Investigadores de la UAH descubren un nuevo hábitat subterráneo para fauna terrestre


Investigadores de la Universidad de Alcalá de Henares de Madrid (UAH), de la Universidad de Valencia y del Museo Nacional de Ciencias Naturales han descubierto un nuevo hábitat subterráneo para fauna terrestre. Asimismo, está asociado a los cursos de aguas temporales y ha sido detectado en la provincia de Alicante.

Dicho descubrimiento ha sido llamado como “Medio subterráneo superficial aluvial (MSS aluvial) y se ha publicado en la revista científica PLoS ONE.
 Así, los investigadores desarrollaron una hipótesis científica sobre la más que probable colonización, por parte de fauna terrestre, de los espacios subterráneos subyacentes a los lechos fluviales.

Tras la puesta en marcha del protocolo de estudio científico, confirmaron que el subsuelo de los cauces fluviales de aguas temporales son un “hervidero de vida” de muy diferentes procedencias ecológicas.

En el desarrollo del proyecto de investigación se tomaron las muestras mediante la instalación de 16 dispositivos en el subsuelo (entre 75 y 100 cm. de profundidad) de diversos enclaves de la comarca de la Marina Alta (Alicante), mediante los cuales se capturaron un gran número de especies de invertebrados (mayoritariamente Artrópodos) y se registraron datos de temperatura y humedad relativa para caracterizar este nuevo hábitat.

Los resultados obtenidos en la investigación previa han confirmado que la red de espacios que se forman entre los depósitos aluviales de los cursos de agua temporales merece la categoría de hábitat.

Además, conforme avanzaban en su labor, los investigadores han descubierto nuevas especies que actualmente se están estudiando para proceder a su publicación y presentación en el ámbito científico. Los investigadores creen que este descubrimiento podría actuar como corredor biogeográfico subterráneo y como refugio faunístico contra los cambios climáticos.


Compartir
Comentarios
  • Juan Pérez Zaballos#1

    16 noviembre, 2013

    El hábitat del que habla la noticia no es nuevo, ya que había sido previamente descubierto, descrito y comentado por Zaballos (1997): puede descargar el artículo original en:
    https://www.researchgate.net/publication/258151353_Un_nuevo_Geocharis_de_Almera_(Coleoptera_Caraboidea_Trechidae_Anillini)?ev=prf_pub
    Los autores del nuevo artículo han vulnerado los principios de autoridad y prioridad en los que se basan los descubrimientos científicos al ignorar el trabajo publicado 16 años antes.

    Responder
  • Vicente M. Ortuño#2

    18 noviembre, 2013

    La publicación a la que hace referencia Zaballos, es simplemente un artículo taxonómico en el que describe una nueva especie de Geocharis capturada a partir de una muestra terrosa en el cauce de un barranco. La evidencia de fauna sobre los cauces o debajo de piedras en estos medios tiene una larga historia, otra cosa bien distinta es que se hayan estudiado adecuadamente estos medios. Es pertinente decir que los Geocharis (género de vida endogea) viven en los microespacios de medios terrosos o arcillosos, y en el caso de la muestra que se colectó en Almería (en 1997) en un lecho colmatado. Precisamente ese tipo de cauces fueron rechazados para nuestro estudio porque no alberga medio hipogeo. Puede que sirva para la vida de la fauna endogea (Geocharis y otros géneros) pero desde luego no tiene nada que ver con lo publicado por nosotros. Por ello, resulta de todo punto inaceptable que Zaballos ahora se pretenda atribuirse el mérito del descubrimiento de este hábitat de fauna hipogea, siendo aún mucho más grave que se nos acuse a los autores de vulnerar los principios de autoridad y prioridad.

    La ciencia se construye sumando y no con guerras intestinas sin fundamento alguno.

    Vicente M. Ortuño

    Responder
  • Alberto Sendra Mocholí#3

    18 noviembre, 2013

    La descubrimiento del MSS aluvial al que el Dr Zaballos hace referencia y critica de forma inapropiada, por haber sido ‘previamente descubierto’ , es bien distinto del nuevo habitat, el MSS aluvial. Por ello, sus comentarios resultan absurdos y en cierto modo patéticos. Su hallazgo y descripción de especies endogeas, es decir de especies que frecuentan un hábitat igual o semejante al que podemos hallar en el llamado horizonte B del suelo, es muy interesante y merece nuestro mejor reconocimiento. No obstante, su trabajo en ningun momneto es la descripción de ninguna tipologia novedosa de hábitat, muy al contrario de lo que se ha realizado en nuestro artículo de investigación.
    Alberto Sendra Mocholí

    Responder
  • José Domingo Gilgado#4

    19 noviembre, 2013

    En el artículo de 1997 no se habla de fauna hipogea, ni se mencionan las diversas tipologías de MSS, ni se adscribe este medio a un MSS. Solamente se menciona la captura casual de fauna ENDOGEA en un lecho de un barranco. No obstante, Ortuño et al citan en antecedentes más trabajos en los que ha habido capturas puntuales de fauna HIPOGEA (como es la propia del MSS) en otros lechos de cauces temporales, (como Trechini adaptados, en Bucciarelli 1960, tal y como describen Giachino y Vailati 2010) y es en este trabajo donde se ADSCRIBE este medio a la tipología MSS.

    Es decir, no se trata de la primera vez que se citan estas capturas, ya que en el trabajo SE RECONOCEN LOS ANTECEDENTES DE FAUNA HIPOGEA CAPTURADA EN LECHOS. En el trabajo de Ortuño et al. trabajo se describe una tipología de MSS, al adscribir los lechos de barrancos (y NO TODOS LOS LECHOS, SOLO LOS QUE NO SON “TERROSOS” O COLMATADOS) a los Medios Subterráneos Superficiales.

    En el trabajo de Zaballos de 1997 se captura fauna con aparatos de Berlese, que se utilizan para medio ENDOGEO o EDÁFICO, y no para HIPOGEO como es el MSS. El hábitat aquí descrito (en Ortuño et al) son los espacios en un conjunto de piedras, que no se pueden poner en un aparato de Berlese.

    En resumen, hablar de “fauna de lecho” dista mucho de hablar de fauna hipogea adaptada a MSS aluviales, sobre todo cuando la fauna encontrada en estos MSS aluviales es compartida con otros MSS (de tipo coluvial).

    De hecho, pese a la calidad de las fotografías del trabajo de Zaballos de 1997, se puede ver que los lechos son terrosos, y estarán bastante colmatados como para albergar los espacios que necesita la fauna hipogea.

    Por otro lado, en Ortuño et al. los autores ya hablan de los ambientes con los que está más relacionado el MSS aluvial, que serían los ERS (Exposed Riverine Sediments) o el medio hiporreico. En ambos casos se citan las semejanzas y diferencias con ambos ambientes… ¡y a ningún especialista se le ocurriría decir que se han plagiado!.

    Si no se ha tenido en cuenta la aparción de fauna endogea en este ambiente (CON SUELO terroso y limoso) es porque no tenía nada que ver con lo descrito en el artículo.

    En resumen, la crítica del anterior comentario está infundada, ya que la fauna es diferente, el tipo de ambiente es diferente, y en ningún momento se habla de otros MSS.

    José D. Gilgado

    Responder
  • Juan Pérez Zaballos#5

    20 noviembre, 2013

    Sin renunciar a mi punto de vista, insisto en que estamos hablando del mismo tipo de hábitat. Y el lector de ambos artículos podrá comprobar que, pese a la defensa que hacen Ortuño et al en los comentarios precedentes, son lo mismo.

    1.- En ambos artículos se refieren a estos lugares como “Barranco” y “Rambla”, y se trabaja en el lecho de los mismos, Zaballos en Almería y Ortuño et. al. en Alicante y Valencia.

    2.- En los comentarios de los autores se trata de separar los medios hipógeo y el endógeo, pero en la introducción de su artículo (pág. 1) ellos mismos reconocen que hay “ una continuidad de vida desde la superficie del suelo a través de los diferentes horizontes edáficos y el MSS….” dejando claro que existe una transición entre ambos medios y la fauna que alberga. Igualmente, los autores, en el apartado “Descripción de un Nuevo Hábitat: The “alluvial MSS” (pág. 6) dicen literalmente sobre su fauna que “Estas especies exhiben una naturaleza geófila, habitando medios estrechamente asociados con el suelo (horizontes edáficos o diferentes hábitats epiedáficos y biotopos)”. No parece lógico que los autores citen precedentes de capturas de hipógeos en lechos de ríos o arroyos, pero ignoren capturas de otra fauna edáfica en lechos de barrancos, que es el entorno sobre el que han trabajado.
    PERO LO QUE SE DISCUTE AQUÍ, NO ES EL TIPO NI LA DENOMINACIÓN DE LA FAUNA QUE HABITA EN ESTE HÁBITAT, SINO EL HÁBITAT EN SÍ.

    3.- En los comentarios de los autores, se hace mucho hincapié en resaltar que la especie de Geocharis procede de un lecho colmatado o terroso, cuando en el artículo de Zaballos (1997) se especifica todo lo contrario, Pág. 177: “Aunque el aspecto del lecho era de sequía total, bajo los GRUESOS guijarros aparecen otros tapizados PARCIALMENTE por tierra y lodo, que aumentan en humedad con la profundidad, y dejan entre sí GRANDES ESPACIOS por los que pueden desplazarse sin dificultad la fauna edafobia”. Y, a pesar de la escasa calidad de la fotografía 7 de Zaballos, 1997 (en blanco y negro, pág. 177) se observan sin dificultad los gruesos guijarros (se acompaña de un tubo Eppendorf como escala) y que, sorprendentemente, es prácticamente igual a lo que se aprecia en la fig. 4B, pg. 9 de Ortuño et. al., 2013; que los autores consideran como “Alluvial MSS”.

    4.- No cuestiono la calidad del artículo de Ortuño et. al. ni la denominación de MSS Aluvial a este tipo de hábitat. Merecen mi reconocimiento; pero la ciencia también pasa por reconocer de forma adecuada el trabajo realizado por otros. No es lícito que el trabajo se publicite como el descubrimiento de un NUEVO medio, cuando lo que se hace es definir y acuñar un NUEVO NOMBRE para un hábitat del que ya se tenía conocimiento previo.

    5.- Para terminar, considero que los comentarios precedentes de los autores Ortuño et. al., tratan de camuflar con subterfugios el tema principal. La cuestión incontestable es que existe una referencia bibliográfica que resulta relevante para el trabajo y que ha sido omitida del mismo, y es muy significativo que una cita de estas características no figure entre los antecedentes.

    Responder

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *