Paco Oliva: “nadie puede quedarse atrás por causa de la pandemia”

Paco Oliva: “nadie puede quedarse atrás por causa de la pandemia”


El próximo 12 de noviembre la Universidad Pablo de Olavide elegirá nuevo rector. A los comicios, retrasados por la pandemia de la COVID19, se presentan dos candidatos de reconocida trayectoria en la UPO, por un lado el catedrático de Antropología Social, Esteban Ruiz Ballesteros, y  por otro el catedrático de Derecho Civil, Francisco Oliva. La campaña de elecciones, que se iniciará a partir del 30 de octubre hasta un día antes de las votaciones, cuenta con un periodo previo en el que los candidatos pueden hacer actos de “precampaña”, para ir dando a conocer sus programas y propuestas para el futuro de la UPO.

Desde Aula Magna, el Periódico Universitario, hemos hablado con Francisco Oliva para conocer más a fondo algunas de sus ideas y proyectos para el Gobierno universitario. Francisco, Paco para todos sus compañeros, plantea un futuro basado en tres pilares: sostenibilidad, solidaridad y digitalización, un modelo de universidad adaptado a los nuevos tiempos, ante los cuáles destaca la importancia de “asumir los retos y oportunidad que traen consigo esta crisis”. Como se viene repitiendo desde hace tiempo, una crisis puede ser sinónimo de cambio, siempre y cuando los implicados la tomen como tal y muestren la suficiente iniciativa para afrontar los retos que vengan.

¿Cuál ha sido el motivo principal que le ha llevado a presentar su candidatura al Rectorado de la UPO?

Fundamentalmente la ilusión de poder realizar un salto de calidad en la UPO. Es decir, la ilusión de hacer un  proyecto de universidad nueva, transformadora, innovadora y una universidad en definitiva que sea capaz de afrontar en las mejores condiciones la sociedad postCOVID. Yo diría fundamentalmente eso, un deseo de participar en el salto de calidad que la UPO tiene que realizar en estos momentos.

El Gobierno de la UPO ha recibido bastantes críticas por su falta de accesibilidad durante la pandemia ¿qué opinión le merece?

Lo que sí le puedo decir es que nosotros tenemos un proyectos de universidad abierta, con gobernanza abierta y transparencia ante todo. Eso implica que nosotros apostamos por un sistema de cogobernanza en el que todo el mundo se implique, de máxima transparencia en la toma de decisiones, apostando por la desburocratización y, en definitiva, una universidad completamente abierta, accesible y amable. Este es nuestro proyectos y con esto nos presentamos.

¿Cuál o cuáles considera que son los proyectos más urgentes a los que se enfrenta la UPO?

Uno de los principales retos y objetivos es la financiación de la Universidad. Hay que mejorar la financiación de la UPO y sobre todo, más que mejorarla, yo diría adaptarla a la idiosincrasia de la UPO. Somos una universidad pequeña que tiene una serie de retos estructurales sobre todo en relación a la plantilla.

El primer reto es conseguir que se tenga en cuenta la singularidad de la UPO en el sistema de financiación andaluz y que esto sirva para solventar algunos déficits de la universidad en materia de personal, en infraestructuras. Esto es un reto muy importante que nos permitiría avanzar en otras muchas cuestiones a las que se enfrenta nuestra universidad

Equipo de Gobierno de Francisco Oliva

Equipo de la candidatura de Francisco Oliva

Respecto a estos retos ¿cómo va a desarrollar sus propuestas? ¿cómo se va a llevar a cabo con el actual sistema de financiación?

La idea es ante todo, y así aparece en algunos borradores, que el propio sistema de financiación tenga en cuenta los déficit estructurales de la universidad. En nuestro caso, evidentemente, está claramente especificado que tenemos problemas en personal para cumplir los criterios que señalan las leyes de universidad. Esto se da tanto en profesorado como en la tasa media de PAS, que no llegamos a la media del resto de universidades. Hay que luchar porque sea un sistema más justo que tenga en cuenta una serie de medidas para superar los déficit estructurales, no solo de la Olavide sino de todas las demás instituciones universitarias. Hay que singularizar la situación y que, por lo tanto, el sistema de financiación público de Andalucía tenga en cuenta la singularidades para hacer el sistema más justo posible.

¿Considera más eficaz un modelo de financiación más enfocado a los servicios y calidad que al tamaño de la universidad?

Efectivamente. Creo en ese modelo porque no solo es importante el número de alumnos y el tamaño, hay que tener en cuenta todas las condiciones, entre ellas los servicios, la calidad y la transferencia de la tecnología y, por supuesto, insisto una vez más en los déficits estructurales. En algunos de los borradores que yo he visto aparece un porcentaje de la financiación para superar y nivelar las universidad en déficits estructurales. Tenemos que ir al sistema de financiación más completo posible en el cual se tengan en cuenta todas las variables posibles para hacer el sistema más justo.

La Universidad Pablo de Olavide ha recibido 4.66 millones de euros del Fondo COVID ¿los considera suficientes?

Desde luego hace falta inversión en la universidad en estos momentos más que nunca. Estamos muy lejos de tener una situación apropiada y, por lo tanto, hace falta tener dinero. El dinero siempre es insuficiente para afrontar los retos sociales para que nadie se quede atrás, esto es muy importante tenerlo en cuenta. En nuestro programa tenemos numerosas propuestas para conseguir la adaptación digital de la universidad. Es decir, la adaptación de las aulas, modernizar el sistema de formación del profesorado, modernizar las wifi… a lo que sumamos lo más importante: crear un fondo social de apoyo para todas las personas que están sufriendo la crisis económica y social derivada de la pandemia. Esto es fundamental, debería emplearse con urgencia este dinero para responder a los grandes retos, sobre todos los más urgentes, que como insisto es la transformación digital de la universidad y dar sostén y apoyar a aquellas personas que lo están pasando mal y que en estos momentos la universidad tiene que ser más solidaria: nadie puede quedarse a atrás por causa de la pandemia.

“Los estudiantes tienen que tener las ideas muy claras de cómo va a ser el sistema docente”

En su experiencia como universitario y como candidato al Rectorado ¿considera que el trabajo de la UPO durante la pandemia ha sido efectivo?

La situación ha sido muy complicada porque es una situación inédita en la historia reciente de la universidad. Por lo tanto yo destacaría dos cosas: hay que poner en valor el hecho de que la universidad haya sido capaz el año pasado, en general todas las universidades, de concluir un curso 100% online en el cual nadie perdiera el curso. A partir de aquí lo que hay que empeñarse, y es algo en lo que voy a trabajar, es en dar mucha seguridad jurídica y certidumbre a los estudiantes. Esto es lo fundamental. Los estudiantes tienen que tener las ideas muy claras de cómo va a ser el sistema docente. Ahora mismo la presencialidad no es posible, y es un sistema que por las propias normas que están rigiendo no lo va a ser. Por ello hay que ir a un sistema dual o semipresencial en el que los estudiantes desde un principio tengan muy claras cuáles van a ser las reglas para adecuar sus estudios, su formación e incluso su vida a la realidad de la pandemia. Esa es la principal preocupación ahora mismo, dotar a los estudiantes de la máxima seguridad jurídica, certidumbre y que sepan cual es el escenario docente de la pandemia en estos momentos.

La Universidad Pablo de Olavide ha conseguido importantes posiciones en diferentes rankings ¿plantea incentivar la presencia de la UPO en las diferentes clasificaciones nacionales e internacionales?

Lo importante es hacer las cosas bien ante todo y lo demás viene solo. Si se entiende que es muy importante proteger en todo momento, dirigir y hacer todo lo posible para que los estudiantes sigan su recorrido, pues esto va a llevar a que en los ranking de rendimientos salgamos muy bien. Igualmente si nos ocupamos de incentivar los campos de investigación de la universidad y en apoyar a las tesis doctorales, en definitiva, hacer todo lo posible, pues saldremos muy bien en los rankings de investigación. Nuestra preocupación tiene que ser ante todo cumplir con las grandes finalidades de la universidad, que son dar una docencia de calidad y aportar una investigación que sea realmente productiva y que sea una investigación de calidad para la sociedad. Eso es lo que nos llevará a salir en los rankings.

“Los estudiantes tienen que tener las ideas muy claras de cómo va a ser el sistema docente”

En su programa ¿qué destacaría para incentivar la participación estudiantil?

Hay muchos puntos para ello, de hecho tenemos un apartado del programa que es completo para los estudiantes con alrededor de 30 medidas concretas. Una de las cosas más destacadas es la extensión de la gobernanza a los estudiantes. Queremos crear un foro permanente con los estudiantes donde se reúnan con el rector de forma mensual, con presencia del rector para analizar todos los problemas que afectan al estudiantado y mejorar el diálogos y el conocimiento de los problemas diarios. Por otro lado queremos crear una Oficina de Atención Integral al Estudiantado, que sea un gran centro en el cual cualquier estudiante que tenga cualquier tipo de dudas sobre cualquier tema que afecte a su vida como estudiante pueda acudir para recibir una orientación inmediata. Esto es muy importante para garantizar el máximo bienestar del estudiantado que para nosotros es algo esencial en la vida de la universidad.

En  la presentación de su candidatura señaló la importancia de “romper los techos de cristal de esta universidad” ¿a qué se refiere con ello?

A que tenemos un equipo paritario. Pero lo más importante es que por primera vez una serie de puestos que siempre se han ocupado por hombres en la universidad serían ocupados por mujeres. Me refiero concretamente a las áreas de investigación, profesorado y secretaria general. Vamos a presentar a tres mujeres que por primera vez van a asumir esas competencias. Esto es romper los techos de cristal, no solo hacer un equipo partidario sino que en este equipo las mujeres asumen nuevas competencias. Además, entre las medidas que recogemos está la creación en la Universidad Pablo de Olavide del cargo de Delegada del Rector para la Igualdad. Esta figura quiero dotarla de la máxima relevancia, por eso se le nombra como “delegada del rector” y va a ser una persona que se va a encargar de hacer una política transversal de igualdad en toda la universidad, será el centro en el cual pivotarán todas las políticas de igualdad en todas las áreas, y obviamente será ocupada por una mujer.

Finalmente querría destacar la idea de hacer un campus sostenible, solidario y digital, estas tres patas esenciales de nuestro programa de cambio de la UPO para una universidad nueva en definitiva. Estamos en un momento importante de cambio en el que precisamente los nuevos modelos de economía van por ahí, por la digitalización, la sostenibilidad, la igualdad… Basta con ver el programa de rescate de la Unión Europea y por eso vamos nosotros también en esa línea. Es un gran reto que vamos a asumir con un proyecto y unas ideas muy claras.

“Romper los techos de cristal no solo es hacer un equipo partidario, sino que en este equipo las mujeres asumen nuevas competencias”

Por último, querríamos pedirle un mensaje a la comunidad universitaria en estos momentos de incertidumbre por la pandemia

En primer lugar, lo que lanzaría a toda la comunidad universitaria entera es un mensaje de agradecimiento por todo el trabajo que se lleva haciendo sin parar durante todo este tiempo. Es muy importante porque no nos paramos a dar las gracias al personal de administración y servicios, al profesorado y a los investigadores, que se han reciclado completamente para asumir una situación inédita. En segundo lugar, lo que realmente es importante es que sepamos afrontar bien la pandemia durante esta segunda ola, asumiendo que es una gran oportunidad de cambio, lo que tenemos que asumir es que en estos momentos estamos en una situación de crisis y que, como cada crisis, tenemos una oportunidad de cambio. Lo que tenemos que hacer es aprovechar bien este cambio para hacer una transformación digital que nos haga una universidad más completa y competitiva, que mejore en docencia, investigación y en todas las áreas.


Compartir