La fauna marina, un poderoso aliado para mitigar los efectos del cambio climático

La fauna marina, un poderoso aliado para mitigar los efectos del cambio climático


Investigadores de la Universidad de Cádiz ponen en valor el papel que juega la fauna marina para mitigar los efectos del cambio climático. Los científicos han descubierto que la biomasa generada por la fauna marina en el océano profundo es mucho mayor de la que se estimaba hasta ahora, y que pueden desempeñar un importante papel en la mitigación de los efectos del calentamiento. Este hallazgo ha sido publicado en la célebre revista Nature Communications. Y la investigación ha estado coordinada por los profesores de la UCA Juan Ignacio González, Fidel Echevarría y Andrés Cózar.

No todo el carbono orgánico producido por la fotosíntesis (a partir de CO2) en las capas iluminadas del océano llega a ser consumido por los organismos que pueblan esta zona, se sabe que una mínima parte sedimenta hasta la llamada zona mesopelágica (entre 200 y 1000 metros de profundidad) donde podría permanecer durante décadas, y otra aún menor podría alcanzar el océano profundo (por debajo de 1000 metros de profundidad) donde permanecería durante cientos de años”, explican estos expertos.

No obstante, añaden, “algunos se alimentan por la noche en capas más someras y durante el día migran en vertical para refugiarse en capas más profundas, donde respiran y excretan la ingesta, promoviendo el denominado flujo activo”. De esta manera el carbono orgánico pasa en escasas horas desde la superficie hasta profundidades de 600-1000 m. Así, como resultado de este trabajo los investigadores han demostrado que “la abundancia de estos organismos migradores es mucho mayor de lo que se pensaba, lo cual implica un importante transporte de carbono hacia el océano profundo, algo que hasta ahora no era prácticamente considerado.

“El descubrimiento del papel que juega la fauna migrante para transportar el carbono atmosférico, abre la vía a reconsiderar la importancia de esta fauna marina en el secuestro de carbono y por tanto a paliar los efectos del cambio climático”, subrayan los responsables del estudio. El grupo de investigación que ha realizado este hallazgo está compuesto por los mencionados profesores del departamento de Biología de la UCA, así como por investigadores de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, la Universidad de Hamburgo, el Instituto Español de Oceanografía, el AZTI, el Instituto de Ciencias del Mar-CSIC, la Universidad de Oviedo, y la King Abdullah University of Science and Technology.

 


Compartir