El fin de semana del Fancine cuelga el cartel de completo


El fancine no ha podido empezar mejor. Las taquillas abrían a las 16:30 horas y ya para entonces se sucedían las largas colas para hacerse con algunas de las entradas más codiciadas. Tanto fue así que en ciertos momentos del fin de semana tuvo que abrirse una segunda taquilla para atender al numeroso público. El cine no fue el único incentivo que tuvieron los malagueños que se acercaron hasta la alcazabilla ya que se  produjeron la mayor parte de las actividades paralelas que tiene preparado el festival. Las colas se sucedían de manera continuada.

El viernes las películas más buscadas fueron las dos partes de Kill Bill, que junto a Train to Busan, fueron las primeras pegatinas que los fanáticos del Fancine colocaron en sus pasaportes. Otra de las iniciativas del fancine que promueve que el público acuda a una serie de películas a cambio de regalos.

A lo largo del fin de semana varias películas llenaron por completo las salas de proyección pero el primer aviso de ‘agotadas’ se colgó sobre el cartel anunciador de la película Swiss Army Man en su emisión del viernes. Esa misma noche, dentro del ciclo Monstruos de Universal, Drácula también agotó las localidades disponibles horas antes de que se proyectase. El sábado fue Train to Busan sobre la que se colgó el cartel de localidades agotadas, dejando a muchos interesados sin poder acceder a la sala.

Para todos los públicos
Algunas películas consiguieron colgar el cartel de completo durante el fin de semana.

Además de los cinéfilos habituales los niños tuvieron su momento de protagonismo, tanto el sábado como el domingo. La proyección de la la película japonesa de animación El recuerdo de Marmie que se realizó a medio día sirvió además para que los más pequeños quisieran repetir suerte con La Vida de Calabacín que contó en su sesión vespertina con muchas familias entre el público asistente. El domingo, mientras los niños disfrutaban de la película de animación, algunos adultos daban saltos sobre las butacas o dejaban de mirar a la pantalla en Scare Campaign con cada sobresalto y con cada gota de sangre derramada.

Sin duda el Fancine, con su selección de películas no ha dejado a nadie indiferente y, probablemente, algún espectador no haya podido pegar ojo durante el fin de semana. Otros por fin se enfrentaron a los monstruos clásicos del cine de terror, aunque donde los primeros espectadores se estremecían durante el estreno los asistentes del Fancine se atrevieron a soltar alguna carcajada.

Más allá de las salas

Las bajas temperaturas no fueron un impedimento para disfrutar de las actividades programadas en la calle Alcazabilla. Talleres, ludoteca, conciertos y mucho más se sucedieron en la carpa preparada o en los alrededores del cine. Momento de la representación de Rabia.

Durante toda la mañana del sábado, los integrantes del grupo Mu Teatro y un nutrido grupo de jóvenes voluntarias continuaron con los ensayos de Rabia, espectáculo inspirado en la película Carrie que finalmente fue estrenado poco después de las 13:30 horas con gran éxito entre el numeroso público que formó un gran círculo en torno al escenario montado de espaldas al Teatro Romano. Un montaje muy dinámico que sirvió además como denuncia de los casos de bullying que se dan con demasiada asiduidad en los centros educativos y que sirve de aliciente para la emisión de Carrie prevista para el jueves. Por la tarde, continuaron las actividades, más destinadas a un público juvenil como el concurso Fancine K-Pop, para cerrar la jornada a las actuó el grupo Alfred Larios.

El domingo en el Rectorado se celebró la entrega de premios de la octava edición del Concurso Fancine de Cómics e Ilustraciones. Al término de la entrega de galardones el salón de actos del Rectorado fue el escenario de la tercera entrega del ciclo Asian Mad Doctors. En esta ocasión la película seleccionada fue The Iceman Cometh, producción de Hong Kong, dirigida por Clarence Folk en 1989.

Para aquellos que no quisieron participar de las actividades les quedó al menos maravillarse con la maqueta gigante de un episodio de la Guerra de las Galaxias o fotografiarse montado en la moto jet que se hizo famosa en el episodio de El retorno del Jedi de esta famosa saga de ciencia ficción o junto a un entrañable ET.


Compartir

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *