Votar sin presencialidad. Unas elecciones rectorales en tiempos de COVID

Votar sin presencialidad. Unas elecciones rectorales en tiempos de COVID


Durante las últimas semanas hemos vivido en la Pablo de Olavide el proceso electoral que ha elegido al que será próximo rector de nuestra Universidad. Unas elecciones distintas a todas luces por la influencia de la pandemia en las mismas. Hemos podido ver como la mayoría de los actos de ambos candidatos han sido online, y cómo la batalla por los votos más que nunca ha estado en las redes sociales.

Sin embargo, estas elecciones también han tenido cuestiones convencionales, como un debate electoral. El debate fue organizado por el Consejo de Estudiantes y por el Club de Debate. Yo tuve el honor de moderarlo, por lo que me atrevo a valorarlo. Si hay algo que describe este debate fue su pulcritud. Considero que en él, ambos candidatos consiguieron plasmar sus convergencias, pero también sus diferencias, y que ayudaron a elegir su voto a las más de 12000 personas llamadas a la cita electoral. Todo esto sin caer en el insulto o la descalificación. Sin embargo, el debate fue de lo poco convencional que ha tenido estas elecciones.

Si tuviera que destacar algo, sería las limitaciones que se han sufrido a la hora de ejercer el derecho al voto. En una situación de estado de alarma, y con limitaciones de movilidad entre municipios, se han mantenido las elecciones presenciales, incluso cuando después del decreto de la Junta de Andalucía se limitara las clases en la universidad a las prácticas experimentales. Pese a que se pudiera justificar el traslado a la UPO para votar, una parte importante del estudiantado se encontraba a decenas e incluso centenas de kilómetros de la universidad, debido a la falta de presencialidad, lo que ha limitado la participación estudiantil a algo menos del 7,5%. Pese a esto, y aunque se conocía este problema con antelación, la universidad no ha hecho nada por fomentar el voto más allá de recordar el voto por correo. Sin embargo, la solución era bien simple, y fue propuesta por el estudiantado, el voto telemático.

Por Fernando Cárdenas Domínguez
Presidente del Club de Debate de la Universidad Pablo de Olavide


Compartir