Investigación de la UGR ayuda en la lucha contra el cáncer colorrectal

Investigación de la UGR ayuda en la lucha contra el cáncer colorrectal


El científico del Centro de Investigación Biomédica Marco Fuel Herrera de la Universidad de Granada encabeza una investigación que ha demostrado las propiedades antioxidantes y antiproliferativas contra el cáncer colorrectal de tres tipos de plantas: la chirimoya –muy habitual en la Costa Tropical de Granada–, la moringa y la mashua.

El estudio está realizado en el grupo de investigación que dirige José Carlos Prados Salazar, catedrático del Departamento de Anatomía y Embriología Humana.


Fuel Herrera, de origen ecuatoriano, obtuvo las semillas de estas especies en Ecuador, donde son comunes, y las cultivó en los laboratorios de la UGR para realizar la investigación. Los análisis se iniciaron con la extracción de los compuestos importantes de las plantas gracias al uso de etanol. El estudio ha evaluado la capacidad de inhibición del crecimiento y de proliferación de las células tumorales antioxidantes en líneas celulares de cáncer colorrectal, también la capacidad de prevenir daños en las células normales (no cancerosas).

La investigación demuestra que los compuestos beneficiosos que son parte de la chirimoya, la moringa y la mashua son capaces de eliminar, a dosis bajas y en cultivo celular, hasta el 50% de las células cancerígenas. Además, dichos compuestos potencian la actividad del fármaco 5-fluorouracilo, que es el más empleado en la actualidad contra el cáncer colorrectal.

“La medicina tradicional es altamente utilizada en Ecuador por su valor cultural y por los beneficios que puede brindar, pero aún se desconocen los mecanismos con los que actúan los diferentes compuestos de las plantas”, explica el investigador de la UGR Marco Fuel. Por este motivo, el estudio se ha realizado con dos semillas y un tubérculo de plantas que son ampliamente cultivadas en tierras ecuatorianas.

Este tipo de investigaciones pretenden dilucidar incógnitas relacionadas con las propiedades beneficiosas que tienen muchas plantas, cuyo consumo es persistente y elevado entre la población. “A futuro, el trabajo realizado en la UGR incentiva el desarrollo de investigaciones ‘in vivo’ y de estudios clínicos que podrían presentar resultados sorprendentes y convertirse en nuevas opciones terapéuticas que empleen las propiedades beneficiosas de estas especies”, concluye Marco Fuel Herrera.

Por la contribución de los resultados en el campo de la salud y la biomedicina, el estudio ha sido publicado en la revista internacional Biomedicine & Pharmacotherapy.


Compartir