Expertos de la UJA desarrollan una aplicación para facilitar la comunicación de personas con autismo


Investigadores del grupo Sistemas Inteligentes de Acceso a la Información (SINAI) de la Universidad de Jaén han diseñado una aplicación para tabletas que facilita el aprendizaje de habilidades comunicativas en personas con problemas en la adquisición del lenguaje.

El sistema, denominado Pictogram, pretende mejorar las capacidades de estudiantes con autismo y trastornos comunicativos severos, supervisados por sus padres y terapeutas. Para ellos la herramienta permite monitorizar los avances de cada usuario y archivarlos para contar con un seguimiento temporal de su actividad.

Pictogram recoge los resultados del proyecto europeo FIRST (A Flexible Interactive Reading Support Tool) donde los expertos de la UJA han participado en el desarrollo de una plataforma web europea para permitir a personas autistas simplificar documentos y así mejorar su déficit en la comprensión.

“Utilizamos una gramática que ya ha sido testada por nuestro grupo en el proyecto FIRST y que funciona de forma parecida a como lo hace nuestro cerebro con ‘carpetas de significado’, esto es, no se muestran al usuario todos los pictogramas, sólo los relativos a aquello a lo que quiere referirse, así, si selecciona el símbolo de comer sólo salen imágenes de comida”, matiza uno de los responsables de la aplicación, Miguel Ángel García.

El problema del doble sentido

Con esta herramienta basada en tecnologías del lenguaje se evitan los dobles sentidos, una de las dificultades de comunicación de los autistas. “Por ejemplo, con la palabra banco, para diferenciar un grupo de peces de una entidad financiera, sólo aparece un icono de la segunda acepción relacionada con la palabra dinero para evitar confusiones”, explica el experto. Otra de las ventajas es la personalización del vocabulario de forma que cada usuario contará en su galería con aquellas palabras que utilice de forma frecuente y no otras. “Se adapta a la capacidad de comprensión de cada uno, ya que las personas con autismo muestran una gran variabilidad en sus habilidades de comunicación”, añade el investigador.

Otra cualidad de Pictogram es que permite que tutores, padres, terapeutas y profesores se comuniquen con el niño del mismo modo que él se comunica con ellos. Así por ejemplo un padre puede usar su propio teléfono móvil para preguntar al niño qué desea comer usando el mismo lenguaje basado en pictogramas definido específicamente para él. Además de las ventajas en la comunicación, Pictogram aporta novedades en el método de aprendizaje, ya que permite monitorizar la evaluación del proceso de adquisición del lenguaje.

Para ello la herramienta integra un sistema de evaluación y creación de ejercicios, de manera que todas las acciones del niño en la tablet las va viendo el terapeuta en tiempo real en su escritorio del ordenador. Así puede modificar el vocabulario que está manejando y hacer un seguimiento de cómo reacciona el alumno, el tiempo que emplea en hacer los test o sus aciertos.

Según apuntan los investigadores de la Universidad de Jaén, es la primera aplicación de este tipo conectada a un panel de control. “En el escritorio del terapeuta aparecen gráficas de rendimiento que se van guardando en la nube, esto resulta útil para comparar comportamientos y analizar si una terapia que ha funcionado con un alumno puede aplicarse a otro, hasta el momento no se pueden acometer estas comparativas, porque no se archivan los datos del historial de cada usuario”, reconoce García.

El objetivo final es que los usuarios lleguen a comunicarse de forma verbal, por eso la aplicación también locuta la frase. La aplicación, aún en fase piloto, verá la luz en breve con su comercialización a través de Yotta, spin off de la Universidad de Jaén.


Compartir

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *