Investigadores de la US identifican y evalúan a delfines heridos en la bahía de Algeciras

Investigadores de la US identifican y evalúan a delfines heridos en la bahía de Algeciras


El Laboratorio de Biología Marina de la Universidad de Sevilla ha realizado un estudio para identificar delfines comunes heridos en las costas de Algeciras. Los investigadores han seguido el proceso de curación de cinco delfines que presentaban heridas externas frescas de diferentes fuentes. En la mayoría de ellos los procesos de cicatrización de sus heridas duraron de 3 a 21 semanas y, según el estudio, sólo uno se sugiere que murió. Los expertos destacan que el delfín común está considerado en peligro crítico de extinción en Andalucía y de ahí su importancia de conservación.

“La bahía de Algeciras es un ambiente antropizado, es decir que ha sido modificado por la actividad humana, y como tal podría ser inmunodepresor, haciendo más vulnerables a los delfines con heridas susceptibles de infectarse”, explica el director de esta investigación, el profesor de la US José Carlos García Gómez. En este sentido, las lesiones que presentan estos animales, mayoritariamente, son heridas de hélices y laceraciones por sedales de cañas de pescar de la modalidad popping que puede provocar heridas muy importantes en las aletas, incluso amputarlas. Este tipo de pesca deportiva se basa en la relación que atunes rojos y delfines mantienen simultáneamente al competir por el alimento, por lo que los barcos avistan los delfines y saben que, con mucha probabilidad, habrá atunes junto a ellos. De manera que los pescadores lanzan sus anzuelos por delante de donde están los delfines y cuando los atunes los muerden nadan a gran velocidad en torno a las embarcaciones de pesca, tensan las tanzas o sedales y las desplazan a gran velocidad actuando como un cuchillo que barre la superficie del agua cortando e hiriendo las aletas de los delfines.

Para este estudio se tomaron más de 90.000 fotografías durante cerca de 1.400 avistamientos entre 2013 y 2017. Paralelamente se registraban parámetros como la posición del GPS, el número de individuos, el comportamiento general, la dirección y velocidad del viento, el estado del mar y la temperatura del agua. “Cada vez que se detectaba un individuo con heridas recientes, se tomaban fotografías con dos cámaras réflex digitales para identificar a los delfines individuales con métodos estándares de foto-identificación”, explica García Gómez. “Las lesiones también se caracterizaron para evaluar la progresión de la curación de heridas externas durante el período de estudio y, para identificar las causas de estas, se realizaba un examen exhaustivo de las heridas identificadas, dependiendo de la forma, profundidad, área del cuerpo, deformidades, mutilaciones y otros factores, se podía determinar qué interactuó con el individuo para crear la herida”, añade el experto.

La bahía de Algeciras es uno de los enclaves, a nivel europeo, de mayor importancia ecológica y ambiental para el delfín común, especialmente por ser zona de cría y desarrollo de juveniles de la especie que, en las primeras fases de su vida. Por ello estos expertos apuestan porque se acote un área de seguridad en la zona de mayor frecuencia de aparición y concentración, con el objetivo de proteger a las manadas. Esta investigación cuenta con la colaboración de la plataforma de avistamiento de ballenas ‘Dolphin Adventures’ de Gibraltar, desde la que se han realizado todos los avistamientos y obtenidas todas las fotografías analizadas.

 


Compartir