que provoca la falta de contacto, necesitamos ese calor humano y hay muchas partes que las relaciones virtuales no pueden suplir.

Sobrecarga de trabajo e incertidumbre en el ámbito universitario

En el ámbito universitario, la investigadora subraya que la pandemia está generando “una sobrecarga de trabajo que provoca  mucho estrés y desgasta psicológico en el profesorado”. La incertidumbre, por otra parte, “se está convirtiendo en nuestro peor enemigo” y provoca un efecto dominó que afecta a todos los sectores. “Esto es por ejemplo lo que está pasando con la organización de los exámenes de este primer cuatrimestre”, matiza. “Esta continua agonía mal gestionada está haciendo mella”. En este punto, Esther López recalca que con las clases virtuales hay muchos estudiantes a los que les cuesta mantenerse motivados, y a los que le afecta enormemente la falta de presencialidad. “Hay que prestar mucha atención a estos alumnos para que no se pierdan”.

La catedrática de la UJA subraya que, a pesar de todo, con esta experiencia “hemos aprendido mucho, hemos crecido y nos hemos hecho fuertes como colectivo y como institución”. Y concluye la entrevista lanzando un mensaje de positivismo tanto para la comunidad universitaria como para la sociedad en general y que se basa en intentar ver el lado bueno de los cosas, y sacar lo positivo de todo esto en lugar de dejarse hundir por lo negativo.

 


Compartir