García Galindo imparte la Lección Inaugural por derecho


El vicerrector de Política Institucional, José Antonio García Galindo, fue el encargado de impartir la Lección Inaugural de la Apertura Académica de la Universidad de Málaga (UMA) este año tras la renuncia del catedrático Miguel de Aguilera Moyano. Con lo que el tercer catedrático de Comunicación más longevo volvió a situar, por derecho, a los estudios de periodismo sobre el entarimado de una ceremonia descolorida 21 años más tarde. “Se ha cumplido el orden rigurosamente y era mi turno por ser el tercer catedrático de la facultad elegida y no tiene nada que ver mi cargo de vicerrector”, afirmó el catedrático.

La elección de García Galindo para ofrecer la primera lección del curso 2016/17 respondió al protocolo universitario. “Hacía 21 años que el profesor Bernador Díaz Nosty impartió la primera conferencia inaugural de nuestra facultad, que apenas contaba con cuatro años de vida”, señaló el vicerrector, quién insistió en que “es lógico que pasara todo este tiempo porque tienen que rotar todas las facultades. Y era una oportunidad porque 21 años más tarde la facultad no es la misma, se ha consolidado dentro y fuera, no solo de Andalucía, sino de España, porque han pasado por ella numerosos investigadores, profesores, promociones o proyectos”.

Bajo el título ‘Periodismo e intelectuales en el tránsito de la sociedad de masas a la sociedad de la información’, García Galindo hizo un repaso a la historia del periodismo en el siglo XX y su relación con las élites intelectuales y políticas. “Para mí era un orgullo representar a la facultad y a los estudios de comunicación en este acto; y volver a hablar de periodismo que era lo que a mí me parecía importante; sobre todo que tenemos que sentirnos muy orgullosos de nuestros estudios universitarios: de que el periodismo y las Ciencias de la Comunicación, en general, sean una carrera universitaria“, expuso el catedrático que hizo hincapié en que “ha sido una manera de visualizar la importancia que tiene en la universidad los estudios de comunicación y que hay que seguir hablando de periodismo frente a los que consideran que son enseñanzas más técnicas, que no tenían por qué estar en la universidad”.

En este sentido, el profesor de la UMA especificó que “la formación universitaria, aunque no sea la única que un profesional vaya a recibir a lo largo de su carrera, es fundamental para dignificar la profesión, incluso para darle sentido”. “Las profesiones existen porque tienen investigación detrás, hay un corpus de estudios académicos, sino estaríamos hablando de otra cosa, un oficio. Aunque también considero que hay una parte de técnica y de oficio dentro de la profesión”, dijo.

En cuanto a la transferencia de resultados de las investigaciones en el ámbito de la Facultad de Ciencias de la Comunicación a la empresa, García Galindo lo describió como “un reto de la universidad en su conjunto y no es que le falle a la facultad“. “Hemos avanzado mucho en los últimos años y la relación de la UMA con el tejido productivo es cada vez mayor; el problema es que hemos pasado una crisis lamentable que ha trastocado todo eso por falta de financiación”, explicó el vicerrector que, en su opinión, “estamos en esa línea, todo tiene que continuar en esa dirección evidentemente y seguir incentivando que los resultados lleguen”.

El catedrático también hizo referencia a la mentalidad emprendedora en el área de las Ciencias de la Comunicación: “esto es un atavismo y está cambiando. La gente cada vez más se da cuenta de que incluso hay que hacer una investigación aplicada y la investigación teórica es la base de la investigación aplicada”. “Quizá tendríamos que incentivar más esa dimensión puesto que no creo que sea solo una cuestión de los investigadores y la universidad, también de las empresas“, puntualizó García Galindo, quien aseguró que “el divorcio entre la UMA y las empresas se está rompiendo; hay que establecer un diálogo permanente y extender puentes”.

Según el responsable de Política Institucional de la UMA, “ha habido una crisis económica profunda que ha afectado a empresas de todos los sectores, sumada a una transformación tecnológica, por lo que hay que saber cómo conjugar esto que ha afectado mucho a las plantillas y a la precariedad de los profesionales“. “Esto se tiene que acabar porque los profesionales de las Ciencias de la Comunicación son fundamentales en el actual modelo de sociedad”, aseveró García Galindo, quien subrayó que “son profesiones de futuro ya que son estos perfiles quienes deben gestionar la comunicación; supervisar y tutelar todos esos flujos de información que hay a través de las tecnologías”.

Asimismo, “esto no se va a acabar pero es un nicho que ambicionan otros colectivos, ese es el problema”, indicó García Galindo. “Y la universidad y la profesión deben posicionarse ante esos intentos. Nuestro espacio, no en sentido gremialista, tiene que ser preservado, igual que los médicos o arquitectos. Además, como profesiones especializadas y diferentes de otras”, finalizó.


Compartir

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *