Investigadores de la UGR y el Hospital Universitario concluyen que los niños españoles sufren una sobreexposición a los anuncios de comida basura


Un estudio llevado por expertos de la Universidad de Granada y el Hospital Universitario San Rafael de Granada demuestra que los niños españoles están sobreexpuestos a anuncios de televisión de comida basura, una situación directamente relacionada con el índice de obesidad infantil. El proyecto ha sido desarrollado en primera estancia por científicos de la Universidad de Granada (pertenecientes al Centro de Excelencia de Investigación Pediátrica Euristikos, y los departamentos de Farmacología y Pediatría) con la colaboración del Hospital Universitario San Rafael de Granada.

La principal autora del trabajo, la profesora de la Universidad de Granada Cristina Campoy Folgoso, hace un llamamiento a las autoridades, ya que aunque la educación infantil recae en los padres, el flujo de anuncios relacionados con la comida basura es tan alto que difícilmente puede ser controlado por la supervisión de los adultos. También destaca que “en la actualidad no existe control alguno de la publicidad que llega a los niños a través de los videojuegos que se descargan en sus teléfonos móviles y tabletas, así como en las redes sociales, por lo que es muy necesario legislar este aspecto”. Alerta la experta sobre la relación directa entre la obesidad infantil y la cantidad de anuncios sobre comida basura de un territorio específico.
Cuenta Campoy Folgoso que la UE ha regulado dos veces la ley sobre publicidad relacionada con comida poco saludable, teniendo a países muy adelantados en la promoción de los hábitos saludables, como es el caso de Alemania. Siguiendo la estela, los investigadores españoles buscaban comprobar que la legislación afecta realmente en la cantidad de anuncios sobre comida basura en nuestras antenas.
Para la realización del mismo, los investigadores grabaron y analizaron un total de 1263 anuncios, que corresponden a un total de 256 horas de televisión. Todos ellos fueron emitidos en las dos cadenas de televisión temáticas más vistas por los niños españoles de entre 2 y 12 años, y en dos cadenas generalistas dirigidas a todos los públicos. El registro fue llevado a cabo por un nutricionista especializado en marketing, quien clasificó los distintos tipos de anuncios en función de la cantidad de nutrientes, los mensajes subliminales y las recomendaciones sobre hábitos saludables que daban.
Del total de anuncios analizados, en las cadenas temáticas se emitieron 16 anuncios de alimentos por hora, una cifra que se eleva a 25 en el caso de las cadenas generalistas.
Los anuncios que más se emitieron en las cadenas temáticas fueron sobre alimentación infantil, con un total de 191 veces, siendo un 33% del total, seguido por productos lácteos 136 veces, contando con un 23,5%. En el caso de los canales generalistas, los anuncios que más se emitieron eran de restaurantes de comida rápida, un total 72 veces (10,5%), vitaminas y suplementos minerales, con 71 veces (10,4%), y productos lácteos: 60 veces (8,8%).
Los resultados mostraron que la emisión de este tipo de anuncios en los canales temáticos para niños aumentó entre 2007 y 2013 (de 6 a 10 anuncios por hora y canal), algo similar a lo que ocurre con las cadenas generalistas, donde, a pesar de la normativa, también se ha incrementado la emisión de anuncios de ‘comida basura’.



Compartir

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *