Francisco Giles Pacheco es nombrado doctor Honoris Causa en la UCA

Francisco Giles Pacheco es nombrado doctor Honoris Causa en la UCA


La Universidad de Cádiz ha celebrado recientemente el Acto Solemne de investidura de doctor Honoris Causa de Francisco Giles Pacheco. Ceremonia celebrada en el aula Magna de la Facultad de Filosofía y Letras que estuvo presidida por el rector de la UCA, Francisco Piniella, en compañía de una representación del Claustro Universitario y autoridades académicas, civiles y militares.

Nombramiento que ha sido posible gracias a que el Claustro de la institución gaditana, a propuesta del Consejo de Dirección de la UCA, ratificó el pasado mes de septiembre de 2022 la concesión del grado de doctor Honoris Causa a Francisco Giles Pacheco. Propuesta aprobada por el Consejo de Gobierno en mayo de 2022, según establece el artículo 232 de los Estatutos de la UCA y el artículo 4º del Reglamento que regula el procedimiento para la concesión del grado de doctorado Honoris Causa.

Francisco Giles Pacheco, nuevo Honoris Causa de la UCA

Francisco Giles Pacheco se une al privilegiado elenco de doctores Honoris Causa investidos por esta Universidad que, en sus más de cuatro décadas de constitución, está integrado por 41 relevantes figuras del mundo de la ciencia, la filosofía, la literatura, la política y el arte, tanto hombres como mujeres.

Durante su investidura, en primer lugar, el rector de la UCA ha comentado del nuevo doctor Honoris Causa que ha dedicado su vida al estudio y protección de nuestro patrimonio, “una labor que ha dejado secuela y ha creado escuela”, ya que “el relato de cómo estudiamos y contamos la historia de esta provincia tiene en Francisco Gil Pacheco a un protagonista indiscutible. La palabra gracias se queda corta para reconocer su trabajo de décadas en una cruzada sin cuartel a favor del conocimiento y protección del patrimonio arqueológico provincial”. Su trabajo ha tocado desde la Prehistoria, los asentamientos romanos, visigodos, islámicos hasta llegar a la Edad Moderna.

Francisco Piniella ha recalcado que ha sido un “visionario”, desde una labor de investigación, protección y divulgación “que se extiende por La Janda, Arcos, Cádiz, Sanlúcar de Barrameda, Jerez, Villamartín, la comarca del Campo de Gibraltar o El Puerto de Santa María, siendo aquí incluso el alma mater de la creación de su museo municipal”. Ha puesto en valor que “es un ejemplo de vida con propósito. Todo lo que ha hecho le ha trascendido”.

El catedrático de Prehistoria de la Universidad de Cádiz, José Ramos, como padrino del doctor Honoris Causa ha leído su laudatio, donde ha desglosado sus méritos y trayectoria en la Arqueología y Prehistoria, siendo desde su llegada a la provincia de Cádiz – en el año 75 – un aliado y colaborador de la Universidad de Cádiz, en trabajos de prospección en el río Guadalete, en excavación en el dolmen de Alberite y en las cuevas de Gibraltar, o desde su estratégico gestión como director del Museo Municipal de El Puerto de Santa María durante más de tres décadas. Previamente, el profesor Ramos ha explicado que completó sus estudios universitarios entre las universidades Complutense y Autónoma de Madrid y desarrolló “una dilatada experiencia internacional en excavaciones en España, Egipto, Sudán, Mauritania y Sáhara Occidental”.

Su padrino ha recordado que a su constante labor y participación en trabajos de campo se debe la identificación de numerosos yacimientos y de restos materiales, que han sido depositados en diferentes museos provinciales tras su estudio. Entre ellos, sus campañas de excavaciones (entre 1978 y 1982) en Cueva de Higueral de Valleja en el término municipal de Arcos de la Frontera, que “marcaron un nuevo hito en el impulso de los estudios paleolíticos en Cádiz” y que luego sirvieron como documentación y tema referente para el desarrollo de trabajos de licenciatura para el alumnado de la Universidad de Cádiz.

Asimismo, como propulsor de la creación del museo municipal portuense en los años 80, realizó la Carta Arqueológica de El Puerto de Santa María, desarrollando “numerosas prospecciones y excavaciones en la campiña de El Puerto y estudios para el salvamento de la sierra de San Cristóbal, para evitar que el trazado de la autovía afectara a los restos arqueológicos e históricos
allí documentados”.

En el campo investigador y divulgativo, el catedrático de la UCA ha destacado la organización de las Jornadas Arqueológicas del Museo Municipal, donde llevó a cabo 20 convocatorias con la participación de los mejores especialistas sobre industria lítica, evolución humana y paleoecología del ámbito nacional e internacional.

A lo largo de su trayectoria profesional, ha concluido, que son muchos los proyectos relevantes, como que Francisco Giles fue el descubridor del primer grabado neandertal en la Cueva de Gorham, con cronología de 39.000 años, atribuido a poblaciones neandertales, cuyo complejo fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 2016. Unos estudios que pueden consultarse en publicaciones de elevado alcance internacional en las principales revistas de Arqueología prehistórica, así como en libros, capítulos y contribuciones a congresos.

El protagonista

Francisco Giles ha declarado sentirse “honrado y agradecido” por recibir la máxima distinción académica de la Universidad de Cádiz, que ha compartido con unas palabras de agradecimiento para su familia, amistades, compañeros y colegas y asociaciones profesionales y entidades museísticas de la provincia. Una satisfacción en común con personas e instituciones que tienen sus mismos intereses: “la defensa del patrimonio histórico y arqueológico de nuestra tierra”.

Sus más de 50 años de vida profesional comenzaron cuando “en Toledo siendo estudiante de bachillerato aficionado a coleccionar minerales y fósiles en las graveras y areneros en los alrededores de la vega del río Tajo… tuve la sorpresa de encontrarme en una de estas graveras fluviales en explotación, un yacimiento con guijarros tallados”, que posteriormente fue declarado por la Dirección General Educación y Ciencias sitio de interés cultural pasando a propiedad del Estado para su investigación. Un largo recorrido, que ha relatado en diferentes “aventuras”, arqueológica o museográfica, en la que ha tenido la oportunidad de formar parte de equipos científicos provinciales, regionales, nacionales e internacionales de diferentes disciplinas y desempeñando todas las funciones desde estudiante en prácticas hasta director de investigación.

En este camino, siempre ha estado acompañado de investigadores y alumnado universitarios de Madrid, Sevilla, Galicia, UNED, África, Gibraltar y de Cádiz y de centros científicos (CSIC) y museísticos con el objetivo de seguir “extendiendo y progresando en la conservación y conocimiento de nuestro Patrimonio histórico” y teniendo presente formar “una autentica escuela de formación experimental de jóvenes investigadores y arqueólogos profesionales”.


Compartir