El ejercicio físico regular reduce el riesgo de contraer COVID y aumenta la eficacia de la vacuna

El ejercicio físico regular reduce el riesgo de contraer COVID y aumenta la eficacia de la vacuna


La actividad física regular disminuye el riesgo de morir por enfermedades infecciosas como el COVID-19 en un 37%, reduce la posibilidad de contraer el virus en un 31% y puede aumentar la eficacia de las vacunas hasta en un 40%. Estos son algunos de los resultados de un trabajo de investigación internacional en el que colabora el investigador de la Universidad de Cádiz, David Jiménez Pavón, y que han sido publicados en la revista Sports Medicine.

Los científicos han realizado una revisión sistemática a gran escala de cerca de 17.000 estudios epidemiológicos de todo el mundo, publicados entre 1980 y2020. En esta revisión han intervenido inmunólogos y epidemiólogos del University College London (UCL) y la Universidad de Gante (UGent) en Bélgica, además del ya mencionado David Jiménez, y un consultor de Salud Pública del NHS Lanarkshire (NHSL). La investigación confirma que 30 minutos de actividad cinco días a la semana o 150 minutos a la semana que le hagan perder ligeramente el aliento, como caminar, correr, montar en bicicleta y hacer ejercicios de fortalecimiento, pueden tener un gran impacto en la inmunidad a enfermedades infecciosas como la COVID-19.

“Deben emprenderse campañas para informar al público del beneficio de la actividad física en la lucha contra la pandemia”

Según el estudio, esta actividad física puede suponer “una disminución del 31% del riesgo de padecer enfermedades infecciosas como el COVID-19, una disminución del 37% del riesgo de muerte como consecuencia de enfermedades infecciosas como el COVID-19 y un aumento de la eficacia de la vacunación contra enfermedades víricas como el COVID-19”. Desde este equipo multidisciplinar se recalca que la actividad física refuerza la primera línea de defensa del sistema inmunitario humano y una mayor concentración de células inmunitarias.

 Los investigadores insisten en que este trabajo es enormemente significativo y podría ayudar a reducir el número de personas que contraen el COVID-19 y mueren a causa de él. “Es la primera investigación que demuestra que la actividad física regular protege contra las enfermedades infecciosas”, detallan. De igual forma, “también hemos comprobado que si se añade actividad física al programa de vacunación, aumenta la potencia de la misma”, añaden. De esta manera se recomienda un programa de actividad física de 12 semanas antes de la vacunación, algo que, según indican, podría dar lugar a una inmunización entre un 20% y un 40% más eficaz.


Compartir