Financiación desde abajo


Siempre se ha dicho que los hermanos pequeños son los más beneficiados a la hora de repartir los bienes. Cuando esta aseveración se hace , siempre salta la discordia. Y es que los más jóvenes no suelen estar de acuerdo, más cuando ven que son los “mayores” quienes antes y más reciben de los progenitores. Así parece haberlo vivido la Universidad de Huelva en los últimos días, con la presentación del borrador del ansiado modelo de financiación. Un proyecto que según la propia UHU les deja sin la posibilidad de llevar a cabo sus proyectos, “estancando” su financiación. El conflicto está servido y, como un David contra Goliat, las instituciones más jóvenes se están uniendo para reivindicar sus derechos frente a las mayores. Que parecen no mostrar mucho interés por apoyar a sus compañeras.

Andalucía se caracteriza por ir unida en sus demandas, y debe recordad que si cuando afecta a las grandes acuden las pequeñas, en la inversa hay más motivos para que las “hermanas” mayores no se olviden de las más “débiles”. El modelo de financiación es uno de los pilares sobre los que se asienta la unidad universitaria andaluza, una petición que lleva de la mano a todas las instituciones desde hace ya varios años. Es en este documento donde se reflejaría la distribución económica con previsión para los próximos años, recogiendo cuáles serán las prioridades.
El borrador, que no proyecto definitivo, presentado por la Junta de Andalucía parece dejar de lado la distribución entre alumnos y peso de cada universidad, lo que llevaría a que las instituciones más pequeñas no tuvieran alicientes para atraer a nuevos alumnos.

Al elegir una universidad para realizar los estudios, los futuros graduados tienen en cuenta el reconocimiento de cada institución, y si en algunos casos este es de perfil bajo, con la falta de apoyo por parte de los Gobiernos  se torna aún más llano. Con menos financiación las universidades tendrían que dejar los proyectos que busquen fortalecer los motivos por los que los investigadores y estudiantes las eligen. En el caso de la Universidad de Huelva, uno de los proyectos más importantes en los que viene trabajando es en el equipamiento de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería. La que sería “bandera” de los estudios onubenses quedaría paralizada según la propia institución, lo que finalmente afectaría al resto de estudios, pues una imagen dañada acarrea más problemas que la propia falta de medios.

En múltiples ocasiones hemos podido oír desde las “grandes” universidades andaluzas la poca necesidad que tienen de atraer alumnos, un problema directamente contrario a lo que le sucede a las pequeñas. Todos los andaluces tienen derecho a una formación superior a la que puedan acceder de forma fácil y segura. La proximidad y la calidad de los estudios ofrecidos corresponde tanto a las instituciones como al Gobierno regional, que debe comprender que la defensa de todas repercute en la posterior calidad e imagen de todas. Las más pequeñas necesitan más ayuda, y tienen muy claro que se unirán contra “el padre” si hace falta reivindicar lo suyo.


Compartir

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *