Fatiga pandémica y estudios ¿cómo afecta el estrés a los exámenes de selectividad?

Fatiga pandémica y estudios ¿cómo afecta el estrés a los exámenes de selectividad?


La semana que viene arrancan los exámenes de selectividad en Madrid. Dentro de dos semanas será el turno de los estudiantes andaluces. Junio, es así el mes donde se llevarán a cabo las Pruebas de Evaluación para el Acceso a la Universidad (PEvAU). Pero esta convocatoria será muy diferente a la de otros años, pues la COVID19 ha dejado su sello en los alumnos y alumnas que deben hacer estos exámenes.

Al estrés y la ansiedad general asociada a los exámenes se suma este año la fatiga pandémica. Pero ¿en qué consiste esta fatiga? La OMS la ha definido como la desmotivación y el cansancio que siente gran parte de la población ante una pandemia tan prolongada. Y los estudiantes, en estas fechas, saben qué es estar cansados.

Para conocer más a fondo las implicaciones psicológicas que conllevan los exámenes de selectividad, desde Aula Magna, El Periódico Universitario hemos hablado con Aitor Álvarez, director del Máster en Neuropsicología y Educación de la UNIR y miembro del grupo de investigación de Neurociencia aplicada al contexto educativo.

Tras un año de pandemia, ¿cómo ha podido afectar esto a los estudiantes que han tenido que prepararse los exámenes en unas condiciones tan particulares?

A pesar de que ya estamos bastante más acostumbrados a la pandemia hay que contar con una cuestión fundamental, que nos afecta a toda la población y sobre todo, a los adolescentes. No solo por la edad, sino por el momento vital en el que les está afectando la fatiga pandémica. Ya todo el mundo está cansado, llega un momento en el que se está saturado de esta situación. Hemos vivido una serie de situaciones personales, de pensamientos, de emociones negativas que, evidentemente, pueden afectar a cualquiera de las tareas a las que debemos enfrentarnos en el día a día, y aquí hablamos ya del examen de acceso a la universidad, que genera mucha ansiedad y mucha preocupación entre los jóvenes. Este año genera aún más, es posible que se sientan más inseguros que otros años.

Aitor Álvarez, director del Máster en Neuropsicología y Educación de la UNIR

Aitor Álvarez, director del Máster en Neuropsicología y Educación de la UNIR

¿Cómo definiría la fatiga pandémica?

La fatiga pandemia la podemos definir como, después de tanto tiempo, la saturación que ya tenemos de la situación de anormalidad que estamos viviendo.

¿Suma esta fatiga pandémica más estrés entre los jóvenes?

Podemos ver esta fatiga en muchos aspectos. El estrés se suma por ejemplo cuando no pueden relacionarse socialmente igual, han podido vivir situaciones de pérdida de amigos o familiares, de confinamiento… no podemos hablar de todos los adolescentes igual, evidentemente cada uno genera de una manera o de otra ese estrés. Pero sobre todo, el tema de las relaciones sociales, el tener las clases de forma distinta, el estar confinado o el propio exceso de información negativa que se ha estado produciendo durante tantos meses. Todo esto se traduce en una situación de estrés y ansiedad en el que no vemos el final de la propia pandemia.

Recomendaciones para preparar el examen y superar esta fatiga pandémica

Hay dos pilares sobre los que tenemos que construir las indicaciones particulares ante la fatiga pandémica. Por un lado, generar confianza en los estudiantes, tiene que saber que si han trabajo durante este año van a poder enfrentarse a la EBAU y, en segundo lugar, motivación. Hay que presentarles la EBAU como algo positivo: es un momento que es el acceso a algo que quieres para tu futuro. Vamos a darle la vuelta, y a pesar de la situación destacar lo positivo: que vamos a poder realizar el examen y tener la oportunidad de entrar en la universidad.

Cómo hacemos para motivar y generar esa confianza

Tenemos algunos aspectos que son fundamentales. Primero, mantener un horario de trabajo diario de estudio, en el que el estudio sea de calidad. Cuando hablamos de calidad me refiero a que no me sirve estar muchas horas estudiando, tomando bebidas energéticas para estar despierto pero al final sin estar atentos. Es mejor menos horas y de mayor calidad sin hacer barbaridades, el cerebro tiene que descansar, procesar la información y el cuerpo tiene que estar descansado. Por tanto: sueño, horario de trabajo y alimentación tienen que ser buenos.

Por otro lado, hay que saber utilizar la tecnología durante el estudio. Es decir, usar la tecnología solo para trabajar, no para el ocio. Cuando estás centrado en el estudio evitar ese “alargamiento de brazo” para ver el móvil. Usar las redes sociales está bien, pero para las horas de estudio no, hay que ser capaces de centrarse. Si no se puede caer en el despiste, que conlleva estar estudiando pero no saber o entender qué has leído, y esto genera más ansiedad aún.

Tampoco podemos olvidar el dedicar tiempo al deporte y al ocio. Son adolescentes ya tardíos, personas que necesitan hacer mucho deporte y pasarlo bien.

Para finalizar también añadiría que, por la propia pandemia, se alejaran un poco de todas las noticias que estamos constantemente viendo. Ellos ya van con una preocupación y escuchar muchas noticias sobre la pandemia un tiempo antes del examen no les va a venir bien, porque puede generar más ansiedad. Es sano y bueno acercarse a las noticias siempre, pero antes de una prueba de este tipo, es mejor hacer una selección y no escuchar nada del virus para centrarse en la propia EBAU.

Los exámenes se celebran durante tres días ¿qué debemos tener en cuenta durante esas jornadas?

Durante los días de exámenes podemos alargar algunas de las recomendaciones ya dadas, como es guardar bien el sueño, tener una buena alimentación y no romper con las rutinas. Pero sobre todo es importante levantarse con tiempo antes de cada examen y desayunar bien, hacer ejercicios de relajación y buscar la estabilidad emocional. Esto último es muy importante, saber gestionar las emociones pues están muy relacionadas con el aprendizaje.

Se puede mejorar esta estabilidad preparando antes todo lo necesario, es decir, antes de irse a dormir tener ya todo lo que se vaya a necesitar al día siguiente y conocer la sede del examen para ir con tiempo. Ya en el examen es necesario leer bien las preguntas antes y aprender a gestionar bien los tiempos.

Ya, después de cada examen es bueno tomarse un tiempo de ocio y descanso. No es bueno salir del examen cansado y ponerse directamente a estudiar.

Nos enfocamos siempre a la EBAU en los estudiantes, pero hay otra parte que también se enfrenta a una situación de estrés: los docentes encargados de corregir los exámenes ¿Hay alguna recomendación concreta para ellos?

Nos centramos siempre en los alumnos como los protagonistas de la EBAU, pero los docentes también forman parte de ella. Y en este punto no solo debemos pensar en los profesores que corrigen la EBAU sino también en aquellos que han preparado a sus alumnos para realizarla y les acompañan esos días. La pauta para ellos es la tranquilidad, aunque ya ellos suelen estar mucho más acostumbrados. Pero no por ello deja de ser una carga de trabajo extra, en unas fechas en las que ya se está muy cansado, después de todo un curso mucho más complejo. Los profesores también tienen que tomarse con un sentido más positivo que otros años esta etapa, con una visión más positiva de estar ayudando a los estudiantes a construir su futuro. Viéndolo desde la positividad se podrán enfrentar mejor. Después de todo lo vivido, a pesar de todas las dificultades, van a poder asumir el reto de volver a volcarse en sus alumnos.

Exámenes de selectividad en Madrid

Los días 7, 8, 9 y 10 de junio se celebra la Evaluación de Acceso a la Universidad 2021 en el Distrito único de Madrid. Las Pruebas de Evaluación del Acceso a la Universidad (PEvAU) se siguen organizado de acuerdo a unos estrictos protocolos sanitarios para proteger la salud de las personas que acudan a los campus universitarios.

En las seis universidades madrileñas se espera examinar a 37.896 estudiantes.

Los resultados de los exámenes se darán a conocer el día 17 de junio de 2021, a partir de las 12h, y el período de reclamación estará abierto los días 18, 21 y hasta las 14:00 horas, del 22 de junio. El protocolo establecido siguiendo las recomendaciones de las autoridades sanitarias obliga a llevar mascarillas en los edificios universitarios a lo largo de toda la prueba. Se dispensarán las mascarillas necesarias y habrá hidrogel en todas las instalaciones.


Compartir